Placebo: Fuerte como el presente

Viernes, 11 de Abril de 2014 | 11:55 am | Comentarios (11)
Placebo: Fuerte como el presente

Si hay algo que para muchos es fácil, es quedarse pegados en el éxito de un pasado glorioso para correr la menor cantidad de riesgos posibles y así colgarse de algo probado, con guión espléndido y lleno de elogios instantáneos por parte de los fanáticos del statu quo de ciertas obras artísticas. En cambio, otros se van por el camino más complicado, el de crecer, o por lo menos moverse hacia adelante, sin detenerse por completo a mirar atrás y hablar de esas victorias como un viejo que ganó guerras, pero que ahora vive de recuerdos.

PLACEBO CHILE 2014 01

Placebo ofreció, en su cuarta visita a Chile y su quinto show a la fecha (el 2005 en Estación Mapocho hubo dos fechas) una presentación que, en vez de generar grandes momentos emotivos, se basó en rock, novedades y convicción, esa que viene de la confianza de un líder carismático como Brian Molko en lo que hoy es la banda, y las posibilidades que entregan sus actuales miembros y el sonido que viene de sus dos últimos lanzamientos, el EP “B3” (2012) y “Loud Like Love” (2013), su subvalorado séptimo álbum de estudio, que era el que venían a mostrar al Movistar Arena, con el escenario dispuesto en la mitad, al igual que en 2010, donde desde temprano la gente comenzó a llegar, llenando la capacidad del recinto en un 80 por ciento, con sensibles vacíos en el área de cancha que no permitían que la efervescencia del sector de la reja y de la Platea Alta fuera correspondida por una imagen de “masa” que permitiera tener la imagen del público del show. Y claro, muchísimos llegaban más por la promesa de escuchar clásicos como “Special Needs”, “36 Degrees”, “This Picture” o “Pure Morning” que de conocer cómo sonaba en vivo “Loud Like Love”, pero la banda rápidamente iba a cambiar esa perspectiva.

PLACEBO CHILE 2014 02

Antes, tocaron dos bandas nacionales, Aiken, banda de rock alternativo liderada por los hermanos José Miguel y Pablo Ferrera, que con dos discos a su haber formaron parte de Vive Latino 2013, a quienes lamentablemente no pudimos ver para comentar con propiedad. Y The Plugin, proyecto que une a Rodrigo “Coti” Aboitiz (La Ley, Saiko, Aparato Raro) e Ignacio Redard, que mostró una propuesta de electropop sólida, tanto en programaciones como en voz y que, en menos de media hora, hizo que muchos bailaran animadamente. Tras ambos actos, la gente se impacientó, aunque sin mucha razón cuando vimos que Placebo, con puntualidad inglesa, subió al escenario un minuto antes de lo informado ampliamente, que era a las 21:45 horas. El delirio fue inmediato cuando Molko, Stefen Olsdal y Steve Forrest hicieron su aparición, al igual que sus miembros de apoyo Bill Lloyd, Fiona Brice y Nick Gavrilovic y tocaron “B3”, casi como una intro (que a varios nos recordó a la ausente “Special Needs”) de un show que se extendería por más de una hora y cuarenta minutos, y que poco a poco se demostraría más como una celebración del último material, antes que de los hits que pudieran desembocar en nostalgia.

PLACEBO CHILE 2014 03

El público fue entusiasta con los temas nuevos, como con el dúo intenso de “For What It’s Worth” de “Battle For The Sun” (2009), seguida de “Loud Like Love”, que permitió a los fans mostrar unos carteles con la consigna “We Are Loud Like Love” y saltar en los explosivos coros de la misma canción. Sin ningún “éxito”, Placebo dominaba a las cuatro mil personas aproximadas que estaban en el recinto del Parque O’Higgins, pero obviamente cada uno de nosotros esperábamos el guiño a los años mozos, esos donde muchos vivimos la adolescencia o la primera adultez, un poco de nostalgia, un poco de eso que te asusta pero te gusta, y que llegó en la forma de una versión menos reflexiva y más dinámica de “Twenty Years”, y luego en una rockera rendición de ese monumento que es “Every You, Every Me”. El aullido del público tras el intenso final de esa canción era prueba de cuántas historias se cruzaban en esta noche, y también de cuán importante puede ser hoy una canción salida hace más de quince años.

