Gepe: Como un León De Tierra

Jueves, 25 de Octubre de 2012 | 1:20 pm | Comentarios (1)
Gepe: Como un León De Tierra

Animales sagrados para algunas tribus en África y sujetos astutos frecuentados en las fábulas, los camaleones pueden cambiar de color de acuerdo a las circunstancias. Y tan natural como la flexibilidad de los leones de tierra, aparece una nueva tonalidad en la discografía de Gepe, camuflando el pop que ha cultivado durante toda su carrera con la tradicional música andina.

Pasadas las diez de la noche, y con el Club Chocolate repleto, comenzaron a sonar las trompetas de “En La Naturaleza (4-3-2-1-0)”. El primer single de “GP” (2012), fue la obertura elegida para un espectáculo que vuelve a poner al san miguelino en lo más alto de la música nacional. Vistiendo una chaqueta y guantes que parecían emular los mejores tiempos de Michael Jackson, sus pasos de baile lo transformaban en el mejor exponente de reggaeton del país.

Apoyado por Pedro Piedra, Felicia Morales y Gonzalo Yáñez, entre otros músicos, los ritmos andinos que caracterizan este nuevo LP fueron graficados con cuatro bailarines que desparramaban una Diablada sobre el escenario. Instalado tras su batería, Gepe aprovechó de repasar parte de su catálogo con “Celosia”, haciendo recordar sus primeras composiciones ligadas al synth pop del disco “Hungría” (2007). A esa altura, una buena parte del público coreaba cada una de las canciones, incluso aquellas que fueron presentadas recién este martes.

Siguiendo con su nuevo material, presentó “Bacán Tu Casa”, tema que gana por su simpleza en el relato de la búsqueda de su lugar en el mundo junto a otra persona; “Platina”, que podría ser un homenaje a “Cuando Pase El Temblor” de Soda Stereo, con el ex vocalista de No Me Acuerdo impecable con el charango; y la primera incursión de Fakuta en el show (haciendo el papel de la mexicana Carla Morrison) con “Bailar Bien Bailar Mal”. Además, tituló “Fruta Y Té” como “su primera canción reggae”, mientras unos globos coloridos gigantes jugaban con las palmas del público botando por todo el club. Y concluyó esta revisión de la primera mitad de “GP” con “Campos Magnéticos”, una canción que habla de la nostalgia de los cambios, con un desenlace protagonizado por el violonchelo de Felicia que llega directo al alma y a la melancolía de los recuerdos.

“A La Vista” retrocedió el tiempo en cinco años, con una interpretación tan sincera que el público hasta parecía ser testigo de un quiebre amoroso. Y vendrían más sorpresas. En la mitad del show, Gepe invitó nuevamente a Fakuta a subirse al escenario para cantar dos cover de “unos grupos que en el ’91 hicieron discos importantes”. Y cuando entonaron “Ojalá Que Llueva” de Juan Luis Guerra, el público terminó de entregarse. Más aún, con la versión acústica de “Doble Opuesto” de La Ley, los asistentes recibieron un espectáculo irrepetible, con una cantidad inimaginable de matices nuevos en el trabajo de Riveros.

Continuó con “Un Día Ayer”, el segundo single de “Audiovisión” (2010). Pero el punto más alto de la noche llegó inmediatamente después, porque antes de que comenzaran a sonar los samples de “Por La Ventana”, Gepe ya estaba en medio de la pista del Club Chocolate con todos los reporteros gráficos alrededor y con el público que quiso cantar junto a él. La postal concluyó con los espectadores levantando al multi-instrumentista sobre sus manos y coreando “Alto, Sigo, Me Voy…”. La batalla entre el bien y el mal de la Diablada regresó junto a la presentación de “Con Un Solo Zapato No Se Puede Caminar”, terminando la primera parte de un show que demostró esa flexibilidad de Daniel, cual camaleón, que hace que cada nueva variación sea tan natural como la anterior.

Tras abandonar un momento el escenario, el cantautor volvió en soledad para cantar “Las Piedras”, y otros dos hits de “Audiovisión”: la intensamente suave “Ayelén” y la coreográfica “12 Minerales”. La presentación terminó de explotar con “Bomba Chaya”, otra de las canciones más nortinas de “GP”, donde el público no pudo negarle al cuerpo moverse, viendo a las bailarinas, diablos y músicos derramar las últimas energías, después de casi una hora y media de show.

Daniel volvería por última vez, acompañado de su guitarra, para tocar “Un Gran Vacío”, de la misma forma como finaliza su nuevo trabajo: sereno y simple, rememorando las primeras notas y versos de su carrera como solista.

Innovación y reinvención pueden ser parte de los conceptos más definitorios de la música de Gepe. Mimetizado a la perfección con su entorno, es capaz de pasar de los sintetizadores pop y los sonidos programados al homenaje más profundo a “La Nueva Canción Chilena”; y de mezclar, a punta de trompeta, flauta y charango, la música andina con la base clásica del reggaeton. Con una sencillez extraordinaria. Con una naturalidad animal. Tal como un camaleón. Como un león de tierra.

Por Bastián García

Fotos por Julio Ortúzar

Enlace corto:
(1)
  1. Nina says:

    Que excelente resumen de lo que fue y doy fe que se sintió así.
    Genial a quién escribió esto 🙂

Comentar

Responder