Jake Bugg: Clásicos futuros

Miércoles, 15 de Marzo de 2017 | 9:21 am | Comentarios (2)
Jake Bugg: Clásicos futuros

Tres años debieron pasar para que Jake Bugg regresara a nuestro país. El joven músico inglés realizó su tercer show en Santiago, luego de su presentación en Lollapalooza Chile 2014, ocasión en la que además tuvo un sideshow. Bugg venía esta vez con la tarea de demostrar la madurez que ha adquirido durante su corta carrera, ya que las expectativas van al alza con la evolución en su sonido que experimentó gracias a “On My One” (2016), su último trabajo de estudio. Cuando aún faltaban varios minutos para el comienzo del show, las primeras filas se alborotaban para conseguir el mejor lugar; todos querían estar lo más cerca posible de su ídolo, y eso se sintió bastante en una audiencia que en su mayoría era de mujeres, sin mencionar el promedio de edad entre los asistentes, que fácilmente oscilaba entre los 18 a 20 años.

Cuando ya eran las 21:00 horas, las luces se apagaron, dándole paso al lúgubre Jake, quien sólo con su guitarra desplegó un pequeño set acústico para calentar motores. Así fue como la autobiográfica “On My One” sonó a modo de preludio para un show que repasaría una corta pero intensa carrera musical, seguida de “The Love We’re Hoping For“, “Country Song” y la mega coreada “Simple As This“, que permitió poder revivir aquellos días donde Bugg era apenas una promesa de la que había que estar pendiente a futuro. Acompañado de Tom Robertson y Jack Atherton, en el bajo y la batería, respectivamente, el set fue variando entre los tres álbumes que componen la discografía del oriundo de Nottingham, con vibras un tanto más rockeras para las canciones del primer LP, “Jake Bugg“, del año 2012. La adición del tecladista Mike Patrick le entrega una nueva vida al catálogo pasado de Bugg, poniéndolo en contexto con las canciones de su presente. Es de esta manera que composiciones tan dispares como “Seen It All” o “Love, Hope And Misery” pueden sonar tan familiares en su sonido, puesto que dicha modificación se considera como un punto a favor para la presentación del joven artista.

Si en algo hay que ser categóricos, es en las constantes críticas que el músico recibió con su último trabajo; un álbum que cierto sector de la crítica reclama no está a la altura de sus placas anteriores. Eso se va por la borda en cierta medida cuando se pueden oír canciones como “Put Out The Fire“, composición que encierra esa simpleza por la cual Bugg logró fama. El hecho de que deje de lado la guitarra acústica para canciones que se basaban en su uso, permite nivelar esa contradicción que se produjo entre “Jake Bugg” (2012) y “Shangri La” (2013), dándole coherencia a un relato que reúne tracks como “Me And You“, “Messed Up Kids” o “Trouble Town“, que se camuflan perfectamente con la constante electricidad que se vivió en “Kingpin“, una de las composiciones más blueseras de Jake Bugg en toda su carrera.

Con uno que otro “gracias” entre las canciones, Jake demostraba su agradecimiento a quienes lo escuchaban y coreaban cada una de las letras. Resulta increíble ver a un público que, siendo igual o más jóvenes que el artista, demuestre tal capacidad de emoción y entrega para el que seguramente fue el show de sus vidas. La música de Bugg no es algo a lo que acostumbraría escuchar un adolescente en estos días, debido a su consistencia de carácter más clásico, y de ahí sus constantes comparaciones con iconos como Bob Dylan o Neil Young, siendo catalogado como un artista que se moviliza mediante los sonidos más vintage, muy en diferencia con el resto de su generación. No obstante, siempre es bueno ver la manera en que Bugg lleva el country al siglo XXI, demostrado en potentes canciones como “There’s A Beast And We All Feed It” o “Taste It“.

Un emotivo momento a cargo de “Broken” hizo llorar a más de alguna fanática entre las primeras filas, siendo esta una de las canciones más profundas y desgarradoras del compositor. Cuando ya era momento de decir adiós, la manifestación de desacuerdo que demostraron los presentes hizo que Jake y los suyos regalaran una fugaz versión de “Rip It Up“, clásico de Little Richard que la banda suele interpretar en algunas presentaciones. Esto no hizo más que encender los ánimos para “Lightning Bolt“, canción que siempre es la encargada de cerrar sus shows, con un solo de guitarra incluido para finalizar un breve pero intenso set de 1 hora y 20 minutos de duración.

No se puede dilucidar qué le depara el futuro a Jake Bugg, es evidente que el artista se encuentra en un limbo entre ser un ídolo juvenil o un icono musical. La primera tiene resultados de carácter más inmediato, mientras que la segunda es algo que se construye paso a paso. Bugg tiene terreno ganado en ambas lides, por lo que sólo queda esperar a lo que pueda suceder en la carrera de un músico que tiene talento de sobra, ya que con solo 23 años le queda todavía un largo camino para poder encontrarse consigo mismo. De seguir la senda que vimos en esta presentación, queda clarísimo el hecho de que en el futuro estaremos hablando de sus canciones como clásicos, de esos que no envejecen con el paso del tiempo.

Por Manuel Cabrales

Fotos por Nicolás Aros

Setlist

  1. On My One
  2. The Love We’re Hoping For
  3. Country Song
  4. Simple As This
  5. Two Fingers
  6. Bitter Salt
  7. Seen It All
  8. Love, Hope And Misery
  9. Me And You
  10. Messed Up Kids
  11. Never Wanna Dance
  12. Trouble Town
  13. Put Out The Fire
  14. Kingpin
  15. There’s A Beast And We All Feed It
  16. Taste It
  17. Slumville Sunrise
  18. Simple Pleasures
  19. Gimme The Love
  20. Broken
  21. Rip It Up (original de Little Richard)
  22. Lightning Bolt

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:
(2)
  1. “Fiché” a este chiquillo cuando aún no sacaba el primer álbum y después le perdí la pista. Cuando salió Shangri La lo encontré de nuevo y se ganó mi amor incondicional. Amo ese disco y es uno de los que más escucho. Ayer me hizo sentir como mamá orgullosa al ver cuanto ha crecido sobre el escenario.

  2. Vicente Tobar says:

    Gracias por valorar de verdad lo que fue el concierto y el gran talento que tiene este hombre. Buena nota, no como la de “La Tercera” que fue una mierda.