Megadeth por seis, y el público chileno descansa en paz

Domingo, 2 de Mayo de 2010 | 10:25 am | Comentarios (12)

Sin grandes sorpresas en el setlist, el arribo de Megadeth a Chile, causaba sensación, expectativas y ansias en los quince mil fanáticos que asistieron ayer a un solicitado Movistar Arena. Los rumores que se manejaban respecto de la presentación de Mustaine y compañía con el retorno de uno de los clásicos integrantes, Dave Ellefson. Sumado a un show centrado en el vigésimo aniversario de su magnánima opus “Rust in peace”, no era para esperar menos. De hecho, si consideramos que es su sexta visita, ese lujo es algo que Megadeth, y sobre todo Dave Mustaine puede darse -sea cual sea su lineup, siempre y cuando Mustaine los lidere.

Para abrir los fuegos y calentar el ambiente, se encargaron los nacionales Necrosis. Desde el inicio de su presentación, y durante casi cuarenta minutos, deleitaron al público con lo mejor de su repertorio. Sin sonar en demasía nítidos, nada importó, los nacionales concluyeron con oficio y pulcritud un potente show y  al abandonar el escenario, fueron calurosamente vitoreados.

En lo personal, considero  importante destacar, que el nivel de teloneros nacionales en conciertos de esta magnitud, ha ido en exponencial mejora. Nada parecido al desafortunado episodio que sufrió Witchblade, hace seis años cuando abrieron el show de Iron Maiden, en su gira del “Dance of death”. En contraste de la devastadora apertura que realizó Criminal a Metallica el pasado 26 de enero. Por ende, con mayor razón se les debería exigir a las productoras más espacio para las pruebas de sonido de estas bandas. Pero de todas maneras, es necesario rescatar el hecho que se siga apostando por un producto nacional.

Tras la salida de Necrosis, nuevamente la música envasada se tomó el aire. Cuando fue el turno de ‘2 minutes to midnite’ de Iron Maiden, el público expectante, comenzó a corearla al unísono. Fue emocionante y una recontracomprobación. Megadeth es parte de una exclusiva camada de bandas metaleras que junto a Iron Maiden y Metallica. Comparten un puesto privilegiado entre La élite de acérrimos seguidores sudamericanos, sobretodo chilenos, argentinos y brasileños. Que hacen de su fanatismo, algo así como, una religión.

Un par de minutos pasadas las 21hrs., llega el momento tan esperado. Se apagan las luces, la música de fondo se diluye, y comienza la introducción, muy al estilo Sabbath. Entonces aparece Shawn Drover, luego Chris Broderick, y el ensordecedor griterío llenaba todo rincón de un repleto Movistar Arena. Pero fue sólo cuando Dave Ellefson y luego la “viejaMustaine apareciesen que la locura se desató y una nueva incursión de Megadeth en nuestro país, se iniciaba. Con la tarea que el propio Mustaine días antes había propuesto en una rueda de prensa. Pelear por el título de “la mejor audiencia sudamericana”.

Dialectic Chaos’, ‘This Day We Fight!’, ambas de su tremendo último disco “End Game” (2009) y el demoledor clásico ‘In My Darkest Hour’, de “So far, so good… so what” (1988) sufrieron una mala jugada por parte del sonidista, pero fueron efusivamente recibidas por la multitudinaria audiencia sedienta por escuchar a Megadeth nuevamente.

El volumen bajo, la mala ecualización en el principio no opacó el entusiasmo, Megadeth y la emoción de los miles de fanáticos superaron los problemas. Ya en la cuarta canción ‘Holy wars’, lo prometido se cumplía, una prolija e intensa interpretación de su celebrado disco “Rust in peace” comenzaba. Y con eso los problemas de sonido se daban por despuntados.

Holy wars… The punishment due’, ‘Hangar 18’, primer y segundo track de su gran placa de 1990, respectivamente, siempre han sido cartas seguras en casi todas sus presentaciones. Pero a pesar de tal hecho, la recepción de los presentes fue como si las escucharan por primera vez, y con eso, el desenfreno era cada vez mayor.

Take no prisoners’, fue el primer indicio que el recinto del Parque O’higgins ardía en éxtasis, y cada nota que salía de la dupla de guitarras de la ‘vieja’ y Broderick, eran en gran medida causantes de ello. Lamentablemente el sonido de la batería aun no se afirmaba pero el oficio de Drover opacaba cualquier intento de obstruir su correcto trabajo.

‘Five magics’ y ‘Poison was the cure’, fueron ocasión perfecta, para un reencuentro cara a cara de Ellefson con el público chileno. En donde la banda dio un paso atrás y le dejó, por momentos, el escenario a su haber. ‘Lucretia’, fue la continuación de una precisa demostración de lo vigente que sigue la banda a pesar de sus cambios de integrantes.

Para finalizar cuarenta y cinco minutos, de una espectacular entrega, de uno de sus más grandes discos,  ‘Tornado of souls’, ‘Dawn patrol’ y ‘Rust in peace… Polaris’ cerraron la patita nostálgica y conmemorativa del show. Todo un hito en esta sexta performance de la agrupación en Chile.

Tras el término de “Rust in peace”, fue el turno de dos grandes temas más de su última obra discográfica “Endgame”. Así ‘Headcrusher’, y ‘The Right to Go Insane’, hicieron vibrar y demostraron el porqué Broderick y Drover se han ganado un puesto seguro en la banda. Por otro lado, la respuesta del público en ‘Headcrusher’ fue espeluznante, el griterío era generalizado.

