Max & Iggor Cavalera: Actitud es la consigna

Lunes, 19 de Diciembre de 2016 | 3:18 pm | Comentarios (1)
Max & Iggor Cavalera: Actitud es la consigna

Es costumbre que algunos artistas aprovechen los aniversarios de ciertas obras en particular para realizar giras en su conmemoración, y así rememorar aquellos tiempos de antaño cuando las cosas les eran más favorables. Tal como es el caso de los hermanos Cavalera, fundadores de Sepultura, agrupación que no requiere de mayor presentación. La salida de Max –el mayor de ellos– en 1996 ha sido una de las historias más polémicas en el mundo del metal, con declaraciones cruzadas que han alimentado la controversia y, por consecuencia, el morbo frente a una posible reunión con los miembros que continuaron bajo el alero del nombre que tanto éxito alcanzó en la década del noventa, con quienes hasta el año 2006 el otro Cavalera, Igor, compartió escenario para luego reunirse con su hermano.

Congregada la familia una vez más, el vínculo adoptó el alias de Cavalera Conspiracy, alineación que anoche dio vida a la celebración de los veinte años de “Roots”, creación que, a pesar de las críticas dispares, los ubicó en la cúspide de la popularidad en la música extrema, y que tuvo la osadía de incorporar e infiltrar en sus ideas elementos no-ortodoxos para el metal, como los diversos elementos propios del folklore brasileño que influenciaron todo el proceso. Para la ocasión, Incite –banda creada por Richie Cavalera, uno de los hijastros de Max– fue la encargada de abrir la jornada, y la verdad es que la propuesta es mezquina: abundancia de estructuras monocordes y trilladas, acompañadas de una vocalización simplona que en la actualidad no son competencia para el nivel de composición, virtuosismo y actitud que hierve en el metal. Tras un poco más de media hora que incluyó muestras de sus cuatro larga duración, quedó en evidencia que ser el hijo de muchas veces no es suficiente para sostener una carrera en el mismo ámbito del progenitor.

A las 21:15 horas se oscureció por completo el recinto de calle San Diego y uno a uno aparecieron los personajes a cargo de interpretar al clásico Sepultura de antaño. El bajista Tony Campos fue el primero en ubicarse, seguido de un Marc Rizzo que durante toda la noche estuvo preciso y demoledor, logrando que nos olvidáramos por completo de la ausencia en las cuerdas de Andreas Kisser, otrora guitarra líder y artífice del sonido que a la larga se convirtió en un sello de la época. Los protagonistas fueron los últimos en tomar su posición y de inmediato se supo que no había espera para que se desatara el caos en la pista. “Roots Bloody Roots” remeció todo a su paso y pulverizó toda aprehensión previa respecto a cómo se escucharía el disco en su integridad tocado en vivo. Son innumerables las oportunidades en que alguno de los proyectos asociados a la marca Cavalera han visitado este país y en casi todas ellas este tema lo han utilizado para cerrar el espectáculo, por lo tanto, la novedad fue ver cómo reaccionarían los concurrentes frente a otras canciones de Sepultura que no eran ejecutadas desde hace mucho.

La apuesta ganadora de “Roots” fue “Attitude”, y así se demostró anoche, sonando colérica y con un Igor inspirado, nunca errando un golpe y ratificando la fama que le precede de ser un verdadero metrónomo humano. “Cut-Throat” no decayó en intensidad y “Ratamahatta” fue quizá el clímax de la presentación. Sólo uno de los cortes más violentos de la obra, como “Spit”, fue capaz de despertar tanto entusiasmo y energía, mientras “Lookaway”, cuya versión original cuenta con la participación Mike Patton (Faith No More), Jonathan Davis (Korn) y DJ Lethal (ex Limp Bizkit), fue un interludio un poco incómodo, debido a que en el mismo disco ya se siente fuera de lugar, pero está ahí y había que tocarla, así que Max hizo lo mejor que pudo no sólo en aquel corte, sino que en toda la velada, algo que se agradece porque en varios de sus shows anteriores sus intervenciones fueron deficientes.

Dusted” fue ejecutada con soberbia y recordó por qué es uno de los puntos más fuertes de “Roots”. Por su parte, las cuerdas “Itsári” fueron emitidas por los parlantes del recinto de manera artificial, mientras que sólo Igor en el escenario acompañaba con la percusión del norte brasileño. Con la misión de rematar la primera hora de actuación y cerrar los festejos del vigésimo aniversario del disco-de-la-controversia de Sepultura, “Ambush” y “Endangered Species” se mostraron frescas a pesar de sus años, mientras que “Dictatorshit”, previo discurso opositor a las dictaduras sufridas en el continente latinoamericano, clausuró con furia y con el fuego eterno de la fusión punkmetal, lo que en restricto rigor conforma la totalidad del disco evocado.

Tras abandonar la tarima por unos minutos, la banda volvió para ejecutar los cortes extra que sumaron en su momento a la edición especial del álbum, aunque “War Pigs” de Black Sabbath fue tocada sólo por el par de hermanos, mientras que “Procreation (Of The Wicked)” de Celtic Frost gozó de la colaboración de todos los músicos. De ahí en más, ambos Cavalera se apoderaron de lo que quedaba de celebración y, tal como si esto se hubiese desarrollado en el patio de su casa, bastó la batería y una guitarra para remembrar parte del pasado más exitoso de sus días con Sepultura. Desfilaron estandartes como “Desperate Cry” o “Inner Self” junto las infaltables versiones de “Policia” y “Orgasmatron”, homenaje a la memoria de Lemmy Kilmister que además contó con “Ace Of Spades”, interpretada por la agrupación completa más la ayuda de Richie Cavalera, bajando así el telón de una fiesta que se extendió por un poco más de noventa minutos.

Balance positivo, más allá de que en algún instante previo a la realización del evento se cuestionó la trascendencia y la intención de un concierto de estas características, algo que finalmente no mermó las ganas ni la vehemencia de los seguidores por ver en vivo un registro que marcó un hito en la historia del metal mundial y que, a nivel continental, pavimentó el camino para todos aquellos que vieron en este estilo y forma de vida a la fuente de su inspiración y motivo de su trabajo. Sirvió para, de alguna forma, revivir la esperanza y, quién sabe, si en algún otro país vecino otro par de adolescentes disconformes e impetuosos están incubando las canciones que dominarán el mañana.

Por Hans Oyarzún

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Roots Bloody Roots
  2. Attitude
  3. Cut-Throat
  4. Ratamahatta
  5. Breed Apart
  6. Straighthate
  7. Spit
  8. Lookaway
  9. Dusted
  10. Born Stubborn
  11. Itsári
  12. Ambush
  13. Endangered Species
  14. Dictatorshit
  15. War Pigs (original de Black Sabbath)
  16. Procreation (Of The Wicked) (original de Celtic Frost)
  17. Medley: Black Magic/Desperate Cry/Inner Self/Polícia/Orgasmatron/Anticop
  18. Ace Of Spades (original de Motörhead)
  19. Roots Bloody Roots (versión 2016)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:
(1)
  1. caca says:

    ya no saben q mas hacer , pura paja

Comentar

Responder