Cómo Asesinar A Felipes + Amigos: Excelencia en constante expansión

Sábado, 8 de Julio de 2017 | 2:43 am | No hay comentarios
Cómo Asesinar A Felipes + Amigos: Excelencia en constante expansión

CAF es una banda mutante, una que no teme a cambiar, ya sea en su formación o en los objetivos que sus canciones trazan. Esto tiene manifestaciones más evidentes en sus shows en vivo, espacio donde también aquellas canciones van cambiando y no hay vez igual una de otra. Es una entidad en medio de cambios constantes, lo que se exacerba en ocasiones como el gran show que Cómo Asesinar A Felipes ofreció con motivo de sus diez años de existencia, donde tuvieron casi una decena de invitados y un marco de público que llenó la cancha del teatro de calle San Diego, en una fresca noche capitalina de julio.

CAF es una banda mutante, y lo es tanto, que este año decidieron editar “Perros Viejos, Nuevos Collares”, una grabación con versiones actuales de sus antiguas composiciones, aprovechando la llegada de Cristián Gallardo a los vientos, en quizás el cambio más grande en la fisonomía de los Felipes, reemplazando en gran medida los sintetizadores que se habían hecho marca registrada, por los orgánicos y terrenales vientos. Saxo y flauta traversa que se sumaban a esta masa indefinida e indefinible de sonidos únicos.

CAF es una banda inclasificable, porque de tanto mutar ni siquiera sus más claras referencias quedan a la vista. Si en un momento el jazz y el hip hop eran los cimientos de la banda, ahora se puede sumar el rock, el r&b, el avantgarde y mucho más. Por ello, el show que partió casi a las 21:00 hrs. fue una forma perfecta de mostrar la paleta de colores cada vez más compleja del quinteto.

CAF tiene un pie en su pasado y otro en su presente para dibujar un futuro claro. La agrupación firmó completamente con Koolarrow Records, el sello de Billy Gould, quien era la gran estrella que tocó con Cómo Asesinar A Felipes, luciéndose en “Opción”, canción donde también se mandó unas excelentes líneas Epicentro, rapero que también acompañó a Foex para abrir la noche. Pero el primero en aparecer fue Jorge Campos (Congreso, Fulano), quien antes de tocar “Intro” y “Ya Llegó” con Koala Contreras y el resto, se despachó el solo de la noche, con su bajo de seis cuerdas y una pedalera de loops; antes de eso un breve e impactante cover de “Luchín” de Víctor Jara, dejando en claro que no era cualquier noche, sino que una donde CAF miraría a todo el espectro posible para seguir expandiendo sus dominios.

CAF probablemente encontró su fórmula ideal en “V”, EP del que tocaron cuatro de sus cinco tracks, siendo en “II” uno de los momentos más intrigantes, cuando Carlos Cabezas –quien toca en Electrodomésticos con el bajista Sebastián Rojas– se subió a cantar un coro adaptado de esta composición, y donde se vio que el inclasificable Cabezas también se sentía a gusto en medio de una banda de puros talentos, tal como en “Caen”, donde el intérprete se tomó el micrófono y exhibió por el proscenio unos movimientos que no acostumbra en los Electro, compitiéndole en soltura al siempre dominante Koala, así como también al sonriente y siempre enérgico Metraca, que ahora tiene más peso en su batería.

CAF, eso sí, necesita tener teclados de cierta forma. Su sonido aún es definido por este elemento, y por eso es excelente que pudieran contar con su último tecladista como apoyo, Gabo Paillao, al igual que el carismático Camilo Salinas (Inti Illimani, Pettinellis), que en su Hammond realmente se lució, con histrionismo y un sentido del espectáculo que lo liga con lo teatral, eso que tan bien puede complementarse con un frontman que está en todas partes a la vez como es Koala. Esta energía también la exhibió un exultante Nano Stern que, lejos del micrófono y la voz, apareció con su violín para lucirse en una muestra de que hasta el instrumento más clásico puede formar vorágines y tormentas en vasos de agua que pueden taparnos sonoramente.

CAF tiene hitos en su discografía, y por ello es que tracks como “Operación CAF”, “Síguela” o “Así Como Que No Quiere La Cosa” se aparecen como si fueran parte de la casa, y pese a todos los cambios, y con la inclusión de Raimundo Santander (La Orquesta del Viento) y su cálida guitarra acústica, igualmente tienen ese filo poderoso y peligroso, el mismo que tuvo la guitarra eléctrica de Pablo Ilabaca (Chancho en Piedra, Jaco Sánchez, 31 Minutos) en “III” y “V”, porque cada invitado podía extender la forma en la que siempre vimos las canciones de Cómo Asesinar A Felipes.

CAF tiene diez años, y que una banda tan vanguardista y de docto sonido pueda llegar a la década en un país y una industria como la chilena, es muy potente. Lo mejor de todo es que la creatividad y la sensación de que aún faltan caras por conocer de la banda no terminan. DJ Spacio lo pone en samplers: este es el sonido de Cómo Asesinar a Felipes, y más para bien que para mal, esta definición seguirá siendo lo más claro para referirse a uno de los mejores proyectos chilenos existentes en la actualidad y en esta celebración con amigos, de forma potente, este sitial continúa seguro y fuerte en una operación que sigue dando réditos.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Pedro Mora

Setlist

  1. I
  2. Operación CAF
  3. La Puerta No Se Abre Sola
  4. Síguela
  5. Intro
  6. Ya Llegó
  7. II
  8. III
  9. Caen
  10. Así Como Que No Quiere La Cosa
  11. Pájaros En Contra
  12. Ya Perdimos La Paciencia
  13. Opción
  14. Alto
  15. V
  16. En Busca De Un Nuevo Sueño
  17. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder