Travis – Where You Stand

Martes, 20 de Agosto de 2013 | 11:57 am | No hay comentarios
Travis – Where You Stand

Artista:

Travis

Álbum:

Where You Stand

Año:

2013

Sello:

Red Telephone Box

Las dos anteriores producciones de los escoceses de Travis vieron la luz con un poco más de un año de diferencia, y por lo mismo resulta al menos llamativo que tuviese que pasar media década para conocer nuevo material de los oriundos de Glasgow, el que llega al mercado bajo el nombre de “Where You Stand”. Esta placa constituye el séptimo álbum de estudio del cuarteto y fue grabado en múltiples locaciones, entre las que se cuentan Londres, Noruega, Nueva York y principalmente en los estudios Hansa de Berlín, donde también engendraron el exitoso disco “The Man Who” (1999). El trabajo fue registrado con la supervisión del destacado productor Michael Ilbert, quien ostenta el haber colaborado con artistas de la talla de The Cardigans y The Hives. El álbum fue editado por el sello independiente Red Telephone Box, propiedad de la banda, quienes además presentaron un mini documental de 12 minutos de duración con los detalles del proceso de creación y grabación del disco.

TRAVIS 01El corte encargado de abrir el álbum es “Mother”, una canción que comienza con unas leves pinceladas de electrónica para posteriormente fundirse con el sonido acústico de la guitarra y la característica voz de Fran Healy, estructurando una melodía a medio tiempo que no termina por convencer. En “Moving”, el segundo single que se desprende de la placa, el sencillo riff de la batería de Neil Primrose es quien marca la velocidad del tema, destacando por su dinamismo y energía, además de la pegajosa base rítmica. Con “Reminder” ya se empieza a evidenciar una tendencia a los elementos más relajados, con una cristalina y simple ejecución de cuerdas inyectando hermosas secuencias plagadas de sensibilidad. “Where You Stand”, primer sencillo que además le da su nombre al álbum, se mantiene en la línea de las melodías más lentas, con el sonido del piano cobrando protagonismo y la bien lograda instrumentación que proponen Andy Dunlop y Dougie Payne. “Warning Sign” enciende las primeras alarmas de monotonía, no aportando con nuevos matices o texturas, y cayendo presa de una propuesta que empieza a exigir cambios de ritmo.

“Another Guy” fue el primer adelanto que se tuvo del disco, en un formato de pre-single que se dio a conocer hace cinco meses, y donde ya se proyectaba una nueva versión de Travis con melodías más contenidas, dándole énfasis al sonido de las cuerdas y la voz de Healy. Con “A Different Room” se incrementa levemente la intensidad, con un mayor protagonismo de la guitarra de Dunlop y la incorporación de elementos electrónicos. Una canción que busca escaparse del molde del álbum y que obtiene buenos dividendos del desmarque de sus predecesoras. Una dubitativa “New Shoes” se afirma a medida que transcurre, pero vuelve a pecar en su falta de vitalidad, teniendo los mejores pasajes en las precisas secuencias de la guitarra eléctrica donde, sin embargo, brillan por su ausencia los estribillos pegajosos y las melodías trascendentes. El dinámico arranque de “On My Hall” se fundamenta en una participación más intensa de Primrose, golpeando con fuerza la batería y una instrumentación que ofrece ráfagas de energía y vitalidad, estructurando uno de los mejores cortes del TRAVIS 02disco. El sonido del piano en “Boxes” es un indicador inequívoco del retorno al sendero de los sonidos sensibles que, a pesar de su belleza, pareciesen no tener lo necesario para impresionar. El cierre del recorrido corre por cuenta de “The Big Screen”, en donde la voz de Healy comparte créditos con las delicadas secuencias del piano, amalgamándose en una pieza que mantiene la tónica de todo el proyecto, melodías sensibles y delicadas, pero carentes de sorpresa y matices.

El gran problema de tomarse tanto tiempo para ofrecer nuevo material es que se generan demasiadas expectativas entre los fanáticos y, lamentablemente con este nuevo álbum, Travis se queda extremadamente corto en sus intenciones de innovar y sorprender. No sería para nada descabellado afirmar que ninguno de los once cortes que componen “Where You Stand” se acercan a los grandes éxitos de los nativos de Escocia, pudiendo situar un peldaño más arriba del resto a temas como “Moving”, “A Different Room” y “On My Wall”, pero que de todas maneras no son suficientes para salvar una espera de cinco años. No se puede negar la intacta capacidad vocal de Fran Healy, con una textura plagada de melancolía, ni tampoco la bien lograda instrumentación en base a la nitidez de las cuerdas y el sonido del piano, pero con más de dos décadas de trayectoria y seis álbumes bajo el brazo, se esperaba mucho más.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder