Extreme: Genuina gratitud

Domingo, 21 de Junio de 2015 | 1:12 pm | Comentarios (6)
Extreme: Genuina gratitud

Extreme llegaba por primera vez a Chile como parte de la celebración de los 25 años del álbum “Extreme II: Pornograffitti” (1990) y cargaba consigo la pesada mochila de ser mundialmente reconocidos por un solo gran éxito, “More Than Words”, un fenómeno que en la industria de la música se conoce como one-hit wonder, y que, lejos de ser considerado por los nativos de Boston como un elemento negativo, en el transcurso de su dilatada trayectoria han sabido catalizar positivamente, estableciendo sus presentaciones en vivo como un desafío para derribar este prejuicio y demostrar a su público que son una banda que se fundamenta en mucho más que una sola canción. El lugar escogido para el debut del cuarteto norteamericano es el escenario del Teatro Cariola, que poco a poco fue recibiendo a los cientos de nostálgicos fanáticos que esperaban la visita de esta icónica agrupación desde principios de la década del noventa.

Pasadas las 22:00 hrs. se apagan las luces en el teatro, y toda la ansiedad reprimida en las cientos de almas presentes se traduce en una sonora ovación que abraza a cada uno de los cuatro músicos que ingresan al escenario. “Decadence Dance” es el tema encargado de abrir los fuegos de una velada que promete ser memorable, y de inmediato se evidencia una tendencia a los sonidos muy potentes y rockeros, de la mano de la batería demoledora de Kevin Figueiredo y fulminantes secuencias de cuerdas de Nuno Bettencourt. La respuesta del público no se hace esperar y en cosa de segundos la conexión era total, apoyando con las palmas y cantando a todo pulmón, configurando una de las mejoras introducciones que haya pasado por nuestro territorio. Con “Li’l Jack Horny” la instrumentación siguió creciendo en intensidad, con el bajo de Pat Badger repartiendo certeras ráfagas resonantes y la cuidada voz de Gary Cherone sonando muy poderosa y decidida.

07 Extreme @Teatro Cariola 2015

La fiesta continúa con “When I’m President” y “Get The Funk Out”, y durante estos primeros pasajes no deja de llamar profundamente la atención la postura tan de rockstars de Extreme, mostrándose muy cómodos y desenvueltos en el escenario, con un control total de la situación y una puesta en escena que hasta bandas más renombradas envidiarían. Generalmente, cuando una agrupación se cree tanto el cuento, se pueden dar dos posibles situaciones: que estemos en presencia de unos charlatanes que nos tratan de vender el estereotipo de músico consagrado que tiene el mundo a sus pies, o que, por el contrario, efectivamente tengamos la dicha de enfrentarnos a una banda que conoce su valía, sabe perfectamente bien lo que tiene que hacer y que posee un exquisito repertorio que sustenta sus actos. Afortunadamente, parece ser este último el caso de los liderados por Gary Cherone.

Llega el momento que seguramente la mayoría de los asistentes llevan décadas esperando, Figueiredo y Badger abandonan el escenario, y Bettencourt se cuelga su guitarra acústica, mientras a su lado se ubica el frontman, dispuestos a dar vida al incombustible éxito “More Than Words”. De forma natural se da una de las postales más bellas que haya contemplado el Teatro Cariola, con cientos de voces cantando al unísono y una sensación de exquisita comunión que recorre cada rincón del recinto capitalino. Como es de costumbre y en un acto un tanto incomprensible, cientos de teléfonos celulares se alzan sobre el mar de gente – personas que prefieren capturar el momento en un video antes que vivirlo y sentirlo-, quizás demostrando el cruel reflejo de la sociedad en la que estamos inmersos.

26 Extreme @Teatro Cariola 2015

Money (In God We Trust)” y “It (‘s A Monster)” siguen fulminando con melodías rápidas y excelentes secuencias de cuerdas, que hacen saltar a los enfervorizados fanáticos. Existen elementos que al interior de una banda no se pueden simular, puesto que surgen de manera natural y espontánea, y uno de ellos es la buena comunicación entre sus partes, esa sinergia que hace que de manera conjunta funcionen mejor que individualmente, atributo que Extreme exhibe abiertamente, quedando en evidencia la buena relación que existe entre cada uno de los miembros de la agrupación. Con “When I First Kissed You” el ambiente se inunda de la pausada y delicada instrumentación que proporciona el teclado ejecutado de manera brillante por Nuno Bettencourt, acompañado por la cristalina voz de Cherone, que termina por configurar un episodio muy al estilo Frank Sinatra. El show se llena de matices de la mano de “Suzi (Wants Her All Day What?)” y “Flight Of The Wounded Bumblebee”, con la primera por la certera introducción de percusión que explota en intensidad con la incorporación del sonido del bajo y la guitarra, y la segunda por el exquisito despliegue de talento de Bettencourt al mando de las seis cuerdas, en una acotada sesión instrumental que se traduce en un solo incontenible.

