Lollapalooza Chile 2017: Metallica

Domingo, 2 de Abril de 2017 | 8:28 pm | No hay comentarios
Lollapalooza Chile 2017: Metallica

Fue el 29 de septiembre del año pasado cuando Lollapalooza Chile dio a conocer el cartel de su edición 2017 y se armó la polémica: Metallica fue anunciado como headliner del festival. En un país donde todavía es común ver a gente de fanatismo casi religioso cuando se trata de música -y sobre todo de Metallica-, la batahola de opiniones y comentarios fue masiva, y mayormente en contra de la noticia. Desde memes burlándose de las típicas “pelolais” vistiendo poleras del grupo, hasta discursos al borde del odio puro contra los músicos y los organizadores del festival, el hecho de que Metallica encabezara Lollapalooza fue un tema que no dejó indiferente a nadie, lo que llega a ser absurdo, cuando los norteamericanos se han presentado en los escenarios más extravagantes del orbe, y siendo el foco principal de eventos como MTV Icon o los premios Grammy, este último donde realizaron una colaboración en vivo junto a la cantante de pop Lady Gaga. En una muestra de lo atrasados que estamos como país en esta materia, el arribo de Metallica a Lollapalooza Chile daba más que hablar por las quejas que por el hecho de que la banda que puso al metal en el mainstream durante la década de los noventa realizara un show en el certamen más cotizado del año.

Afortunadamente, todo argumento en contra fue sepultado cuando los cuatro jinetes del apocalipsis hicieron su entrada triunfal de la mano de “Hardwired” y “Atlas, Rise!”, sencillos que abren su más reciente trabajo, el buen “Hardwired… To Self-Destruct” (2016), disco que en vivo suena bastante mejor que en su versión de estudio, con mucho más vigor, y donde los músicos mostraron sus mejores performances, sobre todo en “Halo On Fire“, quizás la mejor ejecutada de todo su set. Y hay que poner énfasis en esto, porque una de las constantes críticas que se le hace a Metallica es que, con el paso de los años, ha perdido pulcritud y precisión en la ejecución de sus canciones, sobre todo en las pertenecientes a su época más pesada. Y si bien, himnos como “One” o “Master Of Puppets” adolecieron de ciertas pifias, en su mayor parte provenientes de la batería de Lars Ulrich, no se pueden hacer grandes críticas a la banda, porque su espectáculo está tan bien armado y es tan épico, que incluso si llegan a errar en alguna ocasión todo pasa colado ante la energía y prestancia de una leyenda en vida.

Tomando material de casi todas sus épocas, los norteamericanos configuraron un repertorio poderoso, quizás el mejor que han presentado durante su gira por los Lollapalooza de la región. Desde “Fuel“, “Fight Fire With Fire“, pasando por “Wherever I May Roam“, hasta la explosiva “Motorbreath” -esta última una verdadera sorpresa extraída de su disco debut y que no tocaban desde el año 2013-, dieron la variedad suficiente a un show maratónico, que duró poco más de dos horas. También fue destacable la energía del cuarteto, sobre todo la de James Hetfield, quien se veía sorprendentemente más prendido que el resto de sus compañeros, teniendo en cuenta que venían de realizar un show de similares características la noche anterior en Argentina, país en donde tuvieron problemas con los vuelos, lo que hacía pensar que quizás no estuvieran con la energía a tope, pero afortunadamente el frontman y sus colegas no escatimaron esfuerzos ni se reservaron nada para entregar un espectáculo redondo.
Y es que, entre extravagantes solos que servían para realizar guiños a temas como “Anesthesia (Pulling Teeth)“, “The Shortest Straw” o “2 X 4“, destacó la hilarante intromisión de Kirk Hammett con su guitarra, la cual castigó con un martillo y hasta se pasó por el trasero, en un acto que funciona más como un alarde de histrionismo que como un derroche de virtuosismo, y deja patente que Metallica, por sobre todas las cosas, es un gran número de entretenimiento, y en el marco de Lollapalooza brillaron más que nunca. Estaban en el lugar indicado.

En cuanto a lo netamente musical, obviamente no faltaron clásicos como “For Whom The Bell Tolls“, “Sad But True“, “Fade To Black” y “Seek & Destroy“, esta última acompañada por una imagen del ticket del primer show que brindó la banda en Chile el año 1993, en un lindo detalle que selló el fin del set regular. El final del show llegó con “Nothing Else Matters” y “Enter Sandman“, con pirotecnia incluida, dando por finalizada una velada épica.

El paso de Metallica será recordado como uno de los cierres más grandes en la historia del certamen en sus siete años de historia en Chile. No hace falta seguir dando cuerda a discusiones anticuadas y sin sentido, Metallica hace rato tiene licencia para hacer lo que quiera sin manchar un ápice de su trayectoria. Ya sea en un show a solas, en el marco de un festival metalero o en uno netamente pop, la leyenda norteamericana sabe brillar como los referentes que son. Anoche, en Lollapalooza Chile, James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo demostraron a todo el mundo que siguen siendo los reyes indiscutidos del metal, del rock, del pop, de la música en todas sus vertientes.

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Hardwired
  2. Atlas, Rise!
  3. For Whom The Bell Tolls
  4. Fuel
  5. One
  6. Now That We’re Dead
  7. Moth Into Flame
  8. Harvester Of Sorrow
  9. Halo On Fire
  10. Motorbreath
  11. Sad But True
  12. Wherever I May Roam
  13. Master Of Puppets
  14. Fade To Black
  15. Seek & Destroy
  16. Fight Fire With Fire
  17. Nothing Else Matters
  18. Enter Sandman

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder