The Dead Weather – Dodge And Burn

Miércoles, 7 de Octubre de 2015 | 11:11 am | No hay comentarios
The Dead Weather – Dodge And Burn

Artista:

The Dead Weather

Álbum:

Dodge And Burn

Año:

2015

Sello:

Third Man Records

Luego del aclamado “Horehound” (2009) y el oscuro “Sea Of Cowards” (2010), hubo un acelerado viaje para los integrantes de The Dead Weather. Alison Mosshart se dedicó a The Kills para presentar “Blood Pressures” (2011), mientras que Jack White se aventuró como solista con “Blunderbuss” (2012). Dean Fertita ayudó a gestar el regreso de Queens Of The Stone Age con “…Like Clockwork” (2013) y Jack Lawrence siguió trabajando con The Greenhornes y City And Colour. Gracias a esto, la banda quedó congelada sin saber nada sobre su futuro, lo que cambió este año, ya que el anuncio de “Dodge And Burn” dejó a la crítica y a los fans igual de sorprendidos frente al regreso del grupo.

THE DEAD WEATHER 01La canción inicial, “I Feel Love (Every Million Miles)” se alza como una obertura llena de energía, algo que difiere de los discos anteriores. El riff, si bien es interpretado por Fertita, tiene el sello característico de White, mientras que la voz de Alison Mosshart entrega una desgarradora interpretación, de las más sólidas del disco, a pesar de ser sólo el comienzo. Una de las particularidades de este LP, es el hecho de que algunos tracks fueron grabados de manera conjunta, lo que queda en evidencia en el puente entre la canción inicial y “Buzzkill(er)”, donde White se luce impecable en la batería, instrumento que se puede definir como el que mejor domina. Jack Lawrence –o Lil’ Jack, como también es conocido- entrega bestiales líneas de bajo, demostrando que cada integrante cumple un rol indispensable en el sonido de The Dead Weather.

Ese proceso de “aclarar” y “oscurecer” al que apela el título, se refleja en “Let Me Through”, gracias a sus intervalos entre instrumentos “limpios” y una potente distorsión, que crea un equilibrio muy presente en el disco; algo así como un paralelo entre “Horehound” y “Sea Of Cowards”. La variedad sonora que la banda persigue desde sus inicios llega en “Three Dollar Hat”, con una batería y bajo de base hip hop, donde White despliega rimas sobre el teclado de Fertita, para luego pasar a distorsión pura adornada por la voz de Mosshart, algo que vuelve a justificar el título del álbum. El teclado toma más protagonismo en “Lose The Right”, ya que es Lil’ Jack quien brinda los riffs con su bajo, mientras que White vuelve a hacer gala de sus clásicos redobles y particular estilo de tocar la batería.

Una de las críticas que se le han hecho a este trabajo fue el exceso de adelantos, ya que ocho de las doce canciones fueron lanzadas antes de su publicación; aun así, la banda supo hacer intervalos entre lo nuevo y lo ya presentado para mantener un hilo conductor en la obra. “Rough Detective” se une con “Open Up”, quedando como verdaderos hits para el catálogo del grupo. Ambas, estrenadas como singles, significaron el regreso discográfico del cuarteto manteniendo los elementos clásicos de su sonido: batería de impecable tempo, riffs con una incomparable esencia garage rock y cambios de ritmo dentro de la canción. La batería es el elemento principal de toda la banda, de eso no hay duda, siendo “Be Still” el track que ratifica aquello. Esta canción queda registrada como la prueba más fehaciente de la química existente entre los cuatro, siendo Fertita y White quienes más destacan en sus respectivos instrumentos.

THE DEAD WEATHER 02“Mile Markers” se desarrolla a través del bajo distorsionado de Lawrence, apoyado por la constante marcha de White y la voz de Alison prácticamente persiguiendo a sus compañeros. La inconfundible “atonalidad” del grupo se puede sentir en esta canción: cada instrumento hace lo suyo, y por muy fuera de tiempo que parezcan uno del otro, todo es parte de la estructura sonora del cuarteto. “Cop And Go” parte con el teclado, para luego ser acompañado por el resto de los instrumentos, con algunos cambios de ritmo y una transición directa hacia “Too Bad”, última canción acelerada del disco, que lamentablemente pierde el norte llegando a su conclusión. Es este punto el que más llama la atención: “Impossible Winner” cierra el álbum como una balada dirigida por un melancólico teclado, muy alejada de las conclusiones que la banda había entregado en sus anteriores trabajos. A pesar de todo esto, la canción se ve justificada en la diversidad sonora, clave fundamental en el proceso compositivo del grupo, y en la interpretación de Mosshart, que demuestra su versatilidad entre canciones de ritmo potente y suave.

“Aclarar y Oscurecer”, eso es lo que ha hecho The Dead Weather con sus dos álbumes anteriores, siendo este el que viene a cerrar la trilogía. Si bien no es un disco excelente, para el catálogo de la banda queda registrado como la fusión perfecta del sonido que han demostrado en sus casi seis años de carrera. Desde la resplandeciente luz de “Horehound” a la sombría oscuridad de “Sea Of Cowards”, todo se reúne en este punto, uno que a simple vista parece final, a juzgar por la copada agenda de los miembros, quienes no girarán para presentar este trabajo. Como sea, The Dead Weather es y seguirá siendo lo que siempre quiso: la mezcla de los elementos característicos de sus cuatro integrantes, fusionados en un sonido sin precedentes.

Por Manuel Cabrales

Enlace corto:

Comentar

Responder