Jens Lekman: Tu corazón va a sanar

Viernes, 23 de Septiembre de 2016 | 3:36 pm | No hay comentarios
Jens Lekman: Tu corazón va a sanar

Nada es tan significante como una sonrisa sincera, en especial cuando viene desde la realización de que, al final, la conexión entre los sentires mutuos es más grande que cualquier lío que se tenga. Ver en vivo a Jens Lekman tiene mucho de terapia y de sanación. El propio Jens ha pasado por sus propios procesos de reconfiguración, tanto como persona como compositor, metiéndose en proyectos demandantes por la necesidad de renovarse y reconstruirse. Puede parecer que no hay muchos cambios, pero lo fresco que suena un show de Lekman en 2016 permite advertir que sí hay mucho crecimiento, innegable y necesario para la propuesta que él muestra en los escenarios, tal como el que se armó en el acogedor centro NAVE en la noche del 22 de septiembre ante unas 400 personas.

08-jens-lekman-nave-2016

La voz de Lekman es un bálsamo dulce y generoso que retumba en las paredes lo suficiente para convertirse en materialidad y realidad, para salir de lo onírico e instalarse como consejero, amigo, como ese “que quiere escuchar tus problemas”, tal como canta en “How We Met (The Long Version)”, y ese que en “Tell Me How…” dice que, como le pidieron no hacer “de esto una canción triste”, pues “entonces me encargaré de que esta no sea una canción triste”, para luego balancearse y bailar con guitarra en mano y sonrisa implacable en el rostro.

17-jens-lekman-nave-2016

Jens se presenta como un amigo de mucho tiempo, que no teme a compartir sus propias historias o sus inquietudes en el escenario, mientras juega con el pandero o con su “compañero de banda”, Roland, en referencia al sampling pad que lo apoya en varias canciones con percusiones o bases preconfiguradas. Esto permitía generar versiones inéditas o bailables de tracks como la coreada “I Know What Love Isn’t” o la infalible “The Opposite Of Hallelujah”, con una mímica tiernísima de Jens tocando en el aire el xilófono del final de esa canción, con esa aura rosa de su camisa y los colores que dibujaban las luces en los telones blancos puestos como fondo del escenario, con tan buen gusto como simpleza.

13-jens-lekman-nave-2016

La disposición del escenario era inteligente al dejar una cancha desde la mitad del campo en adelante, y detrás unas gradas con cómodos asientos con el peralte suficiente para que todos vieran bien al escenario. Incluso recordaba a la Ex Oz, y así había gente más eufórica y otra más calma. Cada cual se sanaba a su antojo, porque mirar los rostros del público hacía inevitable pensar en qué estaría sintiendo cada uno. La música de Jens Lekman es bella, y en vivo esta belleza está desnuda, el proceso de armado de una versión de estudio se desmorona en pos de la transparencia, y la observación se hace tan obvia como necesaria.

14-jens-lekman-nave-2016

Como cantaría Drexler, “tu corazón va a sanar”, y con tipos como el sueco eso es posible, porque sus canciones atacan en letra lo más cotidiano y hace que el oyente no se sienta solo en sinestesias (“What’s That Perfume That You Wear?”) o en recuerdos (“Your Arms Around Me”), permitiendo que la belleza de una guitarra, de un pandero y los samplers, traspase los límites de la sala y llegue al alma de cada uno de los presentes. Porque ante el desgarro de “Black Cab” o la simpleza de “To Know Your Mission” es poco lo que se debe pensar. Algunos actuaban bailando, otros besándose, otros mirando al techo como si ahí estuviera la epifanía que necesitaban desde hace mucho tiempo. Tu corazón va a sanar. La masa se unía en los éxitos más reconocidos, como en el coro de “Sipping On The Sweet Nectar” o en el final del set inicial con “A Postcard To Nina”, antes teniendo el recogimiento abrumante de “I Want A Pair Of Cowboy Boots”.

12-jens-lekman-nave-2016

Tras no más de un minuto fuera del escenario, Jens volvió para entregar “You Are The Light (By Which I Travel Into This And That)” y luego “Pocketful Of Money”, la que convirtió a NAVE en un coro de monjes con la línea “I’ll come running with a heart on fire”, tornándose en un mantra que se repetía por parte del público con ternura, candidez y un poco de timidez, la que se iría yendo de a poco. Sí, tu corazón va a sanar. En medio, Jens hacía contrapuntos con este improvisado coro, generando un cierre que él mismo reconocería que no podía superar, invitando a que “quien quiera más, podemos tocar aquí abajo del escenario, y me piden una canción y se las toco, o simplemente podemos conversar”, con la sencillez que tiene el acto de escuchar su música. Jens Lekman en 80 minutos generó emociones, sanó otras, y se convirtió en amigo de cientos de personas con la facilidad con la que sonríe. Una sanación que pocas veces tenemos en lo colectivo, pero que cuando llega se siente muy bien.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Black Cab
  2. Your Arms Around Me
  3. Hardwired And The Fairy Sweetie
  4. Tell Me How…
  5. To Know Your Mission
  6. The Opposite Of Hallelujah
  7. A Sweet Summer’s Night On Hammer Hill
  8. I Know What Love Isn’t
  9. How We Met (The Long Version)
  10. What’s That Perfume That You Wear?
  11. Sipping On The Sweet Nectar
  12. Maple Leaves
  13. I Want A Pair Of Cowboy Boots
  14. A Postcard To Nina
  15. You Are The Light (By Which I Travel Into This And That)
  16. Pocketful Of Money

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...