Mayer Hawthorne: La fiesta del Soul

Jueves, 2 de Febrero de 2012 | 6:18 pm | Comentarios (2)

Lo que mostró Mayer Hawthorne en su segunda visita a Chile, es más que el revival de un género que marcó a una generación completa, lo suyo es montar una fiesta como dios manda. Presentando su segundo álbum, “How Do You Do” (2011), el norteamericano volvió a nuestro a país para deslumbrar a un público que, a pesar del día y la hora (el show comenzó a las 23:15), disfrutó y celebró de una presentación llena de energía y soul.

El lugar escogido para la ocasión fue el Centro Cultural Amanda, recinto íntimo que albergó a unos 800 asistentes, que en los momentos previos al concierto, calentaban los motores al son de las canciones de KC & The Sunshine Band y otros legendarios exponentes del funk y el motown más clásico.

El ambiente de fiesta ya estaba instalado para cuando The County, la banda soporte del solista salió al escenario. Batería, guitarra, bajo y teclado se encargan de dar la entrada a Mayer Hawthorne quien, vistiendo un traje completamente blanco, comienza a interpretar los primeros versos de “Maybe So, Maybe No”, canción de su disco debut “A Strange Arrangement” (2009).

Después de interpretar “Gangsta Luv”, cover de Snopp Dogg, el norteamericano se apodera se apodera del micrófono para explicarle al público lo que iban a presenciar esa noche; no era un show tradicional, sino que una fiesta, donde no estaban invitados aquellos que no quisieran pasarlo bien. La respuesta del respetable fue inmediata, y con las manos alzadas acompañaron los compases de “Make Her Mine”. Para “Your Easy Lovin’ Ain’t Pleasin’ Nothin’”, Hawthorne y su banda dejan sus puestos para animar al público a hacer palmas. La energía no decaía para cuando tocó presentar “The Walk” y “Dreaming”, ambos sencillos de su última placa.

El show continuó con “One Track Mind”, donde el tecladista tomó la batuta, ejecutando un grandioso solo, demostrando las capacidades de la banda, quienes también tomaban parte de los coros, complementando el feeling en canciones como “Stick Around”. Llegaba el momento para interpretar otro cover, “Love In Motion”, en una versión más funky y orgánica que la original del DJ francés SebastiAn. Con la chaqueta desabrochada, el estadounidense interpretó “Shiny & New”, tema que invitó a los presentes a bajar las revoluciones. Momento de calma y romanticismo, que se completó, con la interpretación de “I Wish It Would Rain”.

Hawthorne es un frontman de tomo y lomo. Dueño de una personalidad que muchos podrían tachar de ególatra o hasta fanfarronesca. El tipo sabe lo que hace y cómo motivar a un público que no hace más que rendirse a sus pies. Aun así, se toma el tiempo para dar las gracias entre canción y canción y señalar que esta nueva visita al país superó todas sus expectativas, llegando incluso a sentirse como en su natal Detroit. Desde esas tierras trajo un particular baile que enseñó a los asistentes, para interpretar “A Long Time” y “Finally Falling”, ambas de su último disco. Sin pausa entre tema y tema, toma unos lentes de sol para interpretar un cover, “Private Eyes”, original del dúo Hall & Oates.

La calma regresó con “Green Eyed Love” y “Strange Arrangement”, dos piezas que mantenían una atmósfera que, a ratos, rememoraba los mejores años del soul. Para finalizar la primera parte del show, llegó “Just Ain’t Gonna Work Out”, quizás la más coreada por el público, para luego dar rienda suelta al baile con sendas versiones de “Hooked” y “The Ills”.

Para el bis, el cantante interpretó “You’ve Got The Makings Of A Lover”, canción de The Festivals, agrupación de los 60s, que fue reversionada por Hawthorne en su EP “Impressions” (2011). El fin de la fiesta llegó con una versión extendida de “Henny & Gingerale”, donde el cantante se dio el gusto de servirse un cognac (que compartió con los asistentes de las primeras filas), para dejar que su banda se luciera ante el público.

Mayer Hawthorne volvió a nuestro país, demostrando una vez más que el soul trasciende épocas, y lo que pasó en esta noche de fiesta, como anunció su anfitrión, es una prueba de ello.

 

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

 

Setlist

  1. Maybe So, Maybe No
  2. Gangsta Luv (Cover de Snopp Dog)
  3. Make Her Mine
  4. Your Easy Lovin’ Ain’t Pleasin’ Nothin’
  5. The Walk
  6. Dreaming
  7. One Track Mind
  8. Stick Around
  9. Love In Motion (Cover de SebastiAn)
  10. No Srings
  11. Shiny & New
  12. I Wish It Would Rain
  13. A Long Time
  14. Finally Falling
  15. Private Eyes (Cover de Hall & Oates)
  16. Green Eyed Love
  17. A Strange Arrangement
  18. Just Ain’t Gonna Work Out
  19. Hooked
  20. The Ills
  21. You’ve Got The Makings Of A Lover (Cover de The Festivals)
  22. Henny & Gingerale
Enlace corto:
(2)
  1. lloporeo says:

    Hermoso show! sonó muy bien, realmente fue una verdadera fiesta y este show por lejos fue mejor que el que presentó el año pasado.
    faltó No Strings en el Setlist que escribiste, la interpretó antes de Shiny & New.
    Y el “Henny” es un Coñac no un Ron!
    Saludos!

  2. Francisco Dominguez says:

    Estuvo muy bueno el show, lo pasé la raja. No estoy de acuerdo con que haya tenido una actitud “fanfarronesca o ególatra”(???), estaba tocando en un país al fin del mundo para 400 personas….al contrario, encontré que se reía del ego, simpático el gallo.

Comentar

Responder