PLACEBO CHILE 2014 04

Tras este momento breve, Placebo, con el público a su merced, prefirió mostrar canciones de sus últimos tres álbumes, donde el toque de la batería de Forrest quedaba cada vez más claro. Aunque el sonido del Movistar Arena era decente, de todas formas era un poco empaquetado y en muchísimos momentos se perdió el bajo detrás de los claros sonidos de la voz de Molko o de los teclados. Así, la batería se tomó la escena tras el piano y violín que inician el poco valorado single “Too Many Friends”, tras el cual se sucedieron canciones muy poco conocidas de la época con el nuevo baterista, todas muy intensas y con diferentes variables del estilo Placebo, desde lo más emotivo (“Speak In Tongues”) hacia lo más rítmico (“Rob The Bank”), pero siempre con una intención coherente, con un mensaje claro, dándole carácter a un show que no falló en su objetivo principal: mostrar que Placebo es más que sus glorias pasadas.

PLACEBO CHILE 2014 05

Es discutible la calidad o el potencial de conocimiento del nuevo material de Molko y los suyos, y también lo es la estrategia de un setlist que entra en una laguna de desconocimiento de ocho canciones, de las cuales ninguna resulta ser un sencillo. Incluso, viendo las listas de temas de muchos conciertos de Placebo, lo de anoche puede parecer un show tocado en “piloto automático”, pero entendiendo esta postura de la agrupación, donde hasta Brian Molko es una parte de un todo, más allá de su protagonismo minimizado en esta visita, esto es de lo más consistente. Pese a esta declaración de principios, el final del set inicial de este concierto tuvo un derroche de hits, y así apareció “Meds”, luego “Song To Say Goodbye” detrás “Special K” y, finalmente, “The Bitter End”. Si bien, todos son hits y su sola aparición provoca que haya un karaoke instantáneo, en ellos se advierte menos sangre en Molko u Olsdal, y mucho más en la gente. La sinergia logra que Brian haga show y que Stefal haga sus clásicos bailes, que esta vez fueron menos evidentes y mucho más controlados. El mensaje es claro: lo importante es la música y ojalá la que sea parte del presente. La idea está por todas partes, y aún así posteriormente se vieron reclamos en este sentido.

PLACEBO CHILE 2014 06

Tras un receso de tres o cuatro minutos donde la gente pidió el regreso de Placebo, con no mucha fuerza, el sexteto retornó a escena para hacer una versión muy especial de “Teenage Angst”. Si este, el único tema recogido del debut homónimo de Placebo (1996), tiene en su versión original una urgencia juvenil mezclada con esa frescura de algo recién salido del horno, en el escenario del Movistar Arena esta canción sonó a nostalgia, como el adulto que revisa fotos de su adolescencia y se fija en las huellas, mirando atrás de reojo. Una versión especial que, si bien no cuajó del todo, sí permitió escuchar el icónico bajo de Olsdal, rasgueado, deseoso y rockero. El cover de “Running Up That Hill” de Kate Bush fue un lujo, con Placebo apoderándose de la canción con toda propiedad –obvio, la llevan tocando varios años y no es primera vez que ocurre en Chile-, causando una sorprendente reacción en los asistentes, con muchos de ellos aplaudiendo a rabiar. Sorprendente pensando en que la composición del público incluía un 70 u 80 por ciento de gente que todavía no nacía cuando Kate Bush lanzó ese sencillo.

PLACEBO CHILE 2014 07

El final fue explosivo porque, tras la poco memorable “Post Blue”, otro tema de “Meds” (2006) cerró el show. “Infra-red” sonó urgente, ruidosa, llena de capas y de ideas directas. El final perfecto para un show irregular, pero que tuvo convicción a rabiar y para regalar. Muchos dirán que no fue el show esperado, que el setlist es calcado a lo de otros lados o que Placebo demostró que no tiene el arrastre de antaño, pero lo que es muy cierto es que lo que en algún momento fue mera moda, ahora tiene una consistencia y una trayectoria que se respeta a sí misma, simplemente manteniendo el foco en algo obvio pero muy poco seguido como es avanzar, no retroceder, y saber bien los pasos que se dan, con la fuerza de hoy.

Setlist

  1. B3
  2. For What It’s Worth
  3. Loud Like Love
  4. Twenty Years
  5. Every You, Every Me
  6. Too Many Friends
  7. Scene Of The Crime
  8. A Million Little Pieces
  9. Speak In Tongues
  10. Rob The Bank
  11. Purify
  12. Space Monkey
  13. Blind
  14. Exit Wounds
  15. Meds
  16. Song To Say Goodbye
  17. Special K
  18. The Bitter End
  19. Teenage Angst
  20. Running Up That Hill (original de Kate Bush)
  21. Post Blue
  22. Infra-Red

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Enlace corto:
(11)
  1. No sé qué malo tenía el setlist. Placebo cada vez que viene presenta un disco nuevo y por ende canciones del disco, además de clásicos. Los arreglos de cada una de las canciones fueron preciosos y demostraron tanto crecimiento desde la primera vez que los vi, que volví a enamorarme de ellos. Me da mucha lata que haya ido tanta poca gente, o que no hayan cambiado el recinto. Perfectamente podría haber sido en Caupolicán y si ya fue para mi perfecto, la intimidad de ese teatro hubiese sido mil veces más perfecto. Quedé demasiado feliz después de verlos tan crecidos.

  2. Elsa says:

    No me queda más que decir que la primera parte de show casi me dieron ganas de salir corriendo y la segunda parte de show mejoró la situación, me toco asistir el 2005 y el 2007, esas veces fueron memorables. Ahora prefiero tomarme una pastilla para el olvido y pensar que no los fuí a ver una 3ra vez, y sólo quedarme con los buenos momentos de como eran antes.

  3. MML says:

    Perdón pero … en que se podrían parecer Special Needs con B3? No lo digo a modo de gusto sino en lo musical (y a modo de curiosidad). Gracias!

  4. Vivi says:

    Si venían para el lanzamiento de su nuevo disco, lo lógico era que tocaran más temas de su nuevo disco. Se agradece el concierto, pero me hubiese gustado que el show fuera más largo, más que nada por lo familiar que es el grupo con nuestro país. Para otra será.

  5. Yo también sentí a veces que B3 era “Special Needs Rock Version”. Debo decir que igual es muy pesimista decir que el setlist fue irregular. Qué esperábamos? 36, Special, Morning, Protege Me, Black-Eyed? Brian el 2010 dijo “No somos una banda de karaoke” y eso se nota demasiado, sus setlists incluyen MUCHO el nuevo disco y no sólo los singles. Que hayan omitido el Battle for The Sun (me extrañó la ausencia de Ashtray Heart) y que Meds estuviese representada por no-singles lo encontré superlativo.

    Ellos no hacen “giras Greatest Hits” como los cobardes de U2 que dependen de sus himnos ochenteros. Por mucho que eché de menos Special Needs me gustó harto el setlist de anoche.

  6. A mi me encantó el show, y como bien dicen más arriba, era obvio que tocarían temas del nuevo disco, si es la gira para presentarlo. Yo siempre agradezco que ellos toquen temas que no sean singles, porque te dan la oportunidad de escuchar gran parte de su repertorio. Fome sería que siempre tocaran hits, no tendría gracia ir a verlos de nuevo.
    Yo he asistido a sus show las 4 veces que han venido, y siento que el grupo ha crecido ene, y para mí quedó demostrado ayer con los arreglos a canciones antiguas y como lo nuevo sonaba en vivo. Quizás la gente esperaba un show mega energético, pero ahí demuestran lo poco que conocen al grupo.

  7. Yo me las canté todas, lo único malo es que casi me desmayo y me tuve que ir para atrás de la cancha, igual se me hizo cortísimo 🙁 si hubieran cantado una más quedo más feliz de que le quedé !

  8. Yo creo que son demasiado exigentes, primera vez que los fui a ver y no siento que haya sido un show irregular, me gustan hace muchos muchos años, crecí practicamente escuchandolos y por fin pude ir a verlos y quede muy feliz. La gira se llama “Loud like love”, no pueden esperar que toquen TODOS los clásicos nada más, porque si fuera por darle en el gusto a todo el mundo estaríamos miles de horas… y un show más largo?, tocaron 22 canciones y eso es bastante, el repertorio no varía mucho entre un país y otro porque no por ser Chile tienen cambiarlo. Es obvio que un concierto se nos hará cortísimo cuando lo estamos pasando tan bien. Para mi, Placebo es uno de los grupos más completos y más valientes en términos de crecimiento y que como dijo otra persona acá, no tienen que depender de sus “Greatest Hits” para tener un show de calidad. Saludooos!!!

  9. francisco says:

    tienen mas de 100 canciones, en las cuales mas de 20 son singles, como hacer un show de un poco menos de dos horas tocar esa cantidad de canciones sabiendo que están promocionando un nuevo disco?, a mi me encantó el show.

  10. cristhof says:

    Yo fui al concierto del 2007 en San Carlos el del 2010 (con el temor del terremoto) y de este año en el Movistar Arena creo que Placebo es una banda para gustos exigentes por sus arreglos musicales letra y sofisticación del grupo. Para los organizadores si los traen una proxima vez que sea en el caupolican y con sector vip, total ya estamos ganado plata para pagarlo o un rato para verlos en los ensayos, o que autografien discos, una foto, cosas asi. Con mas publicidad, mas que unos afiches en pegados en la alameda. y todos sabemos que los gustos populares en Chile no tienen que ver con este estilo. y si eso paso el 2005 fue solo por que la musica estaba muy de moda y con la ayuda del sello que en las radios sonaban sus canciones me recuerdo de la Rock and pop que habia hecho un seguimiento del dia y tambiembien curiosidad del publico de la epoca. en esa epoca estaban haciendo visitas mas seguidas de grupos. ahora eso es comun.

Comentar

Responder