‘A tout le monde’ y ‘Symphony of destruction’, se irguieron como dos emblemas que sacaron de los presentes la más profunda afección. La entregada audiencia presente, dio el todo por el todo, y sin más, el lema “Aguante Megadeth” superó  a ratos el mismo sonido de la banda.  Al finalizar el himno de “Countdown to extintion”, Megadeth abandonó el escenario y se tomó el primer respiro. Así concluían una hora y veinte minutos, de un show directo a la vena.

Al retorno, Drover desató nuevamente la euforia en el Movistar Arena, al partir con la introducción de toms y timbales de ‘Trust’. Una interpretación impresionante que incluyó una estrofa cantada en español hacia el final.

Sin duda luego fue uno de los momentos más llamativos de la noche, cuando en medio de ‘Peace sells’, presentaron una “sorpresa” algo “libreteada”. Pero que abrió el más exaltado entusiasmo en la cancha. ‘Skin o’ my teeth’ devastó a una incansable fanaticada, para cerrar luego con la segunda parte ‘Peace Sells’. El concierto daba su último respiro con un extracto de ‘Holy wars’, y nuevamente los punteos de Mustaine hacían de las suyas. Por cierto, porque hacia el final la guitarra de Broderick se había perdido en el silencio. Lamentable, puesto que al parecer nuestros vecinos también se quejaron de varias fallas de sonido en el show que Megadeth, presentó dos días antes.

  1. Dialectic Chaos
  2. This Day We Fight!
  3. In My Darkest Hour
  4. Holy Wars… The Punishment Due
  5. Hangar 18
  6. Take No Prisoners
  7. Five Magics
  8. Poison Was the Cure
  9. Lucretia
  10. Tornado of Souls
  11. Dawn Patrol
  12. Rust in Peace… Polaris
  13. Headcrusher
  14. The Right to Go Insane
  15. A Tout Le Monde
  16. Symphony Of Destruction
    ———–
  17. Trust
  18. Peace Sells
  19. Skin O’ My Teeth
  20. Holy Wars

[nggallery id=23]

Fotos por Felipe Ramírez Amigo

Enlace corto:
(12)
  1. Rodrigo Soto says:

    En lo personal, sentí como sorpresa lo de Skin O’ My Theeth. De hecho, cuando Mustaine hizo esa pausa de Peace Sells, pensé que iban a empezar con Mechanix y esa era mi última esperanza de que tocaran 1’320 ó Rattlehead.
    De todas maneras a mi me gustó el concierto, a pesar de las fallas de sonido que en muchas partes fueron evidentes.
    ¡Saludos!

  2. Carola says:

    Un concierto increíble, lamentablemente hubo problemas de sonido, pero para mi fueron detalles.
    Extrañé “She Wolf”

    Lo único que espero ahora es verlos próximamente en vivo…

  3. fcopant says:

    Excelente concierto, como se nota la diferencia en el power del publico cuando no hay cancha Vip…

  4. Rodrigo says:

    Igual quede un poco molesto, estuve en cancha cargado hacia el lado izquierdo de esta, y la verdad es que escuche pésimo algunas canciones, al principio no escuchaba casi nada, puro ruido, eso duro hasta holy wars, donde al momento del solo mejoro el sonido (al menos para mi). Igual fome, pq nunca habia visto a Megadeth en vivo y tenia muchas expectativas, lo bueno (y sorpresivo) es que por otra parte, quede con la boca abierta con Tornado of Souls, sencillamente sono perfecta para mi, y para que decir de Symphony, siempre quise ser parte del griterio coreando “Megadeth! Megadeth! Aguante Megadeth!

    Resumiendo, un poco molesto por el sonido, me gusto el concierto, pero no supero, lamentablemente, mis espectativas. Supongo que no siempre se puede 🙁

  5. Fox ! says:

    la mano era adelante de la mesa de sonido, asi no te ahogabas y tenias resgfuardo y exelente vista
    aguante Megadeeeeeeth ♪

  6. X. says:

    LA RAJA… SOLO ESO

    GRANDE MEGADETH COMO SIEMPRE !!!!

  7. Nick Menza says:

    A pesar de tanto hueveo con el sonido, el concierto estuvo la raja… En vdd que si…
    está bueno el review, pero le falta más pasión…
    Megadeth lo merece…

    Saludos,

    Nick

    pd: pero hay algo que quiero acotar, Megadeth puede hacer un setlist con puros tracks que nunca se han tocado, que nunca fueron singles. Cuestión que si Metallica hiciera, daría bote…

    • rodrigo says:

      jajajajaja q manera de hablar weas locoooo:

      Jump in the Fire
      Phantom Lord
      No Remorse
      traped under ice
      the call of ktulu
      lepper messiah
      disposables heroes
      the frayed ends of sanity
      eye of the beholder
      dyers eve
      Through The Never
      Ain’t My Bitch
      Cure
      2×4
      fixxxer
      attitude
      purify
      invisible kid
      That Was Just Your Life
      My Apocalypse
      Metal Militia

      si hicieran un concierto con estos temas (ninguno fue single) seria la mejor weas de la historia
      megadeth es bueno, pero no tanto como metallica…

  8. Marty Friedman says:

    Siiii, es cieertooooo, el wn de arriba tiene demasiada razón!!!!!!!!!!!

  9. Dave Mustaine says:

    Callen weones, yo soy Megadeth !!!!
    Metallica is PUSSY !!!

  10. xCX says:

    Ellefson Grande¡¡¡¡¡¡¡ Cuando toco Peace sells La empezada Gritando a full

Comentar

Responder