Bosnian Rainbows: Un arcoíris en la oscuridad

Domingo, 10 de Noviembre de 2013 | 8:49 pm | Comentarios (4)
Bosnian Rainbows: Un arcoíris en la oscuridad

El proyecto de rock experimental liderado por Omar Rodríguez-López, ex At the Drive-In y ex The Mars Volta, y principal gancho para esperarlos hasta las una de la madrugada, era el número que más se alejaba de la tónica del festival. La excusa para hacerse parte del certamen hispanoamericano estaba en la nacionalidad del puertorriqueño, y de su vocalista, la bellísima Teri Gender Bender, quien se hizo famosa en el underground mexicano gracias a su banda Le Butcherettes. Bosnian Rainbows se formó el año pasado en Texas, reuniendo a los músicos ya mencionados y sumando a Deantoni Parks y Nicci Kasper, para terminar de conformar el combo experimental que se debate entre el rock sicodélico y el electro pop, y que lanzó su primer LP homónimo este año.

BOSNIAN RAINBOWS FRONTERA 2013 01

Podríamos decir que tener a Bosnian Rainbows en nuestro país en sus primeros años de existencia era todo un lujito. Lástima que los problemas en la organización del festival empañaron todo lo bueno que pudo haber sido un espectáculo que vio reducida su duración y fue presenciado por poco más de cuarenta personas. Aun así, el color del arcoíris deslumbró con fuerza esplendorosa, en un show que, al igual que el de Alain Johannes, destacó por su capacidad de envolver y encantar a punta de sonidos espaciales.

BOSNIAN RAINBOWS FRONTERA 2013 02

“Eli”, tema que abre la placa de los norteamericanos, se instaló como el primer acto performático de la noche. Rodríguez-López, Parks y Kasper, eran la escenografía sonora que ponía música para la actuación de Bender. Si queremos buscar un símil a la performance de Bender, tenemos que remontarnos a los años en que un enérgico Maynard James Keenan se entregaba totalmente a la música durante la gira del disco “Ænima” (1996), transmutándose en un ser casi etéreo que, más que un vocalista de una banda, parecía estar manejado por los instrumentos, y su voz una consecuencia de su catarsis. Bender salió a escena cubierta por una capucha, contorneándose y moviéndose como una musa enloquecida, encantando con un carisma hipnotizante y dotando de vida a las oscuras atmósferas que construía el trío de instrumentos.

BOSNIAN RAINBOWS FRONTERA 2013 03

“Worthless” iba por caminos más melódicos, incluso pop si se quiere, conservando la atmósfera espacial en todo momento, la cual se mantuvo incluso entre las pausas, quizás para aprovechar el poco tiempo del que disponían, haciendo parecer todo el concierto como la interpretación de un corte larguísimo. Así llegaba “Dig Right In Me” y “The Eye Fell In Love”, este último uno de los momentos más logrados de la presentación, pudiendo equilibrar en la balanza la experimentación con la melodía radial. También hubo espacio para un punteo de guitarra de Rodríguez-López, el cual desato la ovación de los fanáticos del ex The Mars Volta. En “I Cry For You” la frontwoman se dejaba llevar sin tapujos por su personaje, incluso dejándose caer al piso, para luego levantarse a base de contorsiones varias, como si se tratase de un verdadero ritual de rock.

BOSNIAN RAINBOWS FRONTERA 2013 04

Hacia lugares más dispersos nos llevaba “Morning Sickness”, que estuvo unida a “Torn Maps”, una de las más rockeras de su catálogo. Arrastrándose por el piso, la vocalista lo dio todo en su interpretación de “Turtle Neck”, sencillo de “Bosnian Rainbows”, para abruptamente terminar el show con “Always On The Run”, casi en sincronía con el fin del concierto de Los Fabulosos Cadillacs, notándose demasiado el corte en un set al que todavía le quedaba por presentar “Mother, Father, Set Us Free”.

BOSNIAN RAINBOWS FRONTERA 2013 05

Bosnian Rainbows fue la banda que cerró el Frontera, con un show que se desprendió de la tónica, y por 45 minutos pudo borrar las manchas que dejaron los problemas de producción, a los que este redactor desearía dirigirse con mayor detención, tomando en cuenta la falta de respeto que significaron tanto para público como para los artistas involucrados, pero la verdad es que no van al caso, y más vale recordar los colores que iluminaron el cielo capitalino la noche del sábado en un engatusador arcoíris de sonidos experimentales.

Setlist

  1. Eli
  2. Worthless
  3. Dig Right In Me
  4. The Eye Fell In Love
  5. I Cry For You
  6. Morning Sickness
  7. Torn Maps
  8. Turtle Neck
  9. Always On The Run

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

Enlace corto:
(4)
  1. Qué lujo gritar The pain is worthless!!!

  2. cva says:

    incrible el fiato de esta banda, fue para los precisos.

  3. Haneke says:

    Antes que todo, gracias por el review, porque a esa hora ya no quedaban ni periodistas, y pocos fotógrafos. Éramos muy pocos es cierto, pero no por eso los con menos pasión o conocimiento de la música. La banda superó con creces lo que se escuchaba en su disco e incluso lo que se veía en sus conciertos en youtube. Una potencia abrumadora con una mujer al frente con una capacidad teatral espectacular, que roza lo demencial e esquizofrenico, a parte de su atractivo físico que estaba a simple vista. La dupla nacida de Dark Angels, es un lujo tenerlos acá, un profesionalismo a toda prueba, sumado a originalidad y mucha experiencia. Nicci Kasper aportó mucha potencia y psicodelia a la actuación. En el caso de Deantoni Parks quedó claro que es un tremendo baterista, como muchos de los que han tocado con Omar Rodriguez-Lopez (el genio de Zach Hill entre ellos), con una precisión casi clínica en su instrumento. El setlist siguió en idéntico orden que el del disco, un álbum que para mí está entre lo mejor del año 2013, sobre todo por hacer con la música del pasado, el post-punk sobre todo (y en menor medida, el new wave, e incluso el no wave), algo nuevo e innovador, porque hay que decir que su sonido es originalísimo, enmarcado en aquello que desde hace un tiempo Omar Rodriguez-Lopez buscaba y catalogaba como “música del futuro”, y creo que lo logra ya que su disco es sin duda un avance en ese estilo musical. Hay que ver que dice en definitiva la historia. E incluso este disco debería ser idolatrada por esa naciente nación “indie”, pero no tiene esa onda propia de aquella camada (con moda incluida), pero si mucho de la raíz de esa rama del rock: principalmente el punk. De Omar Rodriguez-Lopez solo se puede decir nuevamente que estamos frente a un genio, que hace y deshace, pero siempre con genialidad y virtuosismo. Era lo que esperaba y más.

  4. Este show valió quedarse las 14 horas que duró el festival. Sin duda uno de los top 5 que he visto.

    Lo único que no logro entender de esta banda es ¿por qué chucha Omar se esconde detrás de un teclado que no ocupa nunca?

    Los que estábamos al lado derecho de él nunca vimos los tremendos solos de guitarra que se mandó. Y estaba demasiado hipnotizado por Teri como para pensar en cambiarme de lugar.

Comentar

Responder