El Otro Yo: Energía en una noche de otoño

Sábado, 13 de Junio de 2015 | 1:17 pm | No hay comentarios
El Otro Yo: Energía en una noche de otoño

Algo pasa con la recepción de las bandas argentinas por el público chileno que tiene más de devoción llena de energía, que de simple gusto por el trabajo y obra de una agrupación. Se pudo ver esto hace un par de semanas en el show de La Renga, y pudimos advertir esta energía irrefrenable la noche del viernes 12 de junio en el Teatro Cariola, cuando El Otro Yo volvió a Chile, esta vez con la excelente excusa de celebrar los quince años desde la salida de “Abrecaminos” (1999), su tercer álbum de estudio, y el que les abrió las puertas del reconocimiento de par en par en su país, Chile, y Latinoamérica, convirtiendo al grupo de Temperley en uno de los referentes del rock alternativo cuando todavía los sellos eran demasiado poderosos, y el trabajo independiente hacía lo que podía, como se podía.

01 El Otro Yo @ Teatro Cariola 2015

Pero los tiempos son otros, y lo de la fría noche de otoño era una cita con historias múltiples, de canciones incómodas, rockeras y que se transformaron en el lugar de pertenencia para muchos que no tenían esas sensaciones en sus vidas, porque El Otro Yo no es una banda que simplemente arme fiestas vacías, sino que intenta presentar una voz para quienes no la tienen, y eso queda patente en “Abrecaminos”. Pero antes de que EOY saliera a escena, tocó escuchar y ver a quienes abrieron el show, Peor Es Nada y GUFI, dos bandas que forman parte de escenas alternativas diferentes a la de los trasandinos, pero que también lograron entregarle a su público esa sensación de pertenencia, PEN por el lado más emo y GUFI por el lado de ser referentes de un punk pop que en Chile no existía. Ambas bandas se presentaron ante un público respetuoso que, sin embargo, llegó tarde, lo que atrasó los horarios generales dispuestos de antemano, e hizo que EOY saliera casi 45 minutos después de lo anunciado.

Pero claro, en vez de quedarse en camarines, Cristián Aldana rompía la barrera entre público y artista pasando más de una hora sacándose fotos y entregando los discos (incluidos con la entrada) de su banda, ante los fans que no podían creer eso al entrar al recinto de calle San Diego. Así, para muchos la espera fue llevadera y Aldana se empapaba del espíritu de sus fanáticos, los que luego explotarían en la hora y 25 minutos que duró el show. Todo partió con sólo material de “Abrecaminos”, iniciando con “Arriba” y “10.000.000”, haciendo que el piso del Cariola temblara ante tantos saltos y tanta energía por parte de un público que también coreaba todo. La algarabía llegó a tope cuando María Fernanda Aldana cantaba “Filadelfia”, parte de esos temas muy queridos y que la banda rara vez tiene chance de tocar. El sonido del Cariola está cada vez mejor, y eso permitía distinguir con claridad las programaciones y sonidos que le daban profundidad y carácter a las rabiosas guitarras de Cristián y la elegancia del bajo de María Fernanda, también demostrando que no es necesario que los decibeles estén reventando tímpanos para distinguir la potencia de la propuesta y del rock.

15 El Otro Yo @ Teatro Cariola 2015

Tras “Aún” vino el primer momento explosivo de la noche con “La Ola”, donde ya se podían advertir, además de los saltos y gritos, también varias poleras o polerones o chalecos siendo revoleados, y nosotros ya veíamos que alguien prendía una bengala o algo así, haciendo del ambiente algo que pocas veces se ve. Es que cuando ves a un tipo como Cristián Aldana moverse por el escenario como lo hace, esa electricidad es la que probablemente te lleve a ponerle plena atención, algo que hizo que se vieran muchas menos pantallas encendidas por parte del público, con casi nadie viendo el show a través de su touchscreen y sin preocuparse de hacer vida social. Un show como los de antaño que disfrutaba casi la cancha repleta del Cariola, y que luego disfrutaba de “Melodías Vibradoras”, “Arruncha” y “Microcosmos”, casi sin pausas, salvo las que usaba Cristián para presentar canciones o agradecer al público por el aguante, y luego tocar temas como “El Destino” o “Mañana De Otoño”, para luego dar paso a “Violet” y esos alaridos fuertes de María Fernanda en un francés imperfecto, pero lleno de intención.

Ella Se Fue” cerró la docena de temas de “Abrecaminos” tocados de forma ininterrumpida, dejando un par de tracks para más adelante, pero tras casi la mitad del show quedaba claro por qué ese disco fue importante para la banda y su audiencia, y es que claramente presentaba un espacio para gente que no lo tenía, para sentimientos de extrañeza y de ira no tan rencorosa, que necesitaban verbalizarse a través de los hermanos Aldana quienes, con maestría, lograron ser depositarios de esas voces y de esas inquietudes, para luego pasar a materiales más rotundos como “Colmena” (2002) y cantarle a las “Calles”, o luego llegar a la “5ta Dimensión” (2012) y “Saltar”, sin perder esa forma basal de apelar a quién es su audiencia, a veces en el limbo, y otras en la catarsis como en “Me Harté”. Luego vendrían “Morir Con Vos”, “Virus” y la efervescencia total que genera “Inmaduro”, y desde ahí no parar con el clímax del show con “La Música”, finalizando el main set con la otra que faltaba de “Abrecaminos”, el mega éxito “No Me Importa Morir”.

09 El Otro Yo @ Teatro Cariola 2015

El público pedía más y más, aunque con menos urgencia de lo que se hubiera esperado, aunque igualmente la banda salió a recibir el aplauso y luego dar paso a canciones de sus inicios más adolescentes, como con la rapidísima “La Tetona”, pegada de “69”, y luego del “himno de El Otro Yo”, como lo presentó Cristián, “EOY”. Una pequeña pausa dio paso a la vitoreada “Corta El Pasto”, y tras los agradecimientos extendidos de Cristián, El Otro Yo terminó su show de 25 canciones y una hora 25 minutos de duración con “Alegría”, cerrando un espectáculo que no se mueve por la perfección o la pulcritud de lo que hace el cuarteto en escena, sino que por agallas, por tincadas, por cosas indefinidas más allá de lo que se siente, y eso fluyó entre la gente y la banda, quizás compartiendo ese microcosmos donde “el mundo no está hecho para mí” como cita “La Ola”, y claro, tal vez sea así, pero en la música de EOY, tanto público como artistas, logran encontrar su sitio, al menos por 85 minutos que, para muchos, probablemente hayan estado llenos de pura vida y alegría, con el aguante intacto y la adolescencia siempre en pie.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Setlist

  1. Arriba
  2. 10.000.000
  3. Filadelfia
  4. Aún
  5. La Ola
  6. Melodías Vibradoras
  7. Arruncha
  8. Microcosmos
  9. El Destino
  10. Mañana De Otoño
  11. Violet
  12. Ella Se Fue
  13. Calles
  14. Saltar
  15. Me Harté
  16. Morir Con Vos
  17. Virus
  18. Inmaduro
  19. La Música
  20. No Me Importa Morir
  21. La Tetona
  22. 69
  23. EOY
  24. Corta El Pasto
  25. Alegría

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Luis Marchant

Enlace corto:

Comentar

Responder