The Melvins – Freak Puke

Viernes, 22 de Junio de 2012 | 10:56 am | No hay comentarios
The Melvins – Freak Puke

Artista:

The Melvins

Álbum:

Freak Puke

Año:

2012

Sello:

Ipecac

Desde la década de los ochenta, The Melvins se las ha arreglado para lanzar a lo menos un disco al año. Reinventándose en cada uno de sus lanzamientos, los estadounidenses han mantenido un nivel envidiable en la escena más “undreground” del rock mundial, una carrera que fácilmente podría ser comparada con la de “The Residents”, tanto en su longevidad como en calidad musical. The Melvins se ha mantenido absolutamente vigente, y durante 2011, la banda estuvo de gira con una formación “Lite”, compuesta por Buzz Osborne (voz, guitarra), Dale Crover (batería, percusiones) y Trevor Dunn (bajo), con la cual han grabado los diez temas que conforman este “Freak Puke”, retornando al rock mutante y extraño que han sabido cultivar de forma muy particular durante su dilatada trayectoria.

Cuerdas, como las de una película de horror, dan el pie para “Mr. Rip Off”, un tema lento, donde el groove del bajo de Dunn y la batería de Crover, comandan una composición donde la guitarra de Osborne juguetea haciendo punteos y melodías que acompaña con su voz, en un tema 100% “Melvins”. Las cuerdas regresan en la inquietante “Inner Ear Rupture”, para luego fundirse con el comienzo de “Baby, Won’t You Weird Me Out”, tema donde la guitarra toma la batuta de la mano de unos gancheros riffs, impregnados del sonido que suena oreja y disfrutable, pero pasado por el filtro de los norteamericanos, se convierte en un engendro muy disfrutable. En esta misma línea llega “Worm Farm Waltz”, con sus coros “a lo Beatles” y una sección intermedia, donde el contrabajo y la batería se unen a las voces en uno de los tracks más interesantes del disco.

“A Growing Disgust” es la más rockera del conjunto, donde los solos de Osborne se convierten en el ingrediente principal. “Leon vs. The Revolution” comienza como un tema hard rock muy setentero, para mezclarse con la voz sintetizada de Osborne y algunos efectos electrónicos, que se dejan caer con todo en “Holy Barbarian”, marcando el retorno de la calma perturbadora, un lapsus siniestro que sirve para dar paso al tema que pone nombre al disco. “Freak Puke”, es más rock pesado para los marginados y “Let Me Roll It” (cover de Paul McCartney), con el bajo como columna vertebral, para que las guitarras y las voces completen un blues “a lo Melvins”.

Para el final, llega la composición más extensa de la placa, “Tommy Goes Beserk”, que en su primera sección se presenta como un tema “floydiano”, para luego convertirse en un rock casi playero, donde los punteos de guitarra vuelven a robarse la película. Las cuerdas regresan para poner fin a la música y dar lugar a la experimentación, cuando loops de voces y ruidos cierran la cortina de “Freak Puke”.

La dosis anual de The Melvins para este 2012, nos trae un grupo de canciones bastante accesibles para el público primerizo, sin descuidar la calidad y estampa que han cultivado durante sus tres décadas de existencia. Rock y blues para los marginados, esa es la apuesta de “Freak Puke”.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...