Julian Casablancas: Errores forzados

Lunes, 31 de Marzo de 2014 | 10:51 am | Comentarios (29)
Julian Casablancas: Errores forzados

Julian Casablancas tiene un nombre que lo precede. Se jacta de una carrera altamente exitosa con The Strokes, llegando a coronar en varios medios a su disco “Is This It” (2001) como el mejor de la década pasada, lo que lo convierte en el rey de toda una oleada del revival del post punk,  pero que claramente no le da el crédito suficiente para pensar que cualquier creación posterior va a ser aplaudida y adulada por todos. En esto, Casablancas erró.

JULIAN CASABLANCAS LOLLAPALOOZA CHILE 2014 01

En el Claro Stage, mientras el clima era perfecto, los técnicos de Julian Casablancas sudaban por cambiar un amplificador que posiblemente no se encontraba en su punto para la presentación, lo que nos hizo suponer que estaba todo listo y dispuesto para el esperado reencuentro del público chileno con Casablancas, quien estuvo por estas tierras hace casi una década, y nosotros, los de HumoNegro, decidimos enfrentar las expectativas en primera fila, peligrosamente cerca de uno de los arreglos de altavoces, pero corrimos el riesgo. Casi diez minutos después de lo pactado, Casablancas apareció junto a su nueva banda de apoyo, The Voidz, para dar las primeras muestras del sonido de la tarde con “Ego”, que ha sido la encargada de abrir todos sus shows en esta nueva etapa. Desde segundos antes de empezar la música, se notó la costumbre que Julian tiene para sus micrófonos vocales. Mucha distorsión, mucha suciedad, pero que desde el primer momento se salió absolutamente de control, a tal punto que estábamos en frente de una masa sin inteligibilidad, donde The Voidz, con ganas y pachorra, trataba de sacar adelante la música, a pesar de la extraña mezcla de audio, donde en todo momento los sintetizadores sobrepasaron a las guitarras.

JULIAN CASABLANCAS LOLLAPALOOZA CHILE 2014 02

Quizás por deformación profesional, decidimos creer por segundos que se trataba de los primeros minutos que necesita el sonido en una presentación para depurarse, ya que no es lo mismo una prueba de sonido con la explanada vacía que con una llena, y desde ya imaginábamos al ingeniero a cargo limando imperfecciones, lo que sumado a nuestra cercanía con el escenario, nos llevó a tomar una decisión: alejarnos de las primeras filas en búsqueda de un buen sonido, y de que “Ego” y los primeros instantes de “2231” no fueran más que una mala pasada de la interacción ambiente/tecnología. Pero no, no fue así. Esta vez estábamos inmersos en la masa de público que llegaba con el interés de escuchar a Casablancas, pero que no iban dispuestos a batallar en las primeras filas, y las caras de aberración ante el confuso desprolijo sonoro eran notorias. Gente tapándose los oídos y nosotros sin entender ni una palabra, ni una intensión instrumental, y que sólo llegado el momento de “Ize Of The World”, canción de The Strokes, se pudo sentir en algo la coherencia musical, pero sólo musical, ya que vocalmente Casablancas no era más que distorsión, a tal punto que percutir la cuerda de una guitarra eléctrica distorsionada al aire habría tenido el mismo resultado.

JULIAN CASABLANCAS LOLLAPALOOZA CHILE 2014 03

Así seguirían “Biz Dog”, “Glass” y “Dare I Care”, todas bajo la misma línea de banda garage punk grabando demos de baja calidad, todas separadas por pausas incómodas, donde Casablancas le daba la espalda al público e intercambiaba palabras con sus músicos, y sin duda esa fue la imagen que quería retratar: la rudeza, el desenfreno musical, y ese elaborado desgano frente a la gente. “Hola, soy malo, me caen bien, pero no me importa nada”.

JULIAN CASABLANCAS LOLLAPALOOZA CHILE 2014 04

Nosotros, en HumoNegro, al ver que al menos todo estaba perdido, quisimos seguir indagando sobre qué estaba sucediendo en el Claro Stage, así que decidimos ir directo al lugar donde supuestamente, y por factores físicos y acústicos, debería albergar las mejores condiciones para escuchar un show: P.A. (Public Adress), o “la mesa del sonidista que está atrás en el público”, y con sorpresa nos dimos cuenta que el crew de Casablancas más que estar batallando con condiciones ambientales –ni que fuera una tocata en el borde costero- tenía su trabajo absolutamente bajo control, por lo que al menos el resultado, intencionado y premeditado, estaba saliendo tal cual había sido planeado, lo que dejaba tiempo para las risas, las cervezas y la buena onda, como si se tratara de una misión cumplida.

