Behemoth: Maldad Express

Jueves, 18 de Octubre de 2012 | 1:22 am | Comentarios (3)
Behemoth: Maldad Express

La tercera visita a nuestro país de la banda polaca Behemoth, será recordada como una cita breve, pero muy concisa, con un show de poco más de una hora y veinte minutos, que dejó con gusto a poco a gran parte de la fanaticada que llegó al Club Cadillac.

Los exponentes del metal más extremo del norte de Europa, vienen recorriendo Sudamérica con un set de canciones acotado, el mismo que utilizaron para la gira europea y que se podría denominar como un “set express”, el cual podría funcionar perfectamente en el contexto de un festival, pero se hace corto cuando se trata del único gran número de la noche. En fin, Behemoth manteniéndose en un receso discográfico debido a la recuperación de Nergal, luego de que fuera trasplantado de médula mientras padecía leucemia, regresaba a Chile para presentar “Evangelion” (2009), que a pesar de haber sido lanzado hace tres años, sus canciones no habían tenido la oportunidad de ser presentadas en nuestro país, por lo que el cuarteto estaba listo para reencontrarse con la fanaticada chilena, y de paso, recordarnos que siguen con vida.

“Ov Fire And The Void”, tema de su más reciente placa, abría la noche de Behemoth. El local de avenida Blanco Ecalada está lleno y las almas paganas se dejan llevar por la contundente oscuridad de los cuatro demonios posados sobre el escenario. Sin descanso llega “Demigod”, canción del disco del mismo nombre, recibida con el fervor de los clásicos.

Nergal da la bienvenida, y se nota cierta prisa en su discurso, demasiado pauteado y cronometrado para dar la partida a “Moonspell Rites”, el primer repaso al catálogo de antaño, con el corte extraído del EP “And The Forests Dream Eternally” (1993). El sonido no es perfecto, y a ratos se siente como una gran masa de ruido que apenas deja apreciar las secciones melódicas, pero el ambiente está perfecto y hasta un par de improvisadas antorchas reciben a la potente “Conquer All”.

El escenario se va a negro y comienza a sonar una introducción de fondo, Nergal sale al frente y exclama “Christians To The Lions” y el caos se desata comandado por las estruendosas percusiones de Inferno, quien es difícil de apreciar detrás de todos los bombos y platillos, pero es el que más fuerte se escuchó durante el concierto.

“The Seed Ov I” y “Alas, Lord Is Upon Me”, traían de vuelta el material más reciente de la agrupación, siendo mejor recibida la segunda por su calidad de sencillo reconocible para la mayoría del público presente. El concierto se pasaba volando y el primer encore llegó con la interpretación de “Decade Of Therion”, desatando el karaoke gutural en el Club Cadillac.

De fondo la guitarreada intro de “At The Left Hand Ov God”, corte perteneciente al disco “The Apostasy” (2007), ponía alerta a los fanáticos para cuando llegó el momento de continuar la contienda con la interpretación del tema, seguida de otro momento cúlmine con “Slaves Shall Serve”. En un acto de dichosa profanación, el demoníaco guitarrista conocido por el nombre de Seth, salía al escenario levantando una bandera chilena, la cual comenzó a llenar de sangre que expulsaba de su boca, en una forma muy original de llevar a cabo el tradicional gesto protocolar. Pasada la sanguinolenta catarsis, llegaba “Chant For Eschaton2000”.

Nergal tomaba el rol de un hereje mesías coronándose con lo que parecía ser una corona de espinas, para dar el vamos a “23 (The Youth Manifesto)”, que a decir verdad, si no hubiese sido por la performance de Nergal, hubiese pasado colada. El final del corto recital llegó con “Lucifer”, canción de larga duración perteneciente al último disco de Behemoth, donde volvió a destacar Nergal, quien ahora asumía el rol de un demonio antiguo utilizando una terrorífica máscara que cubría todo su rostro. La oscuridad de “Lucifer” engatusa al Club Cadillac, que queda descolocado cuando, en completa discreción, los polacos salen del escenario y las luces se prenden terminando abruptamente con un recital que debía contar, por lo menos, con cinco canciones más.

Quedamos con gusto a poco y con la sensación de que la presentación no alcanzó a llegar a su punto de ebullición. Ojalá que Behemoth vuelva para entregarnos más de su oscuridad demoníaca con un show que haga justicia a su trayectoria. Por ahora, nos quedamos con esta versión compacta de la maldad; una maldad express.

Setlist

  1. Ov Fire and the Void
  2. Demigod
  3. Moonspell Rites
  4. Conquer All
  5. Christians to the Lions
  6. The Seed ov I
  7. Alas, Lord Is Upon Me
  8. Decade of Therion
  9. At the Left Hand ov God
  10. Slaves Shall Serve
  11. Chant for Eschaton 2000
  12. 23 (The Youth Manifesto)
  13. Lucifer

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Julio Ortúzar

Enlace corto:
(3)
  1. Rob García says:

    Demigod es del disco que lleva el mismo nombre, no del Evangelion como pusiste en tu nota

  2. jota says:

    Muy buena critica, estuve en el concierto y concuerdo al 100%, excelente humo negro por estar al tanto de conciertos como estos que muchas veces pasan como shows under, pero bien solo esperar a la próxima visita de nergal y sus secuaces en estas tierras.

  3. RNX says:

    tengo una gran duda, como se llama el tema que pusieron despues de terminar con lucifer, cuando ya behemoth habia salido completo, nose si el tema es de la banda o si es de otra banda pero quisiera saber si alguien conoce el nombre del tema o banda, es algo medio trankilo…

Comentar

Responder