Wilco – “Schmilco”

Martes, 27 de Septiembre de 2016 | 10:03 am | No hay comentarios
Wilco – “Schmilco”

Artista:

Wilco

Álbum:

Schmilco

Año:

2016

Sello:

dBpm

Probablemente no existe nada peor que las expectativas a la hora de apreciar la música de una banda y Wilco cabe perfectamente en esa problemática, pese a salir relativamente airosos de todas las catalogaciones que les han hecho durante su existencia. “Rock para papás indie”, “country alternativo” o, la peor de todas, “los Radiohead americanos”, lo que está muy alejado de la realidad, aunque hay que concederle cierta razón a ese mote teniendo en cuenta que el viraje sonoro de “Yankee Hotel Foxtrot” (2001) fue considerable respecto a sus trabajos anteriores igual que los de Oxford: un disco que los llenó de elogios y que punteó los rankings de la prensa especializada ese año. Quince años después, la décima entrega en largo de los dirigidos por Jeff Tweedy ve la luz, y su nombre es “Schmilco”, un homenaje a “Nilsson Schmilsson” (1971), el álbum más exitoso del cantautor estadounidense Harry Nilsson.

wilco-01La portada del álbum corre por cuenta del ilustrador e historietista catalán Joan Cornellà, conocido cultor del humor negro y absurdo, augurando un álbum vibrante, considerando también que las canciones de “Schmilco” provienen de las mismas sesiones de “Star Wars”, publicado nada más el año pasado, un álbum aventurero, disonante y experimental que apareció de sorpresa para descarga gratuita por el sello propio de Wilco. El problema viene justamente aquí, en la expectativa: “Schmilco” está lejos de lo que uno podría esperar; parece muchas veces un lado B de “Star Wars”, donde dejaron lo más acústico y folkie de las sesiones, a la usanza del proyecto de Tweedy que lleva su apellido y en el que reclutó a su hijo Spencer, canciones sumamente íntimas y de bajo vuelo. Pese a todo, las canciones están dotadas de una gran riqueza melódica que, aunque parezcan mustias y languidecientes, navegan por aguas calmas con soltura. Para muestra el primer par de tracks, “Normal American Kids” y el primer single del álbum, “If I Ever Was A Child”.

Como otros niños símbolo del indie estadounidense, tales como Modest Mouse, Wilco ha experimentado un lento pero constante declive en originalidad, lo que les juega en contra a la hora de capturar nuevos adeptos. Este último disco probablemente no le va a dejar nada nuevo ni a los fans ni a los potenciales nuevos fans, sin embargo, tiene sus cartas bajo la manga, como “Common Sense” o “Locator”, herederas de la disonancia de su predecesor, especialmente esta última, casi revisitando la escena no wave neoyorkina de los años ochenta, con guitarras claustrofóbicas y letras iterativas.

wilco-02“Nope” asoma como resumen general del disco, la más alt-country, la más disfrutable, pero definitivamente lejos de ser lo mejor del catálogo de los chicaguenses. “Happiness” y “Quarters” sumergen en el sopor a un disco que de a poco iba levantando vuelo con “Someone To Lose” y, sin embargo, al resignarse el oyente, resulta bastante agradable de escuchar. Situación que se profundiza en “Shrug And Destroy”, una canción derechamente desechable, pero al mismo tiempo curiosamente muy easy listening, mismo caso que “We Aren’t The World (Safety Girl)” y “Just Say Goodbye”, canción que le da fin al álbum.

Nuevamente hay que decirlo: “Schmilco” es un disco confuso, que divaga entre el bajísimo vuelo en términos de energía y su incontrarrestable encanto melódico. Sin ser uno de los mejores álbumes de su catálogo (definitivamente no) gana en enganche, aunque hay que tenerle mucha, pero muchísima paciencia, y a veces en esto de la música y con el tremendo currículum que los precede, es definitivamente un punto en contra. Nuevamente caemos en el flagelo de las expectativas. Quedamos a la espera de que el último track del álbum no sea premonitorio y de verdad Wilco tenga algo adicional que decir antes de despedirse, porque este, si llegara a ser su último disco, sería un final agridulce.

Por Danny Arce

Enlace corto:

Comentar

Responder