Manu Chao: Esperanza mundial

Martes, 1 de Diciembre de 2009 | 1:24 am | Comentarios (3)

El jueves pasado, el cantante franco-español se presentó ante más de 10.000 personas en el Velódromo del Estadio Nacional, en un exitoso concierto que duró tres horas.

Sin lugar a dudas, podemos decir que lo de Manu Chao fue una congregación mundial, ya que entre los asistentes había una cantidad considerable de extranjeros. Eran las 21:40 horas y empezó a sonar la base de “Me gustas tú”, a lo que el público respondió de inmediato con efervescentes gritos y calurosos aplausos, mostrando su alegría. Manu Chao y Radio Bemba Sound System salieron a escena y cambiaron drásticamente la suavidad de la base del comienzo por las guitarras de “Panik Panik”. Manu saludó al público y dedicó el concierto a la gente de Villa Francia, la Fundación Víctor Jara y a los mapuches.

manuchaochile2

Luego el setlist dio paso a temas como “El Hoyo”, “Me gustas tú”, “Politik Kills”, “Radio Bemba”, “Welcome to Tijuana”, “Clandestino”, “Desaparecido”, “Lo peor de la rumba – rumba de Barcelona”, “Rainin in Paradize”, “A Cosa”, “Merry Blues”, “Tristeza Maleza”, “Día Luna… Día Pena”, “Volver, Volver, Volver” del mexicano Vicente Fernández, “Mala Vida”, “Bongo Bong”, “Me llaman calle”, “Casa Babylon”, “La vida tómbola”, “A feira das mentiras”, “Minha Galera”, entre otros.

En un momento del show, Manu Chao invitó al escenario a unos niños y a una mujer mapuches, dando espacio para que ella manifestara la situación del pueblo mapuche en nuestro país. La mujer agradeció el gesto de Manu y además instó al público a concretizar el apoyo y no quedarse sólo en las palabras. Luego de ésto, le regaló una bandera mapuche que él se puso en la cintura y así continuó el show.

manuchaochile1

Manu Chao y Radio Bemba se despidieron varias veces, pero volvían al escenario y el público seguía ahí, con todas las ganas de disfrutar de estos músicos con fuerza inagotable. Cada vez que volvían Manu se golpeaba el pecho con el micrófono y decía “se fuerza la máquina”, tal como dice uno de los temas del cantante argentino Juan Carlos Baglietto, y cómo no forzar la máquina, si era imposible no contagiarse con la energía de la banda, en especial la transmitida por el guitarrista Madjid Fahen.

Fue una noche casi perfecta, pues el sonido tuvo variaciones y además hubo que esperar 40 minutos, pero independiente de esos detalles (que no opacaron las 3 horas que duró el recital), Manu Chao pudo expresar y traspasar claramente su mensaje: “pase lo que pase, sea lo que sea, próxima estación esperanza”.

Enlace corto:
(3)
  1. Stgo says:

    Realmente un concierto inolvidable y con mucha energía

  2. 13 says:

    buena critica pero pusiste una foto como la callampa po vania joajoajoa besosss
    a y aun te odio por no invitar

    13

  3. nan says:

    ohh que pocos posts… estuvo genial.. este gayo aparte de artista, humiiiilde y todo es terriblemente consecuente imaginate que por 12 lucas le llevó shos, le llevó bises y le llevó calidad… nada que decir, es el mejor concierto al que he ido…

Comentar

Responder