Nuno se dirige al público para felicitarnos por el desempeño de Chile ante Bolivia en la Copa América, lo que lógicamente arranca un eufórico grito de los fanáticos más recalcitrantes, que recorre el recinto de San Diego a lo largo y ancho. “Song For Love” destaca por su melodía a medio tiempo, más pausada y contenida, recibiendo el acompañamiento de una entregada audiencia que canta y mueve los brazos de un lado al otro al compás de una coreografía invisible. El cierre a la primera parte de la presentación corre por cuenta de “Hole Hearted”, en donde Figueiredo traslada una porción de su percusión al centro del escenario, además de incorporar el sonido del pandero, y donde Bettencourt se vuelve a colgar la guitarra acústica, elementos que impregnan una textura country a la pieza, con pasajes muy lúdicos y acelerados que hacen subir las revoluciones de la velada y que, hacía el final, se transforma en el tema “Crazy Little Thing Called Love” de Queen. La banda abandona el escenario en medio de aplausos y gritos que de inmediato empiezan a exigir el retorno de los nativos de Boston.

06 Extreme @Teatro Cariola 2015

El poderoso estruendo de la guitarra de Bettencourt marca el retorno al escenario de Extreme, mientras el sonido de la batería da la bienvenida a la rápida “Play With Me”. Pat Badger se pasea con un casco con una cámara que registra la devoción del público chileno, que se rinde ante la propuesta del cuarteto. Gary Cherone hace una pausa para conversar con los fanáticos y recibir peticiones, que fluyen y se entremezclan en títulos inentendibles para el vocalista. En “Kid Ego” se nota una leve disminución de la energía y dinamismo, en donde las furiosas secuencias de cuerdas y el demoledor sonido de la batería no logran entusiasmar a un agotado público que ya empieza a sentir las casi dos horas de rock. El ritmo country vuelve a atacar de la mano de la acelerada “Take Us Alive”, inundando de buenas vibras el ambiente y donde Cherone se sube a los amplificadores simulando cabalgarlos, en una alocada imagen que quedará en la retina de los miles de fanáticos. Tras el turno de “Am I Ever Gonna Change”, Nuno vuelve a asumir el protagonismo junto a su guitarra acústica, para interpretar la entretenida “Midnight Express”, donde vuelve a exponer todo su virtuosismo.

La responsabilidad de cerrar la presentación recayó en los hombros de “Cupid’s Dead” que, al ritmo de la precisa introducción de batería, empezó a transitar por los últimos minutos de Extreme en su primera visita a nuestro país, poniendo el broche de oro a un show muy emotivo y personal, que destacó positivamente por la calidad musical de la banda y la constante cercanía con el público, lo que se hizo aun más evidente al terminar el show, en donde los músicos bajaron del escenario y se acercaron a los fanáticos, dándose el tiempo de recibir abrazos, fotos e infinitas muestras de cariño. En ocasiones, los artistas tratan de parecer cercanos con sus seguidores, pero al no sentirlo realmente estas muestras de afecto suelen verse artificiales y sobreactuadas, pero en el caso de Extreme no fue difícil captar la autenticidad con que agradecieron el respaldo de los asistentes y la satisfacción con que se despidieron de un público que esperó pacientemente su debut, y que esta noche vio en toda su magnitud a una banda que no dejó ninguna duda respecto a su validez y envergadura.

21 Extreme @Teatro Cariola 2015

Seamos justos, es cierto que esta noche no fuimos testigos de uno de los shows de rock más multitudinarios o majestuosos que haya pasado por nuestro territorio, y que probablemente tampoco aparecerá en los rankings de los más destacados de 2015, pero lo ofrecido hoy por Extreme está muy lejos de ser considerada una presentación de una banda que se fundamenta en un solo gran éxito, muy por el contrario, la propuesta de los oriundos de Massachusetts fue completa, perfectamente bien estructurada y con varios pasajes musicalmente notables, tanto desde el punto de vista interpretativo, como de la calidad sonora de la pieza. Fueron casi dos horas y media de un repertorio sólido, cargado a los sonidos potentes del hard rock, con secuencias desbordantes de energía y una exquisita conexión con un público que se entregó a la música de Extreme desde el primer minuto, y cuya entrega fue retribuida con la genuina gratitud de una banda que no ocultó su emoción.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Setlist

  1. Decadence Dance
  2. Li’l Jack Horny
  3. When I’m President
  4. Get The Funk Out
  5. More Than Words
  6. Money (In God We Trust)
  7. It (‘s A Monster)
  8. Pornograffitti
  9. When I First Kissed You
  10. Suzi (Wants Her All Day What?)
  11. Flight Of The Wounded Bumblebee
  12. He-Man Woman Hater
  13. Song For Love
  14. Hole Hearted
  15. Play With Me
  16. Rest In Peace
  17. Kid Ego
  18. Take Us Alive
  19. Am I Ever Gonna Change
  20. Midnight Express
  21. Cupid’s Dead

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Luis Marchant

Enlace corto:
(6)
  1. gaston says:

