Thurston Moore – “Rock N Roll Consciousness”

Lunes, 12 de Junio de 2017 | 1:54 am | No hay comentarios
Thurston Moore – “Rock N Roll Consciousness”

Artista:

Thurston Moore

Álbum:

Rock N Roll Consciousness

Año:

2017

Sello:

Caroline International

Luego del optimista y luminoso “The Best Day” (2014), Thurston Moore volvió a reclutar al guitarrista James Sedwards, la bajista Debbie Googe de My Bloody Valentine, y su eterno compañero, además de ex baterista de Sonic Youth, Steve Shelley, para concretar su regreso discográfico. “Rock N Roll Consciousness” se presenta como una obra de sólo cinco composiciones, que desarrollan en el estudio la constante forma de tocar que esta alineación ha forjado en vivo, precisando extensos pasajes de guitarras, riffs furiosos, y electrizantes duelos de guitarra entre Moore y Sedwards.

Es importante acotar la tardanza que tuvo esta placa, siendo anunciada desde que la banda se encontraba en la promoción de “The Best Day” (entregando adelantos en vivo, inclusive), lo que generó mayores expectativas hacía el trabajo de Moore, quien, a pesar de haber tenido algunos trabajos en solitario desde hace un par de décadas, encontró la segunda vida una vez que finalizó la historia de Sonic Youth. Con una duración que supera la barrera de los diez minutos, “Exalted” comienza a ablandar el terreno de manera muy pasiva e introspectiva, con el implacable Shelley marcando la pauta sobre las estridentes guitarras de Moore y Sedwards. Es cierto que el sonido es muy similar a Sonic Youth, pero no es de extrañar cuando nos damos cuenta que todo lo que suene ruidoso y estructurado nos recordará a los legendarios pioneros del indie. Es quizás por esto que el ruido logre sonar tan natural: cuando se es el precursor de un estilo, es muy difícil que este no sea incorporado a modo de sello en cada composición a futuro.

En ese sentido, “Cusp” trae a ese Thurston más melancólico y cabizbajo, quien expresa su pesar mediante las líricas, y su rabia mediante los volátiles riffs que se asoman de vez en cuando dentro de la canción. Así, sin más, “Turn On” ratifica lo mismo: la esencia de Sonic Youth se mantiene presente, siendo tal vez la canción que más recuerde derechamente a la banda, con muchos sube y baja, el ritmo de la batería, además de un hipnotizante sonido de la guitarra. Deb Googe igualmente hace lo suyo, con un bajo agresivo y galopante, tal como si fuera un rabioso pitbull en modo de ataque, sonando decidido, furioso y acelerado.

El espacio para las guitarras más calmas y atmosféricas llega en “Smoke Of Dreams”, donde la banda saca a relucir toda su creatividad, en una canción que en ciertos pasajes recuerda al sonido de Moore en “Trees Outside The Academy” (2007). Finalmente, “Aphrodite” genera la misma estructura de composición que el músico inició en “Psychic Hearts” (1995), llegando a concluir el álbum como una cúspide en el sentido de la forma en que el músico ha desarrollado sus discos, los que se extienden cada vez más en los parámetros de la libre creatividad.

Es difícil lograr definir un trabajo que a ratos se siente muy convencional, sin mostrar mayores novedades ni nuevos sonidos. Lo que consigue Thurston en “Rock N Roll Consciousness” va más allá, siendo una evolución natural en el fiato que esta formación logró luego de las constantes giras de promoción en torno al trabajo anterior. Este es un álbum que se encierra dentro de un concepto, con sonidos y formas que generan una cohesión entre sí. Atrás quedaron los discos en que Thurston sólo entregaba un conjunto de muy buenas canciones; la evolución sonora que comenzó a mostrar en “The Best Day” avanzó un paso más en este LP. El recuerdo de Sonic Youth siempre estará presente por su abrupto y lamentable final, que lo mantiene como un cadáver que aún no se ha enfriado, pese a eso, lo mejor que se puede hacer es poner atención a lo que están haciendo sus integrantes, ya que todos han sacado muy buenos trabajos luego de su separación. En el caso de Moore, lo tenemos aún con mucho que decir, por lo que no es de extrañar que se vendrán nuevos álbumes en la misma senda, despachando toda la creatividad retenida en su conciencia, lo que genera un sinfín de reflexivas y profundas melodías.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder