Pete Doherty & The Puta Madres: Bellos desastres

Miércoles, 31 de Mayo de 2017 | 2:20 pm | No hay comentarios
Pete Doherty & The Puta Madres: Bellos desastres

No existe una fórmula única para definir al rock & roll. El cúmulo de ideas alrededor y las expectativas de la gente que se siente cercana a este género musical son tan variadas, que es imposible afirmar con certeza qué entra y qué está excluido de esta categoría. Hay virtuosos, hay carismáticos, hay tiernos, hay aguerridas, hay letristas y hay intérpretes, pero al final, además de las canciones, lo que trasciende del rock y que genera identificación, es la personalidad de los exponentes; si caen bien, mal, o si pueden ser modelos de (mala) conducta. Pete Doherty es uno de esos “locos lindos” de la música, incluso cayendo en la imperdonable falta de tino en el manejo de sus cualidades musicales. Como compositor, el inglés es parte de los que mejor maneja las melodías en el último par de décadas, y sus letras apelan a cotidianeidades que impactan en sus seguidores, pero su estilo de vida lleno de fiesta, jolgorio y alegría, se mezcla con su capacidad en vivo y como intérprete, mermando completamente su entrega ante ojos objetivizadores en la pulcritud en el escenario.

Pero como vimos en la segunda visita de Pete a Chile y su primera como solista, es este desastre aparente el que entrega al Doherty más genuino y el que inevitablemente tiene un magnetismo que se siente real, en serio, en cuerpo y alma, quizás más que el desorden controlado que existía en The Libertines, donde, como no pudieron explotar estas particularidades, lo único que quedó era un show con falencias más evidentes. Algo que no ocurrió en la sudorosa noche del martes 30 de mayo en el Club Subterráneo.

Aunque el plato principal recién saldría a las 22:30 horas al escenario (en el papel), una larga fila se amontonaba incluso antes de la apertura de puertas, dos horas antes. La efervescencia de los más fanáticos resultaba contagiosa, y eso incluso alcanzó para el show poco fluido aunque potente de Magenta, la primera banda invitada que tocó cinco temas en unos 20 minutos, donde el sonido del micrófono no acompañó mucho la posibilidad de seguir las canciones de una banda que, se nota, tiene ideas interesantes, pero que en el escenario del Subterráneo lució un poco trabada, quizás por los mismos temas técnicos.

Más suelto se vio a Jiminelson, que entendió de inmediato la onda de la gente y lo que se venía con “el loco Pete”, mostrando seis canciones (incluyendo un encore) con una banda abultada con teclado, bajo, guitarra, batería y un trío de bronces, entregando de buena manera sus temas más conocidos, como “Nice & Easy” y “El Delincuente”. Aunque Jiminelson estaba en el escenario moviéndose de forma errática, su simpatía, ánimo y respeto por el público lo hicieron merecedor de aplausos, además de la escucha a sus canciones que, con un soul cálido, transmitieron más cercanía a una noche donde sucedían cosas como una botella de champagne pasando de mano en mano en el público, y un guardia muy riguroso en evitar cigarrillos encendidos entre la asistencia.

Al único que le aguantaron fumar en el recinto fue a Pete, quien junto a la banda que armó con músicos argentinos, The Puta Madres, salió a las 22:47 con un semblante desastroso, pero cercano, simpático, y con canciones solistas bajo el brazo como el single de su último disco, “I Don’t Love Anyone (But You’re Not Just Anyone)”. Desde ahí, las canciones nuevas y también de “Hamburg Demonstrations” (2016) dominarían el repertorio del set de Doherty, quien siempre en estos shows como solista aprovecha de generar espacios para composiciones desconocidas, que incluso deja fuera de discos, quedando como rarezas y momentos únicos, como cuando en “Weed Smoker’s Dream” se esforzó por encender un cigarro que le tiraron desde el público.

Pero pese a lo bien que sonaron temas como “The Whole World Is Our Playground”, la atención y conexión de la gente con el show explotaba cada vez que aparecía un track de los otros proyectos de Doherty, como el karaoke colectivo que fue “You’re My Waterloo” de The Libertines, o “Albion” de Babyshambles que cerró el set principal.

Punto aparte es la banda que acompaña a Pete. Muchas veces peca de elegir a gente poco jugada con lo que hace y que no sostiene sus intenciones de proyectar un desastre y, a la vez, poner en práctica las melodías de canciones infalibles, pero The Puta Madres tiene identidad y capacidad propia, en especial el guitarrista y la violinista/banjista, quienes estaban muy atentos a Pete y al público, armando comunicaciones propias en medio de los desvaríos y diversiones que procuraba Doherty.

Aunque el setlist tenía otras canciones, Pete eligió un trío del recuerdo para volver al escenario con una guitarra electroacústica, tocando prácticamente solo para la gente. “Beg, Steal Or Borrow” de Babyshambles, y “Death On The Stairs” y “What A Waster” de The Libertines prendieron aún más a un público que clamaba por Doherty y que se entregaba a este protagonista simpático de fiestas interminables. Luego de eso, a banda completa lanzó “Killamangiro” y el himno “Fuck Forever”, para cerrar un show de más de 1 hora 40 minutos de duración, que no sólo dejó felices a los asistentes, sino que también a un Pete que, a veces en su mundo, comprendía el cariño de la gente e incluso se quedó firmando cosas y conversando con sus fans al rato después de terminado el show.

Implacable, pero real. Lo que hace Doherty es bello, es real, es energía dispuesta a conducir a la gente a una felicidad catártica y también a una contención melódica brillante, pasando por el infierno de los desastres de la pulcritud y por las tormentas de un Pete cuyo pasado queda como antecedente de las preocupaciones de sus fans, pero que en una noche fría de martes no mermaron la conexión entre una audiencia fanática y entregada, y un cantautor transparente en su forma de ser y en su forma de actuar.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Pedro Mora

Setlist

  1. I Don’t Love Anyone (But You’re Not Just Anyone)
  2. Last Of The English Roses
  3. Kolly Kibber
  4. You’re My Waterloo (original de The Libertines)
  5. The Whole World Is Our Playground
  6. Weed Smoker’s Dream
  7. Down For The Outing
  8. Hell To Pay At The Gates Of Heaven
  9. All At Sea (original de The Libertines)
  10. Who’s Being Having You Over
  11. The Ballad Of Gaxony Ave
  12. The Travelling Tinker
  13. Albion (original de Babyshambles)
  14. Beg, Steal Or Borrow (original de Babyshambles)
  15. Death On The Stairs (original de The Libertines)
  16. What A Waster (original de The Libertines)
  17. Killamangiro (original de Babyshambles)
  18. Fuck Forever (original de Babyshambles)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder