The Vaselines – V For Vaselines

Lunes, 3 de Noviembre de 2014 | 12:34 pm | No hay comentarios
The Vaselines – V For Vaselines

Artista:

The Vaselines

Álbum:

V For Vaselines

Año:

2014

Sello:

Rosary Music

Muchos artistas, sin querer (o con querer, quién podría saberlo), cuando están en ascenso, se llevan consigo sus influencias y gustos, y las masifican. Fue el caso de Nirvana y su explosión a principio de los noventa, donde todos querían saber qué escuchaba ese geniecillo llamado Kurt Cobain. Entre todas esas cosas estaban los escoceses The Vaselines, “sus compositores favoritos del mundo entero”, según el mismo Cobain. Para esa fecha, Eugene Kelly y Frances McKee, quienes funcionan como base y cara visible durante todos estos años, habían editado dos EP y un LP, y luego se separaron, aunque regresaron brevemente para abrir un show de Nirvana en Edimburgo. La masiva difusión que tuvo la música de The Vaselines, sirviéndose sin querer de la enorme maquinaria detrás THE VASELINES 01de los de Aberdeen, los tuvo en la palestra durante todos estos años, hasta que regresaron al ruedo discográfico en 2010 con “Sex With An X” y ahora, cuatro años después, vuelven con “V For Vaselines”.

En estricto rigor, nada ha cambiado después de 25 años; pese a haber abandonado las pretensiones lo-fi estilo Beat Happening, sigue la vibra surfera y las inclinaciones jangle pop, y “High Tide Low Tide” es prueba irrefutable de ello, con un gancho irresistible que le acompaña, mientras que “The Lonely L.P.” y “Crazy Lady” reúnen todos los requisitos que un single de indie americano noventero solía tener, con todo el desfase que aquello implique. “Inky Lies” es un canción a mid-tempo que, aunque no termina de convencer en su originalidad, gana puntos en su modo cadencioso de presentar el rock & roll.

Las baladas se hacen presentes en las preciosas armonías vocales de McKee y Kelly, que aderezan “Single Spies”, con ese jugueteo de guitarra, sabiamente puesto en el lugar preciso, como el alma pop de The Vaselines. Con “One Lost Year” los escoceses logran retransmitir su sonido varias décadas después sin alterar su esencia, un cometido muchas veces difícil de lograr. Nuevamente la vibra playera de costanera se hace presente en “Earth Is Speeding”, mientras que la por ratos anodina “False Heaven” se siente como relleno.

THE VASELINES 02McKee y Kelly están rozando los cincuenta años y en sus canciones ya no hay insinuaciones sexualmente explícitas (o no tanto), no hay esa urgencia adolescente que tenían en sus comienzos en términos de líricas e incluso en términos de duración (ninguna canción en este disco baja de los dos minutos y medio, por poco que parezca), hoy en día están preocupados de reversionarse, aunque no necesariamente reinventarse, no lo necesitan en lo absoluto, el sonido sigue siendo el mismo aunque más redondo, y en esa idea “Number One Crush” funciona perfecto como ejemplo. Al final de este camino está “Last Half Hour”, en la que se prueba que,  no importando el estilo, cualquier canción que ponga una caja al final del acorde va a sonar siempre a “Just Like Honey” de The Jesus And Mary Chain, hayan querido lograr ese efecto o no.

Cualquiera sea el ángulo que se le mire, “V For Vaselines” es un esfuerzo plausible por demostrar que luego de más de dos décadas siguen vigentes y frescos sin sonar decadentes ni trasnochados, sino que revitalizados siguiendo un camino propio. Es más, “V For Vaselines” podría haber sido un hit en los noventa, en el pleno auge del rock independiente comercial, sin embargo, no deja de sonar trascendente hoy en el siglo XXI.

Por Danny Arce

Enlace corto:

Comentar

Responder