Meshuggah: Agresión mecanizada

Miércoles, 13 de Noviembre de 2013 | 12:13 pm | Comentarios (5)
Meshuggah: Agresión mecanizada

El esperadísimo debut de los suecos pioneros del math metal se fue por un tubo, en una hora y media de espectáculo que no dio tregua a los miles de metaleros que cabecearon a ritmo sincronizado cada uno de los embates de Meshuggah, una de las bandas más importantes que ha parido el metal en las últimas décadas. El ambiente en la previa parecía calmo, contenido, a pesar de que numerosos intrépidos se lanzaron desde la galería hacia la cancha para lograr ubicarse en medio de la masa, la que minutos más tarde se transformaría en un océano correntoso de agresión mecanizada.

MESHUGGAH CHILE 2013 01

A las 21:00 hrs. en punto el quinteto se lanzó a escena en una escenografía decorada con un telón y cuatro biombos ilustrados con motivos de “Koloss” (2012), el último disco de la banda, y exento completamente de amplificadores. Uno de los sellos de Meshuggah es el uso de procesadores que emulan un cabezal, mandando directamente el sonido a los parlantes del teatro, asegurándose de esta manera de que lo que escucha el público es exactamente lo mismo que ellos están tocando, sin intervenciones de terceros. De esta manera, con una potencia pura, “Swarm” abría los fuegos de una noche que no conocería de descanso.

MESHUGGAH CHILE 2013 02

La entrega de los fans fue completa desde el principio, y aunque la rítmica de Meshuggah no da como para realizar circle pits, la energía era derrochada en sendas contorsiones, en un movimiento colectivo casi autómata. Sin embargo, “Combustion” ponía algo de rapidez en el ambiente, momentos que fueron aprovechados a concho por la repleta planta baja del Caupolicán y que marcaron el vamos definitivo al recital.

MESHUGGAH CHILE 2013 03

La fórmula característica del estilo único de los suecos, se asentaba con peso para el desarrollo del resto del recital. Un sonido que a simple vista puede sonar monótono, esconde los matices en sus notas y temas como “Rational Gaze” u “obZen” pueden sonar como maquinas aplanadoras imparables, pero si uno escucha con mayor detención, cada movimiento de los músicos encierra una complejidad cautivante, y que en vivo suena atronador, aunque para un redactor pudo haber existido un poco más de nitidez entre un instrumento y otro, lo cierto es que los músicos en escena hacían valer la reputación que los precede.

MESHUGGAH CHILE 2013 04

Los momentos de diálogo fueron escasos pero precisos, y lo mejor de todo, honestos. Jens Kidman reconocía que era un gusto llegar a nuestro país luego de años de espera. Tardaron, pero llegaron y desafiaron al público contando que habían escuchado que los metaleros chilenos eran los devotos más apasionados del estilo en el mundo. El piropo funcionó y los fanáticos nacionales lo dieron todo en “Lethargica” y “I Am Colossus”, manifestando en carne propia la conexión con el grupo, quienes miraban a sus adeptos y no dejaban de agradecer los elogios cuando tenían la oportunidad. El momento más intenso de la noche lo marcó “Bleed”, sencillo de “obZen” (2008), fue coreado y cabeceado unánimemente, mostrando todos los matices que Meshuggah imprime a una de sus composiciones más “oreja”. Así llegábamos al final de la primera parte con “New Millennium Cyanide Christ” y “Dancers To A Discordant System”, aprovechando las pasiones que despertó “Bleed”, para pasar al encore con una legión de cuerpos enfervorizados.

MESHUGGAH CHILE 2013 05

Una narración robótica era la antesala para “Mind’s Mirrors”, la cual dio paso a la dupleta que cerró el concierto, “In Death – Is Life” e “In Death – Is Death”, ambas composiciones de “Catch Thirtythree” (2005), para despertarnos de un violento sueño que duró una hora y media exacta. Con los ánimos por las nubes, las voces de miles de metaleros que esperaron esta noche por mucho tiempo, clamaban por más. “Future Breed Machine” fue la canción solicitada porque, claro, es una de las más rápidas de la agrupación, ideal para cerrar una noche de ensueño. Pero a pesar de que los cánticos fueron capaces de traer de vuelta a una banda que agradeció con el corazón a cada uno de los asistentes, el concierto ya había llegado a su fin.

MESHUGGAH CHILE 2013 06

Meshuggah la hizo. Cumplió con las expectativas y dio cátedra en un Caupolicán que se rindió ante el infierno matemático. Es cierto, la duración fue demasiado breve para un show del que se esperaba, como mínimo, dos horas de duración, tomando en cuenta la impecable trayectoria de los suecos. En fin, de lo bueno poco dicen por ahí. Si podemos estar seguros de algo es que Meshuggah volverá, ya que una conexión como la que se vivió en esta noche de martes en el Caupolicán, es sólo una señal de que este fue el primer hito de una relación que tiene un gran porvenir.

Setlist

  1. Swarm
  2. Combustion
  3. Rational Gaze
  4. obZen
  5. Lethargica
  6. Do Not Look Down
  7. The Hurt that Finds You First
  8. I Am Colossus
  9. Bleed
  10. Demiurge
  11. New Millennium Cyanide Christ
  12. Dancers to a Discordant System
  13. Mind’s Mirrors
  14. In Death – Is Life
  15. In Death – Is Death

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Julio Ortúzar

Enlace corto:
(5)
  1. Gran concierto, impresionante banda, 18 años de espera… que más

  2. Haneke says:

    Inmenso concierto. Lo más inmenso. Si bien es cierto faltó por momentos algo de nitidez en la ejecución total como dice el review, en lo demás fue perfecto. Por otra parte, a pesar de que Meshuggah suena mucho en métrica 4/4, con riffs de tempos imposibles, dio para deleitarse cabeceando a diestra a siniestra (con las consecuencias obvias de hoy jajajaja). Según mi parecer, y lo que más me llamó la atención, es que su sonido en vivo (estando ahí mismo) es bastante psicodélico, no esa psicodelia propia de los 60 y 70, ni menos de la revolución de las flores y esa onda hippie, pero si muy metafísica, una especie de trascendentalismo pero de lo oscuro, el llegar a esa dimensión que se refleja mucho en su arte, digamos sobre todo la caratula del obZen y los pendones que había ayer en el escenario del Caupolicán, esa mezcla de meditación negativa como si existiese una inmaterialidad abstracta, pesimista, demencial y demoníaca a la cual Meshuggah rinde pleitesía. Una especie de religión de lo lóbrego. Esa emoción pude sentir anoche mezclado al murallón sónico de una banda ya histórica. Mil veces inmenso. Meshuggah es un Leviatan, el perro Cancerbero del Infierno, un Coloso de rostro oscuro.

  3. Felipe Ruiz says:

    Increíble, concuerdo con Haneke, en momentos te llevaban a otra dimensión, no había necesidad de consumir sustancia alguna ellos se encargaban de llevarte. Esta banda se merece mas fans, no se que tipo de gente están fabricando allá en Suecia pero estos tipos son de otro universo.

  4. natalia says:

    Excelentes las fotos!

  5. Ismahell says:

    Meshuggah simplemente TREMENDO!

    Pedazo de concierto.

Comentar

Responder