Especial Maquinaria 2012: En Vivo

Cavalera Conspiracy: Batalla entre el polvo

Lunes, 12 de Noviembre de 2012 | 10:00 pm | Comentarios (3)
Cavalera Conspiracy: Batalla entre el polvo

Con un considerable retraso en el escenario Pepsi, los hermanos Cavalera tuvieron que apurar su conspiración, aquella que pudimos presenciar por primera vez el año 2010 para la primera versión de Maquinaria Festival en Chile. El cariño que se le tiene a Max e Igor Cavalera en nuestro país, puede ser uno de los más fervientes entre los metaleros chilenos, principalmente por el legado que dejaron con Sepultura, banda que si bien sigue en el ruedo, no ha logrado re-encantar a los fanáticos que se rindieron ante la potencia tribal de los brasileños en la década de los noventa, y por lo visto en el show de la tarde del sábado, la nostalgia no sólo es de los fanáticos.

El sol golpea implacable desde el fondo; está comenzado el atardecer y en el escenario Pepsi, se congregan miles de metaleros que sólo pueden distinguir la silueta de Max Cavalera, quien viste una polera de la selección chilena de fútbol y muestra una larga cabellera roja. Al fondo, Igor Cavalera se alista en la batería, mientras que en cada extremo del escenario se ubica Marc Rizzo, en la guitarra y el recién llegado Tony Campos, bajista de Soulfly, en reemplazo de Johny Chow, quien emigró a Stone Sour. Un enérgico saludo al público por parte de Max y comienza “Warlord” tema que abre la segunda placa de la banda “Blunt Force Trauma” (2011). La locura se desata al instante, y aunque el sonido es incapaz de depurar los ricos matices que Cavalera Conspiracy muestra en sus discos, el ambiente es tan eufórico y aguerrido, que sólo queda rendirse ante la breve, pero potentísima presentación de los Cavalera.

El thrash puro de “Torture” provoca el obligado primer mosh pit de la jornada, y el torbellino de tierra se levanta sobre las cabelleras de los fanáticos, quienes comienzan a improvisar capuchas con pañuelos y poleras, o simplemente a abrir la boca y tragarse la tierra que no dejaría de ensuciar el ambiente hasta el último acorde de “Roots Bloody Roots”. “Inflikted”, canción que marca la apertura del disco debut del grupo, goza de una mayor popularidad entre los presentes y además de ser “mosheada”, es cantada con furia por cada una de las gargantas en el lugar.

El primer cover de Sepultura llegaba con “Refuse/Resist”, y la respuesta del público no puede ser más contundente creando un circle pit de proporciones épicas. Max entrega un caluroso aplauso a sus devotos y anuncia la llegada del sencillo “Sanctuary”, otra de las grandes canciones de la banda, que volvió a encausar a los hermanos Cavalera por los senderos del metal más puro y agresivo. Las asperezas fueron limadas y Max presenta orgulloso a su hermano Igor en la batería, quien comienza a marcar la bailable base de “Terrorize”, la cual calma un poco los ánimos, encendiendo las palmas y la danza antes de incitar al violento pogo. “Territory”, otro clásico de Sepultura, era recibida con los puños en alto y el grito de guerra que desata su estribillo.

Max dejaba su guitarra a un lado y animaba al público para invitarlos a cantar junto a él la canción que ha servido de sencillo para su último disco, “Killing Inside”, la que en vivo pierde un poco del sonido industrial que lleva impregnada en el álbum, pero es efectiva sobre el escenario, y luego secundada por “Blunt Force Trauma”, reviviendo el mosh al centro de la multitud. Un momento familiar se vivió cuando los hijos de Max, Richie e Igor Jr., hicieron ingreso al escenario para contribuir en las voces de “Black Ark”. Richie es el encargado de emitir los poderosos guturales, mientras que su pequeño hermano los agresivos versos, mostrando una seguridad y peso en escena que hace justicia a sus raíces.

El escenario vuelve a quedar para la banda y el material más recordado de Sepultura. Como un split llegan “Arise / Dead Embryonic Cells”, seguidas de “Attitude”, y el público está rendido ante la nostalgia y el poder de los Cavalera, más aún los mismos músicos parecen disfrutar a concho el re-visitar estas canciones. El final no podía ser de otra manera que con “Roots Bloody Roots”, la canción más solicitada de Sepultura y que obliga al público a quemar los últimos cartuchos ante semejante conspiración, a quienes se les nota demasiado, su añoranza por el pasado.

Con dos grandiosos discos bajo el brazo, este redactor hubiese preferido escuchar más del trabajo de Cavalera Conspiracy que los clásicos de Sepultura. También ocurrió en Soulfly este año, cuando casi la mitad del set estuvo compuesto por el material de la ex banda de los Cavalera. No está mal revisar el pasado, pero el presente de los músicos es bastante prolífico y lo suficientemente solvente como para realizar un show basado completamente en ello. Quizás sean las ansias por realizar una reunión o simple nostalgia, lo cierto es que en esta segunda visita de Cavalera Conspiracy, presente y pasado desataron una batalla campal que se liberó bajo una nube de polvo y los intensos rayos del sol.

Setlist

  1. Warlord
  2. Torture
  3. Inflikted
  4. Refuse/Resist (cover de Sepultura)
  5. Sanctuary
  6. Terrorize
  7. Territory (cover de Sepultura)
  8. Killing Inside
  9. Blunt Force Trauma
  10. Black Ark
  11. Arise / Dead Embryonic Cells (cover de Sepultura)
  12. Attitude (cover de Sepultura)
  13. Roots Bloody Roots (cover Sepultura)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Julio Ortúzar

Comentarios (3)
  1. alex supertramp says:

    Buen setlist, el sonido decepcionante para una banda a su altura. En el anterior Maquinaria sonaron muchisimo mejor.

  2. Tomás Conejeros says:

    Tremendo concierto!!
    La familia cavalera no muere!!!
    gente de todas las edades, coreando cada canción, excelente presentación, innolvidable!!!

    Lleve una bandera de soulfly, ver a max sonreir al ver toda la gente demostrando su apoyo a la banda, fue lo maximo!

    saludos Humo nigger!

  3. sg says:

    Los vi en el anterior maqauinaria y fueron una aplanadora, esta vez queria repetir el plato con stone sour sabiendo que cavalera es una banda que se ve bien seguido en chile, y valio la pena el sacrificio, y si era por verlos el dia viernes en la tarde me los encontre justo cuando estaba vitrineando en el crown plaza, estaban bajando de la van asi que pude sacarme una foto y saludar al gran max y conversar unos minutos de la vida e con mark rizzo y darles animo para el show del sabado, muy humildes y normales como otro músico mas, un 7 la gente de cavalera!

Comentar

Responder