JULIAN CASABLANCAS LOLLAPALOOZA CHILE 2014 05

Los mejores pasajes del show una vez más se lograron con material antiguo, donde a pesar de toda suciedad y planos extraños, si daban instancia para reencontrarse con el viejo Casablancas, tanto en “11th Dimension” como en “River Of Brakelights”, donde de igual forma se extrañó el conocido registro vocal del norteamericano que, aunque limitado, siempre había sido efectivo y poderoso, al menos hasta ahora. La tortura sonora terminaría con “Take It Or Leave It” y “Where No Eagles Fly”, y a esa altura ya muchos corrían hacia el Coca Cola Stage con las caras largas, aunque su séquito más fiel seguía vitoreándolo ante la inconsistencia de su presentación. Bueno, el amor es más fuerte, dicen por ahí.

JULIAN CASABLANCAS LOLLAPALOOZA CHILE 2014 06

En resumidas palabras, la presentación de Julian Casablancas fue un error meticulosamente elaborado, pero un error al fin y al cabo. Todas las falencias, las incoherencias vocales y los planos instrumentales son parte de una propuesta a la que Casablancas quiere llegar, y no, no tiene nada que ver un supuesto mal trabajo del ingeniero, un mal arreglo acústico o un mal día para el líder de The Strokes, todo fue pensado de esa forma y quizás no es más que una idea tozuda de Casablancas por entregar algo tan distinto y único que lo lleve a un siguiente nivel. El problema, finalmente, es que Julian Casablancas no es el John Cage moderno, y sus canciones no son composiciones de música concreta, por lo que su propuesta musical no es una innovación, es simplemente el experimento de alguien con dinero, tiempo y fama. Casablancas debería bajar de su nube y darse cuenta que su trabajo actual con The Voidz le está haciendo un flaco favor a su nombre, y lo mejor que podría hacer es acabar con esta tortura, que es notoria para cualquier persona con mínimos conocimientos musicales.

Setlist

  1. Ego
  2. 2231
  3. Ize Of The World
  4. Biz Dog
  5. Glass
  6. Dare I Care
  7. 11th Dimension
  8. River Of Brakelights
  9. Take It Or Leave It
  10. Where No Eagles Fly

Por Pamela Cortés

Fotos por Praxila Larenas

Enlace corto:
(29)
  1. Alex Miranda says:

    Es de los reviws más entretenidos que he leído en Humonegro. Hagan más cosas así que los otros son solo una fome mezcla de contar que temas contaron y contar la euforia de la gente. Felicitaciones a la autora.

  2. Carola says:

    Yo decidí esperar a Vampire Weekend mientras mi amiga fue a ver este show. Y ella llegó a mi lado como a la media hora, mencionando que la gente se tapaba los oídos porque la distorción era horrible.

  3. NADS says:

    Yo también lo escuché en diferentes lados y sencillamente era un tarro que, lamentablemente, me entero por esta columna, era elaborado. Mal Julián y bien Pamela. Muy logrado tu review.

  4. Boris says:

    Julian Casablancas trata de meter bulla con arreglos y cosas porque no tiene voz, de hecho yo creo que “The Strokes” debería buscar vocalista, es pésimo.

  5. Yo estaba al lado del sonidista. El wn se mandó 4 cervezas en el show y se cagaba de la risa porque sonaba mal la weá. Horrible.

  6. Gabo Madrid says:

    Hahaha buena “nota” interesante lo que ocurrió. Suele pasar esto sobre todo con lo latinos. Mi tia pagó una entrada extremadamente cara para ver a Toto, una banda de rock antigua. Lo mismo, los tipos se subieron arriba de la pelota, desafinaciones, en otras palabras, no les importaba nada. Lamentable.

  7. Claudia says:

    Yo escuché 1 tema y me fui a ver a Savages. La mejor decisión¡¡¡

  8. René Morales says:

    Sin ánimos de defender su show claramente indecente, me parece que esta review está un poco errada respecto a la intención de Julián. Que los sonidistas hayan estado cagaos de la risa y tomando cerveza no significa que Julián y su banda estuviesen contentos. Es cierto, evidentemente hay una falta importante de cálculo, pero esta banda lleva menos de 10 shows en vivo, con canciones que no están listas y un sonido que aún no ha sido probado. No es excusa, pero creo que no es correcto tampoco apresurarse y decir que el fracaso fue “premeditado”.

    • Josemir says:

      En realidad la nota tiene razón. En Argentina sonó igual de fatal. Se ve que es la intención de Casablancas sonar con una crudeza extrema, de ahí el excesivo volumen y la distorsión vocal. Parece que su album vendrá por estos lares, sonando bien “demo” y con vocales casi inentendibles. Lejos de una genialidad, creo que es una basura. Todo el mundo sensato lo odiará y solo les gustará a las niñitas de “que rico es este muchacho”…

  9. Muy buena la review. El tipo no es nada sin The Strokes. Una lástima que crea que sí. Una lástima su actitud egocéntrica y su mal proyecto musical mostrado arriba del escenario.

  10. Hernán says:

    Estoy completamente en desacuerdo con la hipótesis de premeditación del “error” que propone la periodista. Omite un antecedente clave que sirve para sacar muchas conclusiones, su desastrosa presentación del día viernes en el Club de la Unión. Durante esa noche estuve en la mesa de sonido junto al ingeniero del equipo de Casablancas, el tipo le pegaba combos a las murallas, indignado, completamente superado por la situación. Mucha gente se acercó a decirle que se escuchaba pésimo, él estaba completamente consciente del desastre. No habría estado tan exaltado si todo hubiese sido una orden del artista. El tipo sufrió. Creo que simplemente faltó profesionalismo, y que durante la presentación de Lollapaloza intentaron hacer algo para lograr una presentación digna, pero con tan poca preparación, simplemente tiraron la toalla y descansaron en el apoyo incondicional de los fans más hormonales del rockstar.

  11. mis oídos sangraaaaan! fuè lo primero que dije antes de poner mis tapones. supe altiro que era un error programado inmediatamente me dije, julian. quedate con los strokes.. te estay puro cagando y yo también al ver ese pésimo show.

  12. Mario Riquelme says:

    Lo ví a 10 metros y concuerdo con lo dicho. No se entendía nada, generaba molestía en las orejotas y también rara la actitud del loco cantando, dío mucho rato la espalda. Eso si no concuerdo con las persona que dice que el sonido esta en vías de mejorar… A Julito jamas lo ví molesto por como sonaba…¿le acomodaba? parece que si… En fin, yo iba por Soundgarden por lo que ahí me quede… pero no era para quedarse.

  13. niico says:

    Se escuchaba horrible, uno de los motivos de ir el domingo era verlo pero no estuve ni cinco minutos… maaaal.. aproveché de recorrer la feria que había y estuvo mas entrete, sobretodo el stand para adoptar perros y no había olor a marihuana!! el único lugar donde estuve donde realmente estaba libre de humo

  14. “ni una intensión instrumental”… Leí hasta ahí…

  15. dannyberto says:

    Discrepo solamente en un dato: al menos desde el lado donde estaba yo (izquierdo) la guitarra principal era finalmente la que se comia a todo lo demas, incluso a la voz que nunca jugó a nada en todo caso.
    Me parece una falta de respeto compartida entre la producción y el muerto de Casablancas de llegar a un escenario como este con seis o siete shows previos, hasta quienes han tenido la oportunidad de verlo en su propio pais lo consideraban una tortura. Este pelele vino a forrarse y se fue cagao de la risa. Pa’ la otra que vuelva con The Strokes, si es que en conjunto son menos muertos que él.

    • Juan says:

      Concuerdo con vosé. Al lolla podrán traer a muchas bandas jóvenes y sin mayores méritos que la moda de estar en su éxtasis de estreno, pero muy distinto e inaceptables son estas “bandas” de escaso talento y respeto con su audiencia.

  16. Snzz says:

    Aunq creo que lo de “john cage moderno”, está demas, ya que fué un jugo punk mas nomas. Yo creo que su propuesta de este loco va por otro lado simplemente, es mas, hay varias corrientes musicales que calzan perfecto con esta perfomance, con la no wave por ejemplo. salu2

  17. Kathy says:

    Estamos de acuerdo en que el sonido fue malo, pero no será mucho lo tendencioso de este review? Qué es eso de asegurar que su presentación “fue un error meticulosamente elaborado”? Decir que quiere lograr un sonido distorsionado está bien porque es evidente, pero llegar a afirmar lo otro me parece demasiado. Además, también dicen que Julian tuvo una actitud del tipo “hola, soy malo, me caen bien, pero no me importa nada,” siendo que claramente se acercó hacia parte de su equipo en medio de “Glass” porque no se escuchaba nada! Creo que el review hubiese estado bien sin esos comentarios extras, pero bueno, también se entiende que cada persona vive el show de forma diferente.

  18. Lo ví anteayer en Buenos Aires y fué tan malo o peor de lo q cuenta la crónica, así que confirmado que es una búsqueda deliberada, de heche comentaban que la voz la hacer pasar por dos vías, una directa a consola y otra pasa por un marshall de guitarra, para mí reconociendo que no tiene recursos vocales ni piensa mejorar exagera todo lo malo q tiene a nivel vocal como para que quede como un recurso estilístico.

Comentar

Responder