The Vaccines – English Graffiti

Lunes, 21 de Septiembre de 2015 | 10:42 am | Comentarios (1)
The Vaccines – English Graffiti

Artista:

The Vaccines

Álbum:

English Graffiti

Año:

2015

Sello:

Columbia

El escenario no siempre es fácil para las bandas a las que le cuelgan algún rótulo del tipo “la nueva esperanza del rock británico de guitarras”. En el caso de The Vaccines, la excelente acogida de su álbum debut, “What Did You Expect From The Vaccines?” (2011), terminó por ocasionarles problemas cuando “Come Of Age” (2012), su segundo larga duración, no logró estar a la altura de lo que se esperaba de ellos, dando lugar a un sinnúmero de críticas que pusieron en tela de juicio la originalidad y calidad compositiva de la banda. Pasado el mal trago, en enero de este año The Vaccines declaraba tener la intención de volver al estudio, con el propósito de crear un disco que lograra sonar fantástico en la actualidad, pero que en diez años fuera tildado de terrible. Bajo esta premisa, y con Dave Fridmann en las perillas (The Flaming Lips; MGMT), los que esperaban una vuelta de los londinenses a su sonido del primer álbum, debieron haber notado que las cosas no apuntaban en ese sentido.

THE VACCINES 01“Handsome”, el primer tema de “English Graffiti”, rápidamente deja ver que, si bien el ánimo de su alabado primer trabajo sigue ahí, el sonido ya no es el mismo. El tema en cuestión, abre el álbum con un sonido más limpio que el de entregas previas; una melodía bailable, de fácil enganche, acompañada de letras llenas de sarcasmo y sentido del humor UK. ¿Las guitarras? Presentes, pero en un rol claramente secundario. Le sigue “Dream Lover”, corte de medio tiempo y abiertos aires ochenteros, que inicia con un imperdible riff de guitarra, definiendo su identidad y un coro de aquellos que, luego de dos o tres escuchadas, cuesta que dejen de repetirse en la cabeza (uno de los elementos fuertes de la banda, sin duda). Con esta entrada, The Vaccines sienta las bases de lo que es “English Graffiti”: un disco rápido, fuertemente melódico, que se mueve a través de sonidos que marcaron presencia en la década de los ochenta.

El disco continua en buen pie con “Minimal Affection”, corte de teclados y sintetizadores new wave, que rememoran lo realizado por The Strokes en sus últimas entregas. Posteriormente “20/20” se anota uno de los momentos más radiales de la placa, sin embargo, tropieza justo en uno de los puntos que se le pueden cuestionar a “English Graffiti”, que consiste en sonar a ratos demasiado similar a bandas de la escena actual, en este caso a Vampire Weekend.

THE VACCINES 02Casi hacia la mitad del disco aparece “(All Afternoon) In Love”, balada en base a piano, voz y un excelente acompañamiento de cuerdas, cambiando el ánimo festivo del álbum e instalando una adecuada pausa, en el que se configura como uno de los puntos altos del presente trabajo. A partir de ahí destacan “Denial”, “Want You So Bad” y “Maybe I Could Hold You”, todos temas de excelente factura y coros fáciles de asimilar (pensados quizás para las presentaciones en vivo), que cumplen de manera eficaz en mantener de forma compacta la identidad sonora del álbum. Hacia el cierre, la placa vuelve sobre la base musical de “(All Afternoon) In Love”, como para no perder de vista uno de los buenos momentos de esta entrega.

Es cierto que The Vaccines no inventó la rueda con esta entrega, de hecho, llegan con un proyecto que no aspira a más que revisar una época de conocida y marcada identidad sonora, sin embargo, de forma confiada y con actitud logran despacharse un albúm directo, compacto en su propuesta musical sin ser repetitivo y, por sobre todo, fácil de escuchar, triunfando donde otros de sus contemporáneos recientemente incursionaron sin éxito. Finalmente, y no menos importante, logran desmarcarse de un rótulo que probablemente ni ellos mismos querían y que, claramente en su momento, no los favoreció. En este sentido y volviendo sobre la declaración de principios que ellos mismos hicieron a principios de año, es difícil saber cómo va a sonar “English Graffiti” en diez años, pero al menos en la actualidad podemos asegurar que suena muy bien.

Por David Martínez

Enlace corto:
(1)
  1. Alvaro says:

    buen disco…vale la pena escucharlo. Se agradece el buen analisis en la columna

Comentar

Responder