Nightwish: Técnicas de la emoción

Lunes, 5 de Octubre de 2015 | 3:47 pm | Comentarios (2)
Nightwish: Técnicas de la emoción

Hay una facilidad brutal en el menosprecio del otro. Tenemos una tendencia innegable a mirar en menos el gusto, el disfrute y la felicidad del otro, simplemente porque aquello no tiene estándares de calidad que se acomoden a nuestras percepciones o a nuestras ideas. Lo que muchas veces olvidamos, es que incluso el artista más desastroso del mundo tiene gente que lo apoya y escucha, y con mayor razón hay un público cuando hay una trayectoria y una conexión detrás. Esta crítica siempre se le ha hecho a Nightwish después de la partida de Tarja Turunen, indicando que los discos que han editado con Anette Olzon y Floor Jansen no tienen la calidad de antaño, y que Empuu Vuorinen y Tuomas Holopainen no le hacen justicia a lo que en algún momento fueron, pero también se olvida que la música no sólo está hecha para el análisis, sino que también para la percepción.

04 Caterina Nix @ Teatro Caupolicán 2015

De esto último hubo muchísimo en el Teatro Caupolicán la noche del 4 de octubre en el retorno de Nightwish luego de siete largos años, incluyendo una omisión aún inexplicable de Santiago en la gira que hiciera el conjunto hace algunos años. Por ello es que la gran mayoría de los alrededor de cuatro mil asistentes al show estaban expectantes, y llegaron antes de la hora convenida para que los fineses se subieran al escenario. El retorno del sexteto a nuestro país sirvió también para demostrar que, aunque el material en estudio no sea de la calidad que muchos esperan, o existan críticas, la experiencia en vivo supera con creces las conjeturas que puedan hacer como prerrogativas con los discos.

Antes, se presentaron dos propuestas chilenas que hicieron honor a la velada con un material propio lleno de intención, aunque con diferencias en la interpretación. Caterina Nix tiene una voz privilegiada y se ha rodeado de buenos músicos, e incluso ha trabajado con Timo Tolkki, ex Stratovarius, con quien armó su disco debut. Pero Caterina se nota todavía un poco incómoda en el escenario, o al menos no al 100% de la soltura que podría tener, en especial con la voz que posee. Aun así, dio un buen show, con una respuesta muy interesante del público (pese a los infaltables que sólo se fijaron en su belleza), con su momento más alto en “You Will Breathe Again”, que ella presentó como una composición propia y que destacó por su frescura y dinámica, presagiando grandes cosas para la intérprete.

09 Polímetro @ Teatro Caupolicán 2015

En tanto, sólo diez minutos después de terminado el show de Nix, se subió al escenario Polímetro. Ni siquiera 30 segundos bastaron para que tuvieran al público en el bolsillo, y la banda respondió con un set de 35 minutos sólidos, a la altura de su creciente historia que, con su segundo álbum, “El Laberinto de los Sueños” (2014), ya se pegaron un salto importante de calidad, la que en vivo tiene ecos fuertes, en especial con canciones como “Laberintos”, que mueve a la gente, donde demuestran la capacidad de mezclar quiebres de compases muy interesantes con un momentum que no se detiene jamás. Gran sonido, además, para el quinteto que avanza y avanza, con plena convicción y calidad interpretativa.

Pero para lo que todos llegaron era para presenciar a Nightwish y la banda se lució en todo momento, manejando los tiempos de gran manera y, por cierto, apoyándose en el carisma descomunal que posee Floor Jansen, a la usanza de otras grandes intérpretes del llamado “metal sinfónico”. Llamativo era el efecto de la corriente de viento en el rostro de Floor, quien parecía todo el tiempo en una sesión fotográfica. Y es que el halo de perfección en la interpretación de Jansen no la dejó jamás, siempre presta, con un headbanging de antología cuando era necesario, con pasos seguros por el escenario sin exagerar con el recurso, y manejando la conexión con el público de gran forma.

07 Nightwish @ Teatro Caupolicán 2015

El público era la caja de resonancia de lo que pasaba en el escenario, y en general la energía siempre estuvo a tope. Aunque la crítica fue dura con los últimos álbumes de Nightwish, parte importante de las canciones más disfrutadas vinieron de su último disco, “Endless Forms Most Beautiful” (2015), como “Yours Is An Empty Hope” o el single “Élan”. La energía de la banda fue tremenda y sentían el cariño de la gente, y se aprovecharon de ello para inundar su show de buenas vibras. Lo técnico de las capacidades instrumentales de cada uno, estaba puesto al servicio de la emoción y de generar algo. Al final, eso era lo más importante.

El concierto, de diecisiete canciones y una hora cincuenta minutos de duración, no tuvo bis, y eso demuestra la vocación narrativa de un show que tiene momentos de calma, momentos para el lucimiento de cada miembro, y donde también Floor es una administradora perfecta de sus recursos. “Ever Dream” y “She Is My Sin” forman un combo donde Jansen se luce, para luego tener la aparición de Troy Donockley con flautas, bodrán y más instrumentos que dan la sensación nórdica que transmiten varios pasajes de la música de Nightwish. Su afable presencia, hace que “My Walden” tenga aires del norte que bien le vienen al set, mientras que para “The Islander” tuvo a Marco Hietala en solitario, con el resto sumándose a mediados de la tonada.

13 Nightwish @ Teatro Caupolicán 2015

La solidaridad del conjunto hace que se transmita una vibra que, tal vez, permite que pensemos que los tiempos de absurdas disputas egóticas de Vuorinen y Holopainen con el mundo, quedaron en el pasado. Jansen es la cara de la banda y deja atrás con facilidad la presencia que muchos aún tienen de Tarja Turunen como la voz de Nightwish. Incluso las canciones de los tiempos de Tarja son tomadas y amasadas a su pinta por Floor, y por ello la explosión del público es gigante en momentos como “Stargazers” y “Sleeping Sun”, del ya lejano “Oceanborn” (1998).

Potente fue la recepción a canciones como “Nemo” y el karaoke de “I Want My Tears Back” fue épico, mientras que las más complejas “The Greatest Show On Earth” (Chapter II: Life; Chapter III: The Toolmaker) y “Ghost Love Score” generaban el delirio de los fans, que entendían que el conjunto no sólo iba a entregar hits y nada más, sino que también parte de su material con más sustancia, haciéndose cargo de su historia, dándole una vuelta de tuerca interesante.

04 Nightwish @ Teatro Caupolicán 2015

Tras “Last Ride Of The Day”, y con “The Greatest Show on Earth” (Chapter IV: The Understanding; Chapter V: Sea-Worn Driftwood) de fondo, la banda agradeció, se sacó fotos con el público y cerró todo. Porque así corresponde y así se lo ganó todo el mundo, con los críticos de la puerta para afuera y con la comunidad del afecto mutuo en el interior del teatro, mezclando técnica con emoción, en una noche que valió la pena los siete años de espera, y que sirvió también para indicar que, por mucho que el estudio sea incapaz de reflejar mayores mejoras en la creatividad de una agrupación, el escenario siempre será el lugar para revisar si esto es realmente o no un problema para llegar al público que, al final, es el que define si la música vale la pena. Y a juzgar por lo visto en el Caupolicán, Nightwish no necesita loas más que las de su gente, y eso es lo que importa.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Nicolás Aros

Setlist

  1. Shudder Before The Beautiful
  2. Yours Is An Empty Hope
  3. Ever Dream
  4. She Is My Sin
  5. My Walden
  6. The Islander
  7. Élan
  8. Weak Fantasy
  9. 7 Days To The Wolves
  10. Wishmaster
  11. I Want My Tears Back
  12. Nemo
  13. Stargazers
  14. Sleeping Sun
  15. The Greatest Show On Earth (Chapter II: Life; Chapter III: The Toolmaker)
  16. Ghost Love Score
  17. Last Ride of the Day

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:
(2)
  1. Luis says:

    Excelente articulo. Hace bastante justicia a lo vivido. Tengo 53 años. Rockero desde los 15 y fan de Nightwish desde hace bastantes años. Viajé desde Antofagasta sólo a ver el show. Fue uno de los mejores que he visto en mi vida. Emocionante, poderoso y justo. Coincido con lo dicho sobre Floor. El recital cumplió todas mis expectativas.

  2. marianela says:

    A mi me gusto el show, aunque senti que en las canciones antiguas la voz de Floor no le alcanzaba para borrar el recuerdo de Tarja.
    Sonaba espectacular sobretodo Nemo, pero yo que tengo en mi cabeza la voz de Tarja, no me podia olvidar de su interpretacion.

Comentar

Responder