Bring Me The Horizon: Apostando al futuro

Miércoles, 2 de Marzo de 2016 | 3:30 pm | No hay comentarios
Bring Me The Horizon: Apostando al futuro

Los ingleses han sido muy inteligentes en sus últimos años de carrera. Con el disco “Sempiternal” (2013), dieron un gran salto al mainstream, abandonando por completo el deathcore y deshaciéndose de un guitarrista para incluir a Jordan Fish en los teclados y segundas voces. Fish, aparte de apoyar a la banda en su transición hacia un sonido más pop, también se ha convertido en una pieza clave en las voces, tapando todas las carencias de Oliver Sykes, frontman que en los últimos años ha sufrido un notorio desgaste en su voz, y anoche pudimos ser testigos directos de esto, presenciando una performance que derrochaba energía en cada corte, pero muy poco de canto. Bring Me The Horizon supo configurar todas sus piezas de tal manera, que los defectos fueron minimizados y las virtudes potenciadas al máximo, y habiendo completado su transición hacía el metal alternativo con su quinto larga duración, “That’s The Spirit” (2015), el quinteto está apostando derechamente al futuro, cultivando un estilo que, de ser pulido a la perfección, de seguro pronto los encumbrará como uno de los grandes nombre de la escena mundial.

13 Bring Me the Horizon @ Teatro Caupolican 2016

Es por eso que esta segunda visita a nuestro país se hacía mucho más interesante que su debut el año 2011. En esa oportunidad el conjunto mostró lo mejor de su catálogo más agresivo, el que ha sido prácticamente borrado de esta nueva gira para dar énfasis al material de sus dos últimas producciones. Y la jugada les ha salido maestra, porque si en su primera incursión en escenarios nacionales no lograron congregar a más de 500 fanáticos, en su retorno al recinto de San Diego fueron a lo menos tres mil los que dijeron presente, casi todos fanáticos que conocieron al grupo por sus trabajos más recientes, algo que quedó patente en el karaoke masivo que se desató durante la hora y veinte de espectáculo presentado por los británicos.

06 Bring Me the Horizon @ Teatro Caupolican 2016

Porque si existe otro elemento clave en el éxito de Bring Me The Horizon, es su ferviente y entusiasta sequito de seguidores. Muchos de ellos se apostaron desde las siete de la mañana en las puertas del Teatro Caupolicán para llegar a la reja y no soltarse de ella hasta la última nota de “Drown”. Y vaya que se agradece que todavía existan fanáticos así de apasionados. Anoche fue un gusto ver cómo cada canción era recibida como un himno, y que las ganas de pasarlo bien incluso hayan servido de apoyo para el show de Chances, banda chilena que desempeño muy bien su papel de telonera, mostrando seguridad y presencia escénica, sumada a una potente propuesta que convenció a los miles de jóvenes metaleros que incluso terminaron pidiendo un bis para los nacionales. Que sigan adelante y con la misma garra que mostraron en el escenario, porque bandas como Chances son las que hacen falta en la escena del rock y el metal chileno.

07 Bring Me the Horizon @ Teatro Caupolican 2016

A eso de las 21:00 hrs. las luces se apagaron y la intro nos avisaba que  “Doomed”, corte que abre “That’s The Spirit”, se nos venía encima. Pero si de por sí la canción no es precisamente un mazazo para dar inicio a la contienda, un volumen bajo y una mezcla de sonido pobre poco ayudó durante los primeros minutos de concierto. Lo bueno es que el público apañó con todo, y de pronto las gargantas sonaban más alto que la propia banda. La adrenalina estaba a tope y todos esperábamos el momento para explotar, y este se concretó con “Happy Song” y “Go To Hell, For Heaven’s Sake”, abriéndose un circulo en la parte trasera de la cancha, donde los más motivados se dieron un festín de combos y patadas. La fiesta ya estaba completamente armada, y con un sonido que mejoró bastante, seguimos saltando con “The House Of Wolves”.

