Tomahawk – Oddfellows

Miércoles, 23 de Enero de 2013 | 10:15 am | Comentarios (3)
Tomahawk – Oddfellows

Artista:

Tomahawk

Álbum:

Oddfellows

Año:

2013

Sello:

Ipecac Recordings

Cuando hablamos de Tomahawk, no sería errado aseverar que con cada nueva entrega nos ofrece una forma totalmente renovada de percibir el rock alternativo, y después de una larga espera de casi seis años, desde el lanzamiento de “Anonymous” (2007), por fin podremos degustar su cuarto álbum de estudio, el que lleva por título “Oddfellows” y que está compuesto por 13 canciones. Una de las grandes novedades de esta placa es la presencia del bajista Trevor Dunn (Mr. Bungle y Fantômas), en reemplazo de Kevin Rutmanis, quien ha comentado que nunca fue informado de su desvinculación de la banda, y que desconoce las razones que habrían gatillado su alejamiento.

TOMAHAWK 01Este trabajo fue grabado en Nashville, en los estudios Easy Eye Sound Studio, propiedad de Dan Auerbach, vocalista de The Black Keys. La producción de la placa estuvo a cargo de la propia banda y del reconocido ingeniero y productor Collin Dupuis, y será distribuido bajo la etiqueta Ipecac Recordings, sello discográfico independiente fundado en 1999 por Mike Patton.

La canción encargada de abrir el disco es “Oddfellows”, un corte que no destaca por su dinámica, sino más bien por una melodía oscura con ciertos matices fúnebres y donde el bajo de Dunn aparece en toda su magnitud. “Stone Letter” es el primer single que se desprende de la placa, una pista llena de energía y potencia, que saca excelentes dividendos de un sonido fresco y renovado. Las revoluciones bajan con el comienzo cansino de “I.O.U.”, donde el protagonismo recae en la destreza vocal de Patton, y que muta hacía un ritmo más potente, pero sin una propuesta claramente definida. Llega el turno de “White Hats/Black Hats”, uno de los mejores temas del álbum, rebosante de intensidad y que crece con cada una de las secuencias de guitarra que propone Duane Denison. Los sonidos más delicados vuelven a hacerse presente en “A Thousand Eyes” y “Rise Up Dirty Waters”, en este último inyectando algunos cambios de velocidad que lo transportan hacía la vereda más experimental. “The Quiet Few” incrementa la energía de la mano de una bien lograda instrumentación, pero que a larga no termina por convencer.

TOMAHAWK 02Una exquisita secuencia de cuerdas marca el inicio de “I Can Almost See Them”, para dar paso al característico registro de Patton, estructurando una de las piezas más llamativas del álbum. “South Paw”, el tema más extenso de la placa, ofrece mucha potencia y dinamismo, de la mano de la batería de John Stanier que no para de golpear, y una precisa mixtura de efectos y samples. “Choke Neck” presenta una melodía conocida, que hasta pareciese caer en lo repetitivo y que no aporta en nada al desarrollo del disco. El trabajo continúa con “Waratorium”, corte que fue presentado en noviembre del año pasado como parte del Record Store Day, en formato vinilo de 7 pulgadas. Un tema que se mueve al ritmo de un riff a medio tiempo y que ofrece sus mejores pasajes en complicidad con el bajo y la potencia vocal que inyecta Patton como ráfagas inagotables. Tomahawk vuelve a cambiar la propuesta con “Baby Let’s Play____”, una sombría balada que se desarrolla sobre sonidos oscuros y profundos. El cierre llega por cuenta de “Typhoon”, una canción rápida y lúdica, que termina el viaje con las revoluciones en lo más alto.

“Oddfellows” es un ejemplo claro que el generarse demasiadas expectativas puede conspirar en contra de la percepción de la calidad de un álbum, ya que a pesar de tener méritos suficientes para ser considerado como uno de los buenos trabajos de Tomahawk, queda la incómoda sensación que existen ciertos ripios que no permiten que el disco fluya naturalmente. Uno de los puntos altos de esta nueva entrega, lo aporta la incorporación de Trevor Dunn, que desde el primer track convierte en protagonista el sonido del bajo. Quizás lo más positivo del retorno de los oriundos de california es que demuestra que se mantienen vigentes, y con la clara consigna de seguir experimentando en su sonido.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:
(3)
  1. Alvaro Galdames says:

    “reemplazo de Kevin Rutmanis, quien ha comentado que nunca fue informado de su desvinculación de la banda, y que desconoce las razones que habrían gatillado su alejamiento”.

    ¿De dónde sacaron eso?

Comentar

Responder