The Flaming Lips – The Terror

Lunes, 29 de Abril de 2013 | 10:30 am | Comentarios (1)
The Flaming Lips – The Terror

Artista:

The Flaming Lips

Álbum:

The Terror

Año:

2013

Sello:

Bella Union / Warner

Los prejuicios son problemáticos porque definen las posturas antes de realmente percibir algo. Con The Flaming Lips pasa que todo el mundo, antes de que hagan sonar un acorde, inmediatamente indica que su obra es rara, inentendible, a veces cansina en su enredo, pero muchos quizás no han escuchado la música. Otros varios se quedaron con las estrafalarias imágenes que inundan sus videos o el arte de sus discos. Pero la mayoría de las veces, sólo se trata de sonidos con mayor densidad que una canción pop-rock promedio, y poco más que eso. Al final, todo está en la mente.

THE FLAMING LIPS 02“The Terror”, el decimocuarto disco de la agrupación de Oklahoma, trabaja en la densidad y en la oscuridad más tenebrosa con la que The Flaming Lips haya perfilado un disco jamás. Ni siquiera su fase más experimental presenta tantos matices del peso del horror como “The Terror”, quizás uno de los álbumes con nombre más perfecto del año. Efectivamente, lo que presentan los nueve tracks de este registro, no es más que un estado de ánimo acompañado de imaginarios que calzan con esas sensaciones. Pese a que Wayne Coyne y los suyos no hayan dicho en ningún momento que “The Terror” era un disco conceptual, en la práctica, su coherencia hace que este rótulo le quepa perfectamente. Si incluso el cover de The Beatles, “All You Need Is Love”, que aparece como bonus track del trabajo, tiene ese peso y nubosidad onírica y terrorífica que caracteriza a esta propuesta.

El comienzo del disco, con “Look… The Sun Is Rising”, es un galope psicodélico progresivo, que se construye en medio de sus innumerables capas y donde la voz de Wayne Coyne es un fantasma que acecha al oyente, más que una guía que lo mantiene seguro. Acá el riesgo es parte del juego, que queda muy claro desde el comienzo con percusiones leves, voces con eco e instrumentos que tienen efectos en loop a cada momento. Los tracks fundamentales de “The Terror” son la desgarradora “Try To Explain” y la creciente “You Lust”, ambas por razones muy diferentes. Mientras la primera es un gesto romántico en medio de la oscuridad dando un poco de lumbre, la segunda –que dura nada más, ni nada menos que 13 minutos- es la demostración más clara de lo que es este disco: una colección de sonidos que, mediante su repetición, construyen atmósferas profundas y que van expandiéndose casi imperceptiblemente. Así, cuando alguien se hace consciente del in crescendo leve pero constante, cae en cuenta que ya es suficientemente tarde y que te quedaste atrapado en las melodías orbitantes alrededor de una figura de guitarra que no cambia.

THE FLAMING LIPS 01“The Terror” se aprovecha de que “You Lust” se torna pura atmósfera para tomarse su lugar. Un ritmo con más groove hace que esta plegaria psicodélica se convierta en una canción más que bailable. Sí, es The Flaming Lips. No, no es raro, es parte de la esencia de una banda que se la ha jugado por nunca sonar igual, y vaya que lo logran bien. La coherencia del sonido va tornando el disco en un trance profundo. Capas tras capas tras capas de música que hay que descubrir de a poco, nadando entre los beats y armonías abundantes en un segundo plano expectante, como en “Butterfly, How Long It Takes To Die”.

El dúo final con “Turning Violent” y “Always There In Our Hearts” muestra los quiebres más profundos, y un clímax estrepitoso y estridente. El track final justamente da la vuelta y es la canción más parecida a “Look… The Sun Is Rising”, y está bien, un disco tan redondo tenía que hacer ese movimiento.

“The Terror” no es raro: es denso, estridente, desafiante y demasiado coherente como para concentrarse en las canciones por separado. Es el contexto el que otorga sentido a cada canción, lo cual demuestra el tremendo trabajo que hay detrás, porque una cosa es hacer locuras y otra utilizarla para los fines correctos. En el nuevo disco de The Flaming Lips tenemos un álbum que raya la perfección, al que lo único que podríamos alegarle es la carencia del sentido de hit, lo que probablemente convierta a “The Terror” más en un documento ajeno que en un éxito real y asido por los fans. Mejor, total, un disco así merece ser leído por los pocos que se atreven y para los cuales está reservada la recompensa, un premio por evitar los prejuicios y sumergirse en un mar denso, turbio y tenebroso donde la belleza se encuentra en momentos fugaces pero prístinos.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(1)
  1. paz says:

    Coincido con el artículo, el disco da para lo mejor del año ( no puedo dejar de escucharlo ) un disco que recorre los 13 anteriores, posee una sonoridad desconcertantemente madura, ( es una delicia escucharlo con audífonos ) lleno de sonoridades, recovecos, estados de vigilia y sueño dentro de nuevos pasajes y antiguos recorridos. Lástima que se haya escogido el audio del tema más débil… Muy buen review 😀

Comentar

Responder