    Muy malo el review, frio, básico y estereotipado. Sobre todo aquellas palabras finales indignas de cualquier fanático del buen rock, quien sabe que el rock es un deleite de paladares exclusivos, y para quien conceptos como el de “multitudinario” no es más que un adjetivo barato para gente común o mercantilistas interesados en sacar cifras finales de tickets vendidos. En fin, por ningún motivo se condice con la increíble y espectacular experiencia vivida anoche, sobre todo en lo emotivo que fue el final del show. Increíble extreme, realmente espectacular, tanto en calidad técnica, sensibilidad musical, y en calidad humana. Definitivamente uno de los mejores espectáculos que he visto.- Gustavo mejor prepárate para comentar el review de Rihana.-

    • Rolando V says:

      En el review le tiran puras flores al show y tu comentas como si lo hubieran destrozado. Creo que, además de leer pésimo, lo único estereotipado acá es este comentario que dejaste, intentado plantear que solo las personas inteligentes escuchan rock y que tu percepción, a pesar de ser casi igual a la del periodista, es mejor que la de cualquiera. Y eso de Rihanna, ufff, la guinda de una pésima torta.
      No seas tan hueón amigo, lee, luego lee de nuevo, y luego trata de comprender lo que leíste, y ahí recién emite tu opinión

      En cuanto al concierto, no tenía plata y no gané el concurso aquí, así que me quedé con las ganas

  2. Sofia says:

    Excelente resumen del show de anoche, me hizo recordar todo lo vivido. Respecto a lo comentado por el amigo Gastón parece que le falta un poco de comprensión de lectura, porque todo lo que indica en su comentario yo lo lei en el resumen.

  3. Alberto says:

    Estoy de acuerdo con Gaston, en cuanto a que es bastante malo el review. En primer lugar por la carencia de verdaderos comentarios de quien fue la figura del show, Nuno Bettencourt, respecto de quien solamente hay un par de referencias muy superficiales, las cuales parecen reflejar que quien comenta no conoce realmente mucho de la banda ni de técnicas de guitarra. Este año he visto a Mr. Big, Ringo Starr, Kiss, Judas Priest y Motorhead, Marty Friedman, Les Lillies, todos los artistas de Lollapalooza (entre ellos Robert Plant, Jack White, KOL, etc.) y definitivamente el concierto de Extreme (banda de la que no soy un gran fan) me sorprendió y quedó definitivamente dentro de los mejores, quizás sólo igualado a Judas y Robert Plant. La baja calidad del review se aprecia nitidamente, ya que basta con ver que no existe ninguna alusión a Rest in Peace. Un buen review no puede ser solamente describir lo que hacen los músicos en el escenario, porque eso no basta, eso lo hace cualquiera. Extreme sonó increíble, Nuno demostró una técnica única en el mundo, que quienes saben de guitarra se habrán dado cuenta que pocas veces alguien tan virtuoso tiene además tanto feeling tocando, me recordó a los mejores tiempos de Jake E. Lee. Nuno pasaba de complejas figuras, muy hard rockeras y a una velocidad impresionante a hacer un tremolo sin palanca, algo que como muchos saben no es común ni menos sencillo. Debo decir que en mi caso registre completa more than words en mi cel, sin dejar de mirar con mis propios ojos en todo momento el escenario, ya que en el Cariola eso es posible y si bien esa canción tan trillada no es de mis favoritas, quería un recuerdo donde se reflejara la comunión que se produjo en ese momento, algo que no muchas veces ocurre, por lo que me alegro infinitamente de contar con ese registro y de haber vivido ese momento, aunque comprendo que no lo entienda alguien que va al concierto por invitación y que quizás no le interesa guardar un pequeño recuerdo, ya que todo el tiempo le regalan entradas a un nuevo recital de bandas. El sonido es otra cosa que remarcar, si bien todos salimos con trauma acústico por lo fuerte que estaban los parlantes, la banda y especialmente el bajo y la batería fueron un complemento preciso en el momento en que Nuno hacía sus solos. Finalmente, la verdad es que no le tenía mucha fe a Cherone, no lo consideró un gran vocalista ni nada por el estilo, pero a diferencia de varios de los conciertos a los que he ido este año, puedo decir que su desempeño fue notable, nada que decir. Todos los que fuimos, principalmente para ver a Nuno, que se sabe es uno de los mejores guitarristas del mundo, salimos alucinados con un show que más allá de pirotecnia o voladores de luces, tuvo calidad, entrega y pasión.

  4. Raul says:

    Creo que nunca en mi vida había visto un guitarrista tan bueno, cuando todos comentaban que es uno de los mejores, pensaba que era una exageración pero ver a Nuno en vivo es como ver jugar a Pelé, y creo que me quedo corto.

  5. Viajé ese día desde Caldera para verlos y fue el concierto numero 40 al que he asistido desde que tenía 20 años (Metallica el ´93) y la verdad fue un tremendo concierto, lo disfruté desde la segunda y primera fila y grabé varias canciones desde la mitad en adelante que subí a youtube para quienes no pudieron ir pero igual disfruté el show enteramente. Al final ayudé a Nuno y Gary a subirse a la reja para saludar a sus fans y algo se puede apreciar al final del video de “Cupid´s Dead” (que está en youtube), quedé 2 días con trauma acústico pero valió la pena ver a la banda.

Comentar

Responder