Tame Impala – Lonerism

Jueves, 11 de Octubre de 2012 | 12:51 pm | Comentarios (2)
Tame Impala – Lonerism

Artista:

Tame Impala

Álbum:

Lonerism

Año:

2012

Sello:

Modular

Es fácil meter al mismo saco todo lo que se diga que es parte de la corriente musical “revisionista”. Claro, en estos tiempos es prácticamente imposible inventar algo en un 100% y todo resulta ser una mezcla de muchos elementos o muy distintos, o cuyas influencias son muy notorias. Allí es donde muchos cometen el error de pensar que porque algo suena a otra época, de inmediato tiene poca calidad. Un ejemplo: “Is This It” de The Strokes (2001). Otro: la obra de The White Stripes. El más actual: Tame Impala.

Los australianos ya habían maravillado a la crítica con “Innerspeaker” (2010), un disco atemporal que presentaba a Kevin Parker, mente maestra del grupo y principal compositor, cuyo primer set de canciones era un viaje directo a los 60s más psicodélicos con un sonido seco pero profundo. El segundo LP, “Lonerism”, aparece dos años después y profundiza aún más en la propuesta. De hecho, tras oír los doce tracks, “Innerspeaker” queda como una obra plana y con menos gracia y colorido. Un efecto que denota de entrada la calidad de lo nuevo de Parker y los suyos.

De partida, Tame Impala presentó como adelanto el single más pop de su historia con la pegajosa sensibilidad glam de “Elephant”. Antes mostraron la compleja, pero creciente psicodelia de “Apocalypse Dreams”. Ambas ya mostraban facetas más osadas, sin temor a abandonar la estructura tradicional de la canción. Kevin Parker también demostraba que podía ser más que un cliché, dado que no hay temor en pasar desde sonoridades más electrónicas (el inicio con “Be Above It”) a sonidos más parecidos a su disco anterior (“Endors Toi”) o dejarse llevar por los órganos Hammond en constante loop (“Keep On Lying”). Pero llama la atención que, mientras el título del álbum (“Lonerism”) apela a la soledad casi incontrolable, los títulos de las canciones sean más directos, en especial en la adorable “Why Won’t They Talk To Me”, casi una oda a un tipo como Kevin Parker quien grabó y compuso el disco solo, sin ayuda de (casi) nadie. A la mitad de “Why Won’t…” Parker canta “But I don’t really care ‘bout it anyway” (“Pero realmente no me importa, de cualquier manera”), pero la apertura de las melodías y la mezcla y masterización casi perfecta de Dave Fridmann, sugieren que el tipo quiere ser escuchado. Por eso no es extraño encontrarse con tanta referencia a la fase psicodélica de grupos variopintos como Cream o The Beatles, o con bajos como los de Nick Allbrook que recuerdan en algunos pasajes a Stone Roses y Big Star en partes iguales.

Quizás el otro punto alto sea el penúltimo track, “Nothing That Has Happened So Far Has Been Anything We Could Control”, con un coda tremendo, digno de lo más granado del rock espacial y del submarino amarillo de The Beatles, o la capacidad melódica de The Zombies.

Y si mencionamos las influencias, no es porque se piense que es una copia y que este “revisionismo” sea carente de ideas. El minuto y medio final de “Sun’s Coming Up”, el último track, es un invento lleno de sonidos como los que Nigel Godrich usa para Radiohead, pero en una clave mucho más psicodélica. Woodstock style.

Fácilmente “Lonerism” califica como uno de los álbumes más refrescantes, variados y logrados del año por no repetir la fórmula del debut, no copiarle a nadie, no dejar que las influencias conviertan el esfuerzo en plagio y combatir la soledad con música. Aunque suene a algo del siglo pasado.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:
(2)
  1. Esther says:

    Yo llevo dos semansa escuchándolo y todavía no me lo creo. Tardé un pelín en calentar motores pero ahora no me atengo a razones al respecto. Al Kevin que le pongan una plaza en su pueblo.

  2. matias says:

    los descubrí hace 2 semanas y me volaron la cabeza,kevin parker: genio

Comentar

Responder