Por otro lado, la puesta en escena de la banda, con una pantalla LED y una parrilla de luces que atacaba directamente al público, hizo de los músicos unas verdaderas siluetas sobre el escenario, efecto visual que funcionó a la perfección, siendo una muestra más que los de Sheffield hace rato están pensando en formas de trascender. Rescatada del pasado, “Chelsea Smile”, desató el caos en momentos en donde los adornos visuales pasaron desapercibidos, ya que todo el mundo estaba preocupado de no recibir un golpe. Para saltar y cantar llegó el hit “Throne” y la monumental “Shadow Moses”, que marcó uno de los grandes hitos del concierto. La brutalidad ya era demasiada y necesitábamos bajar las revoluciones, pero sin perder un ápice de energía. De eso se encargaron “Sleepwalking”, “True Friends” y la polémica “Follow You” –esa canción que hizo sonar al quinteto como una especie de Maroon 5 para quinceañeros–, que fue la revelación de la noche, al ser cantada por todo el teatro. Al final del día, todos tenemos un lado sensible.

BRING ME THE HORIZON CHILE 2016 GF

Antes de partir al bis, “Can You Feel My Heart” y “Antivist” reactivaron el mosh, y durante la interpretación de este último tema este redactor se sintió un poco estafado: no es posible que un vocalista no sea capaz de cantar si quiera una estrofa entera sin dejar la mitad al público, o simplemente pasarla por alto. Todos sabemos que Sykes es la imagen de la banda, y muchas de sus fanáticas  –que son bastantes– llegaron a conocer al grupo por la pinta del tipo y prácticamente van a verlo a él. Ocurre algo parecido con Jared Leto en 30 Seconds To Mars y Ville Valo en HIM (este último incluso era la carátula de los primeros álbumes de su banda). No existe ningún problema con eso, es una herramienta de marketing que se ha venido usando desde hace décadas, pero una cosa es tener la imagen y la capacidad de poder llevar un show, y la otra es ser simplemente una cara bonita y nada más. Anoche Sykes desafinó, le faltó el aire e incluso se mantuvo en silencio durante gran parte de las canciones, como ocurrió en “Antivist”, que prácticamente fue una pista instrumental sobre la que cantaba el público. Y aquí no existen excusas de edad, ni de que lo que canta es muy exigente, porque tenemos a cientos de vocalistas que hacen lo mismo y lo hacen bien, un ejemplo de aquello fue Denis Stoff con Asking Alexandria hace unos meses acá en Chile. Si Bring Me The Horizon quiere seguir por unas cuantas décadas más, y transformarse en una banda seria y respetable, debería tomarse muy en serio el tema de Oliver Sykes, porque a pesar de la buena facha y el carisma escénico, anoche su desempeño como cantante dejó mucho que desear.

14 Bring Me the Horizon @ Teatro Caupolican 2016

El final llegó con “Blessed With A Curse” y “Drown”, cerrando un show que dejó a todos conformes, aunque desde varios lugares del teatro se escuchó la petición por “Pray For Plagues”. Lamentablemente para esos fanáticos, la banda ya va por otros rumbos. Bring Me The Horizon tiene todo para llegar a la cúspide, y lo más probable es que lo logren en su próximo LP. Si siguen moviendo sus piezas tan bien como lo han hecho hasta ahora, y si logran arreglar el problema con la voz de Sykes, lo más probable es que lleguen a convertirse en la gran banda que están buscando ser. Por el bien del metal, esperamos que así sea.

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Doomed
  2. Happy Song
  3. Go To Hell, For Heaven’s Sake
  4. The House Of Wolves
  5. Chelsea Smile
  6. Throne
  7. Shadow Moses
  8. Sleepwalking
  9. True Friends
  10. Follow You
  11. Can You Feel My Heart
  12. Antivist
  13. Blessed With A Curse
  14. Drown

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Enlace corto:

Comentar

Responder