Panico: Los ecos del camino

Viernes, 16 de Noviembre de 2012 | 9:26 pm | Comentarios (1)
Panico: Los ecos del camino

La cita era sui generis: una banda hace un documental y al año después edita el soundtrack de esa película en vinilo, lanzándolo con un concierto íntimo en un lugar “raro” para shows. Eso hizo Pánico en una noche de jueves fría, pero que al interior del repleto Anfiteatro del Museo de Bellas Artes se sintió cálida. Primero proyectando “La Banda Que Encontró El Sonido Debajo”, documental dirigido por James Schneider y Benjamín Echazarreta, el cual se exhibió en el pasado In-Edit, para luego tocar íntegramente la música de este.

Fue una experiencia muy diferente a los conciertos tradicionales, en un espacio donde la interacción con el público propicia la teatralidad –de hecho, el anfiteatro se utiliza para teatro de marionetas-. Un recinto lleno en su capacidad y en atención, que recibió todas las ondas de esta propuesta que pocos se habrían esperado por parte de Pánico.

21.30 horas y se exhibe el documental. La gente está atenta mientras se repasa la travesía de la banda por Chile buscando sitios que puedan permear en el sonido, experimentando con dunas, muros, espacios abiertos y cerrados. Edi Pistolas comenta que la idea de hacer eso surgió en 1999, pero que no tenían los recursos económicos ni técnicos para hacerlo, y ahora sí. 22.53 horas: el documental acaba. Aplauso cerrado. Nadie se muestra disconforme, aunque todos esperaban el concierto que se demora por las trabas para sacar el telón para la proyección de la película.

23.05 horas: comienza la experiencia “Resonancia”, nombre que Pánico le puso al soundtrack de este registro documental, y hace sentido porque siempre la banda ha querido trascender en la música, dejar huellas y en materia de sonido eso es la resonancia. 40 minutos que se pasan como un trance hipnótico donde Edi Pistolas, Carolina 3 Estrellas y los suyos arman un espectáculo de lujo, casi irrepetible, con un sonido perfecto como pocos tienen.

No sólo juegan con los delays o con la repetición de percusiones con diferentes timbres, o los loops de efectos con las perillas o los samples con el computador, sino que todo se une de forma espléndida, como si de verdad hubieran encontrado el sonido. Es claro que es una propuesta exigente, experimental, muy lejana a, por ejemplo, la energética y adolescentemente fresca presentación que dieron en Maquinaria, y eso se reflejó en que se vio a varias personas durmiendo a ratos, porque el trance y la progresión narrativa de los sonidos era mucho para digerir en algunos momentos.

Tras los 40 minutos de tocar el soundtrack de “La Banda Que Encontró El Sonido Debajo”, tocaron “Reverberation Mambo”, el excelente track de su último disco de estudio, “Kick” de 2010, que calzó perfecto con lo anterior quizás porque es un Pánico más clásico pero con elementos de experimentación que se traspasaron a “Kick”.

Para nosotros quedan los ecos, esos que quedan en la cabeza tras un show así, sorprendente, exigente e innovador como pocos. Un lujo para fanáticos con la mente abierta que dejó en claro la calidad de uno de los mejores grupos independientes chilenos de la historia, aunque no sean profetas en su tierra.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Sebastián Rojas

Enlace corto:
(1)
  1. Wow that was unusual. I just wrote an really long comment but after I clicked submit my comment didn’t appear. Grrrr… well I’m not writing all that over again. Anyhow, just wanted to say great blog!

Comentar

Responder