Temples – “Volcano”

Martes, 11 de Abril de 2017 | 12:58 am | Comentarios (1)
Temples – “Volcano”

Artista:

Temples

Álbum:

Volcano

Año:

2017

Sello:

Heavenly / Fat Possum

Tres años de espera fácilmente pueden parecer infinitos, pero se tornan insignificantes comparados a un viaje sonoro que nos remonta cuarenta años hacia atrás en el tiempo. Es esto lo que ha logrado la banda británica de rock psicodélico, Temples, quienes en “Volcano” –segundo disco de su catálogo– vuelven a hacer de las suyas: jugar con las agujas del reloj y los instrumentos musicales para traernos el rock del pasado y volverlo vigente en pleno siglo XXI.

Bajo dicha fórmula, inmediatamente el disco comienza prometedor con “Certainty”, tema en donde un bajo digitalizado dialoga con sonidos electrónicos, entregándonos una estética un tanto carnavalesca. Estrechamente vinculado a lo anterior, somos hipnotizados por el efecto sonoro de “All Join In”, que junto al juego de capas de sonoridad psicodélica hace al LP progresar en sofisticación. A continuación, llega uno de los grandes temas del larga duración: “(I Want To Be Your) Mirror”, que por momentos nos recuerda un rock progresivo setentero por sus arreglos de cuerdas y viento, además de ciertos tintes folk; al igual que su sucesora “Oh The Saviour”, cuyo pegajoso coro esta sutilmente amenizado por melódicos sintetizadores. Destaca en estos dos últimos tracks el uso de las guitarras de seis y doce cuerdas, lo que nos recuerda melodías similares a las del disco “Sun Structures” (2014), su anterior trabajo.

Una introducción que aumenta la energía de golpe nos presenta a “Born Into The Sunset”, tema que es quizás el mejor ejemplo del buen trabajo realizado con el uso de diferentes capas y texturas, las cuales nunca generan saturación, convirtiéndolo en uno de los mejores momentos del álbum. Siguiendo la tónica del dream pop llega “How Would You Like To Go?” con un aura celestial, pero con recaídas en profundidades que nos desvían momentáneamente a atmósferas más sombrías, manteniendo la intriga constante. En “Open Air” los sintetizadores, en diferentes modulaciones y frecuencias, se vuelven a empoderar de forma singular en amplios pasajes instrumentales, que complementan de forma cumplidora un tema de rítmica alegre. Un tanto opuesta a sus antecesoras, y retomando las guitarras acústicas, “In My Pocket” nos recuerda la California hippie de los años sesenta, pero con elementos de psicodelia digital.

Un poco menos alucinógeno que el resto del disco, “Celebration” tiene guiños al new wave y la música electrónica por la forma de utilizar los sintetizadores, además del trabajo en percusión. Haciendo honor a su nombre, “Mystery Of Pop” es otro buen ejemplo del correcto uso de los sintetizadores dentro del disco y de una herencia mucho más pop presente en este trabajo. Llegando al final nos encontramos con “Roman God-Like Man”, pista con una influencia beatlesca clara, que lo encasilla como el tema más rockero de todos, en donde la guitarra eléctrica retoma momentáneamente el protagonismo en medio del festival de teclados que es “Volcano”, festividad que es rematada con las pinceladas de música disco que posee “Strange Or Be Forgotten”, cuyos sintetizadores están puestos de forma milimétrica a lo largo de la pista, dando una mezcla alucinante para concluir de forma más que perfecta un disco de gran calidad.

Sin duda alguna, “Volcano” es un almanaque de detalles estéticos, por lo que debe ser revisado con cautela; nada de raro sería encontrar texturas desconocidas en una décima reproducción. Por lo mismo, parece una entrega mucho más pinkfloydiana que su antecesora, en donde Adam Smith y James Bagshaw simplemente se roban la película en teclados y guitarras, todo al son del correcto compás entregado por sus compañeros Thomas Walmsley y Samuel Toms, en bajo y batería, respectivamente. Así, el resultado de una mezcla de sustancias sonoras termina siendo una erupción alucinógena de pop rock, lo que encamina de forma clara a la consagración a una de las bandas británicas claves del rock psicodélico contemporáneo.

Por Emilio Toledo

Enlace corto:
(1)
  1. Amadeus says:

    Totalmente de acuerdo con la crítica al disco y creo que “Born into the sunset” se roba toda la película, en mi opinión uno de los discos imperdibles de este año.
    Temples lo hizo otra vez.

Comentar

Responder