Venom – From The Very Depths

Viernes, 6 de Febrero de 2015 | 12:04 pm | No hay comentarios
Venom – From The Very Depths

Artista:

Venom

Álbum:

From The Very Depths

Año:

2015

Sello:

Spinefarm

Cuando una banda consagrada edita un nuevo álbum, pone de manifiesto uno de los principales problemas y objeto de discusión entre músicos y fans: la tensión entre mantenerse igual y no transar, o bien buscar esa evolución artística que es tan esquiva y que necesariamente implica cambio. Ambos caminos tienen sus riesgos, puesto que la eterna repetición llega a cansar los oídos, hace caer al artista en el olvido y lo deja en la lista de los prescindibles. Por otra parte, la búsqueda constante de nuevos elementos puede afectar el núcleo de su música, impidiendo la formación de un sonido perdurable. Pero el caso de Venom es distinto: con apenas tres álbumes en sus primeros tres años de existencia, no sólo logró crear un sonido propio, sino que además influyó en bandas como Metallica o Slayer, hecho que por sí solo nos habla de su trascendencia. En consecuencia, llegó a convertirse en una banda indispensable en cualquier catálogo de metal y en una fuente de inspiración activa para aquellos de sonidos más temerarios.

VENOM 01A pesar de los anterior, es válido preguntar si el ascendiente de la banda no se vio alterado por la accidentalidad de sus otros trabajos, los que, si bien es cierto que no carecen de calidad, no alcanzaron los estertores de los tres primeros, subsumiéndola en un viaje que muchas veces se volvió árido y con algunos pasos en falso, como “Calm Before The Storm” (1987). En ese sentido, “The Fallen Angels” (2011) logró enrielarlos a un sonido más conectado a sus raíces. Y justamente, en esa senda sigue “From The Very Depths”, que busca consolidar el absoluto reconocimiento de Venom como banda ícono. En ese contexto, es dable señalar que en este álbum se encuentran todos aquellos elementos que distinguen a la banda: la blasfemia de sus letras, la simpleza y crudeza de sus riffs y esa actitud punk, todo lo cual da forma a la idea detrás del disco: esto es Venom y se hará música extrema, sin complicaciones, aunque con algunos matices más modernos que no siempre funcionan, poniendo de relieve la resistencia natural que se produce entre lo tradicional y lo innovador.

Y así, el primer tema reúne todos los componentes habituales de la banda: comienza de forma furiosa para dar paso a un solo de guitarra ejecutado en forma correcta, mientras un riff al estilo más clásico suena imponente. Cronos por su parte, demuestra que, si bien no posee ningún registro vocal técnicamente envidiable, sabe que lo suyo es aquella garganta afectada, ideal para transmitir la idea de adoración satánica. Lo mismo sucede en la tenebrosa “Evil Law”, uno de los puntos altos, en donde la atmósfera que crea el vocalista nos hace pensar que canta desde profundidades lejanas. Análogos en contenido, aunque con riffs más frescos y efectivos, son los temas “Mephistopheles” y “Stigmata Satanas”. Otro hito es la canción “Smoke”, la cual incorpora apropiadamente ritmos más pausados al sonido de Venom.

VENOM 02En otro orden de ideas, existen composiciones en que predomina aquel rock pesado que los acerca a bandas como Motörhead. Es el caso de “Long Haired Punks” o “The Death Of Rock ‘N’ Roll”, en donde –a pesar que no existen puntos bajos- tampoco añaden algo novedoso a su inventario musical. De hecho, el riff principal de “Long Haired Punks” recuerda mucho a la icónica “Witching Hour”, posiblemente un pequeño guiño del grupo, que no alcanza para convertirse en autoplagio. Ya avanzado en el trayecto que propone el disco, existen algunos temas que, si bien pasan el test de calidad, no tributan de la forma que se esperaría. Por ejemplo, en “Grinding Teeth”, Cronos suena similar a Chuck Billy, aspecto innecesario si se consideran los recursos a los cuales pueden echar mano. De todas formas, es necesario remarcar que estos temas son de buena factura, sólo con reparos respecto a innovaciones menores que no terminan de encajar.

En esta, su decimocuarta placa, Venom sabe combinar acertadamente –aunque de manera conservadora- el núcleo de su música con algunos tintes más actuales, estableciendo que se puede innovar sin dejar de entregar la acostumbrada ferocidad que les ha permitido ser considerados como agrupación ilustre. La fórmula, en todo caso, no es pacífica, pues existen pequeños yerros en la ejecución, los que no empañan el resultado final: un disco sólido, no al nivel de los primeros, pero sí por sobre la media de lo que existe hoy en día. En este aspecto, “From The Very Depths” debiese consolidar aún más a Venom en el sitial de los grandes –en donde se encuentra desde hace más de treinta años-, junto con granjearles un público nuevo que pueda reconocer en ellos las raíces más profundas del metal.

Por Pablo Cañón

Enlace corto:

Comentar

Responder