Especial Maquinaria 2012: En Vivo

Marky Ramone’s Blitzkrieg: Manteniendo vivo el nombre

Domingo, 11 de Noviembre de 2012 | 8:51 pm | Comentarios (6)
Marky Ramone’s Blitzkrieg: Manteniendo vivo el nombre

Una de las figuras más importantes en la historia del punk, hacía su debut en los grandes escenarios de nuestro país, luego de varios años seguidos de visitas en lugares de pequeña y mediana capacidad. Por fin Marky Ramone y el legado de su banda madre, llegaban a presentarse a un lugar a la altura de su leyenda. Y pese a toparse en horario con una de los grandes nombres de este festival (Slayer), el baterista de The Ramones logró convocar a una buena cantidad de personas que anhelaban una buena dosis de punk directo a las venas.

La presentación comenzó de la manera menos glamorosa, ya que el mismo Marky debió salir al escenario minutos antes a probar sonido frente a un público muy expectante e impaciente por un pequeño atraso que presentaba el show. Apenas subió oficialmente al escenario Marky Ramone acompañado de Michale Graves, ex vocalista de Misfits, más dos músicos de apoyo, el público que llegó hasta el escenario Pepsi, les hizo notar que estaban ahí para gozar y entregarse por entero a la avalancha punk rock que se avecinaba.

Los primeros riffs de la playera “Rockaway Beach” desataron la euforia de un público mayoritariamente juvenil, que coreó todas y cada una de las canciones que desde ese minuto comenzaron a caer sin respiros durante los cerca de 50 minutos que duró el show. “Teenage Lobotomy” permitió a Marky demostrar de entrada que su sonido es único y que nunca necesitó ser virtuoso para convertirse en uno de los bateristas más influyentes de la historia del rock.

“Do You Wanna Dance”, “I Don’t Care” y “Sheena Is A Punk Rocker” fueron un relámpago que golpeó rápido y sin aviso. “Havanna Affair” dio un pequeño descanso para recuperar un poco de fuerzas y volver a mover el cuerpo al ritmo de “Comando”, “Beat On  The Brat” y “Now I Wanna Sniff Some Glue”. El show apenas llegaba a los 20 minutos y ya habían pasado 9 canciones, algo que The Ramones supo cultivar desde la primera de sus presentaciones en la década del 70 y que hace de sus shows en vivo algo único.

“Gimme Gimme Shock Treatment” fue la antesala perfecta para el primer gran momento de la velada: la interpretación de la clásica “Rock ‘N’ Roll High School” para el deleite de los presentes. “Judy Is A Punk” y “The KKK Took My Baby Away” le dieron el protagonismo a las mujeres presentes por un par de minutos, para luego, y sin descanso, lanzar una bomba de racimo con 4 canciones fundamentales en la carrera de The Ramones, “Pet Sematary”, “I Believe In Miracles”, “I Wanna Be Sedated” y “Do You Remember Rock ‘N’ Roll Radio?”, las que configuraron el clímax del show con un Graves cantando sobre la reja de contención y un público a la altura de las circunstancias, el que no paró de cantar, saltar y demostrar que el punk no está muerto.

Las revoluciones bajaron un poco con “I Don’t Wanna Walk Around With You” y “Cretin Hop”; el público aprovechó de tomar un respiro ya que a esa altura del show ya habían desfilado casi 20 temas en poco más de 30 minutos, y el polvo que se levantó de tanto saltar y bailar, ya comenzaba a incomodar a parte de los asistentes.

La intro del excelente cover de “What A Wonderful World”, original de Louis Amstrong, volvió a encender a un público que la cantó con el alma y que mantuvo el entusiasmo a tope con la insigne “Pinhead” y su Gabba Gabba Hey! coreado con la calidad de himno que se merece.

