The Bouncing Souls – Comet

Sábado, 23 de Junio de 2012 | 1:17 pm | No hay comentarios
The Bouncing Souls – Comet

Artista:

The Bouncing Souls

Álbum:

Comet

Año:

2012

Sello:

Rise / Chunksaah

“The Gold Record” (2006) fue un disco de una calidad tan impresionante, que terminó otorgando una suerte de segundo aire a una banda que por esos días se acercaba a los veinte años de existencia. Lo anterior no significa que The Bouncing Souls haya pasado alguna vez por una fase de letargo ni nada por el estilo. Al contrario, este conjunto de New Jersey siempre se ha caracterizado por entregar obras que poseen una intensidad casi rejuvenecedora, que ya quisieran muchas bandas novatas. La discusión pasa por otro lado, y es que “The Gold Record” ayudó a consolidar una impronta que se define más por la sensibilidad y la dulzura, que por la potencia o la velocidad. Se instituía así, una identidad que dejaba de lado los clichés y estereotipos del punk rock para dar paso a una banda mucho más madura y centrada. Seis años después nos llega “Comet”, un disco que mantiene dicha identidad, pero que posee ciertas reminiscencias de épocas pasadas, mucho más juveniles en su tratamiento.

“Baptized” es el tema encargado de dar inicio a la placa, con el que se cumple una de aquellas máximas que se repiten en innumerables obras punk rock: iniciar el disco lanzando toda la carne a la parrilla. Si bien no es uno de los puntos altos de la placa, el corte ayuda a demostrar que esta banda puede poner el pie sobre el acelerador sin perder noción del fin último de la obra.

“Fast Times” es quizás el tema que mejor ayuda a definir a “Comet”. Con una línea de bajo sumamente juguetona y un coro delicadamente entusiasta, logra reflejar de buena manera aquella dicotomía que nos habla de las oportunidades y amenazas que conllevan los tiempos modernos. No es una canción demasiado profunda ni nada por el estilo, pero en su simpleza radica su genialidad.

“Coin Toss Girl” es quizás lo más cercano a una balada en este disco. Y si de dicotomías estamos hablando, las letras de esta canción nos entregan una de aquellas. “I think I’d like to marry her, I think I’d like to bury her”. “Comet”, canción que da nombre al disco, continua con esta yuxtaposición de sensaciones y motivos. La historia de un Apocalipsis inminente recibe el trato típico de The Bouncing Souls, transformando así lo que debiera ser una obra lúgubre, en un verdadero himno a la vida.

“We Love Fun” hace cien por ciento honor a su nombre. Con un sonido, ritmo y coros similares a aquellos entregados por Green Day o The Living End, esta canción destaca por ser la más directa en su ejecución, toda vez que su letra se condice completamente con los arreglos interpretados por la banda. “Put on your party pants, the time has come for us to make a stand”. ¿Qué más se puede pedir? Sumado a una buena dosis de “na-na-nas” y esta canción se vuelve perfecta para cantarla junto a los amigos acompañando de unas cuantas cervezas.

“Ship In A Bottle” finaliza la obra, evocando imágenes y situaciones que no hacen más que celebrar aquellas viejas amistades, que con el paso de los años suelen quedar en el olvido. Y esto es quizás una de las tantas muestras de que esta banda es capaz de entregar obras sumamente introspectivas, pero que en su tratamiento no dejan de perder esa sensibilidad pop (utilizando la palabra en el mejor sentido posible), que muchas veces se extravía en el proceso creativo.

Un disco casi adolescente en su esencia, pero que no abandona el proceso de maduración por el que atraviesa la banda. Alegre, y a ratos complejo, pero con una jovialidad capaz de iluminar cualquier día de invierno.

Por Emilio Guerrero

Enlace corto:

Comentar

Responder