En esta ocasión, el espacio dedicado para que Graves interpretara material de su paso por Misfits, se limitó a “Dig Up Her Bones”, que generó locura entre los muchos fans de la banda de horror punk que había en el lugar, tanto así que cuatro de ellos lograron vulnerar la escasa seguridad y se apostaron a los pies del escenario para cantar e intentar llegar hasta el vocalista.

La noche ya llegaba a su fin y, para poner el broche de oro, Marky y sus muchachos cerraron con sendas interpretaciones de “R.A.M.O.N.E.S.” y “Blitzkrieg Bop”, la que sonó aún más fuerte con la ayuda del público en el clásico coro Hey, Ho, Let’s Go!

Luego de un par de minutos la banda volvió al escenario para tocar “I Just Want Have Something To Do” en una versión un tanto más lenta, y demostrar así que el punk sigue vivo y que haberse jugado por tenerlos en un festival tan masivo y rockero como Maquinaria, fue una decisión total y absolutamente correcta.

Setlist

  1. Rockaway Beach
  2. Teenage Lobotomy
  3. Do You Wanna Dance
  4. I Don’t Care
  5. Sheena Is A Punk Rocker
  6. Havanna Affair
  7. Comando
  8. Beat On the Brat
  9. Now I Wanna Sniff Some Glue
  10. Gimme Gimme Shock Treatment
  11. Rock ‘N’ Roll High School
  12. Judy Is A Punk
  13. The KKK Took My Baby Away
  14. Pet Sematary
  15. I Believe In Miracles
  16. I Wanna Be Sedated
  17. Do You Remember Rock ‘N’ Roll Radio?
  18. I Don’t Wanna Walk Around With you
  19. Cretin Hop
  20. What A Wonderful Wolrd (Cover de Louis Amstorng)
  21. Pinhead
  22. Dig Up Her Bones (cover de Misfits)
  23. R.A.M.O.N.E.S.
  24. Blitzkrieg Bop
  25. I Just Want Have Something To Do

Fotos y texto por Julio Ortúzar

Comentarios (6)
  1. Pato Becerra says:

    “Por fin Marky Ramone llegaba a presentarse a un lugar a la altura”
    mentira, el año pasado tocó para 5 mil personas en el caupolicán y de hecho el concierto fue mucho mejor que estos 50 minutos

    • pepe lepu says:

      andate a la rctm perro qliao

    • Gio says:

      Toda la razón

    • toxo torox says:

      Puta compare para mi que era la primera vez que los veia fue increible la pase la raja, vi videos del año pasado y fue mejor que este aparte de que ese escenario se atraso y tubieron que tocar como 1 hora con cuea, pero aun asi sonaron increible y graves canto y vacilo como nunca, en fin disfrutemos la musica y aguante Ramones ctm, estos wns siguien teniendo vivo el nobmre de mi banda favorita de infancia

  2. hugo says:

    que buen concierto se mando marky estuvo notable lo mejor despues de kiss pero son estilos muy distintos casi incomparables entre si.

  3. PCP® says:

    Hace tiempo no me paseaba por acá, pero este post vale la molestia de comentar.
    Ninguna de las bandas que se presentaron son comparables entre sí. Bastaba con ver este show y luego el de Kiss – uno que no tuvo pausa y de frentón tiró todo a la parrilla, el otro lleno de chayas y caritas pintadas de gato Juanito – a tal punto de dejarme el show de Kiss con una sensación insípida que no me esperaba. Quedé esperando el verdadero rock que nunca llegó.

    Tío Marky estuvo a otro nivel, me dió toda la emoción de un rock liberador, de esos con harta energía, potente, veloz, siempre joven.

    http://www.youtube.com/watch?v=-_CrDmPOmlo

    Fue la única banda, junto a Los Peores de Chile, que me transportaron y me dejé llevar a lo que ellos presentaron, las demás fue como ver un Blue Ray con sabor a tierra.

    Tirón de oreja para Transistor. Una verdadera MIERDA las Vizcachas, todavía cago ladrillos de adobe.

Comentar

Responder