Stone Sour – House Of Gold And Bones, Part 1

Jueves, 25 de Octubre de 2012 | 5:43 pm | Comentarios (6)
Stone Sour – House Of Gold And Bones, Part 1

Artista:

Stone Sour

Álbum:

House Of Gold And Bones, Part 1

Año:

2012

Sello:

Roadrunner Records

“House Of Gold And Bones, Part1”constituye la primera entrega del cuarto álbum de estudio de Stone Sour, un disco conceptual cuya segunda parte saldrá al mercado en 2013, con fecha aún por confirmar. Esta placa fue grabada en los estudios Sound Farm, ubicados cerca de Des Moines, Iowa, ciudad natal de la banda. La producción estuvo a cargo del reconocido David Bottril, quien ostenta el haber colaborado con artistas de la talla de Tool, Silverchair, Placebo, Muse, entre muchos otros. Este álbum tiene la particularidad de ser el primero sin el bajista Shawn Economaki, quien fue desvinculado de la banda en 2011 por razones que se desconocen, siendo reemplazado en las sesiones de grabación por Rachel Bolan, bajista y fundador de Skid Row.

La primera canción en mostrar sus credenciales es “Gone Sovereign”, el primer adelanto de la placa, que comienza con un sólido riff de guitarra y la nítida voz de Corey Taylor, para posteriormente incorporar todo el poder de la batería de Roy Mayorga y explotar en una melodía potente e intensa. “Absolute Zero” es también uno de los avances del trabajo, y en base a las cuerdas de Jim Root y Josh Rand mantiene las revoluciones en lo más alto, con algunos pasajes más melódicos que funcionan a la perfección con todo el dinamismo de la pieza. El disco continúa con “A Rumor Of Skin”, tema que se mantiene en la misma línea de los sonidos más rudos del hard rock, pero fluyendo un par de peldaños más abajo respecto a su velocidad. En “The Travelers, Pt. 1” se hacen presentes los sonidos más delicados y sensibles, con un mayor protagonismo de la guitarra rítmica y la voz de Taylor, que suena precisa y cristalina, convirtiendo este corte en una verdadera gema para los sentidos. La potencia vuelve de la mano de “Tired”, una canción a medio tiempo que no termina por despegar y que sólo destaca por los perfectamente ejecutados solos de Root, plagados de licks y buenas terminaciones. Una de las características de Stone Sour es que siempre se ha desmarcado de Slipknot, en base a un estilo propio y definido, sin embargo, en “RU486” esta premisa parece quedar en el olvido, con una canción que perfectamente podría haber sido sacada del catálogo de la otra banda de Corey Taylor.

“My Name Is Allen” es la encargada de abrir la segunda mitad del álbum, manteniendo la tendencia a los ritmos potentes y energéticos, pero dejando espacio para las secuencias más melódicas. En “Taciturn” vuelve toda la sensibilidad que imprimen los sonidos acústicos, una hermosa balada que sirve de excusa para que el frontman despliegue toda su capacidad vocal. Hacia el final de la canción aparece la fuerza de la batería y la guitarra eléctrica, configurando de esta forma uno de los mejores cortes de la placa. Llega el turno de “Influence Of A Drowsy God”, una melodía mucho más oscura y fúnebre, que no destaca por su dinamismo, pero sí por la impronta tan característica de Stone Sour, con cambios de ritmo precisos y marcados. “The Travelers, Pt. 2” comienza mucho más potente y rápida que su primera entrega, tomándose ciertos recesos marcados por el sonido del piano, que dan paso a una voz no tan limpia de Taylor. Sin lugar a dudas, lo más destacable de este track es la capacidad de combinar múltiples estilos y hacerlos funcionar de buena manera. El cierre del disco llega con “Last Of The Real”, una de las canciones más intensas y potentes de la placa, con gran protagonismo del bajo y múltiples registros vocales, mostrando lo multifacético del sonido de Stone Sour. Un corte lleno de energía y fuerza que cierra de la mejor manera este excelente trabajo. En la edición japonesa del álbum, se incorpora un corte adicional con el nombre de “Gallows Humor”.

La sensación que queda tras escuchar “House Of Gold And Bones, Part1”es que finalmente Stone Sour logró el equilibrio perfecto entre las melodías más potentes y rockeras, con mucho dinamismo e instrumentación, y los sonidos sensibles y pausados, con una marcada presencia acústica y la voz de Taylor como protagonista. No cabe duda que estamos en presencia del mejor álbum de los oriundos de Iowa, y sólo queda esperar que la segunda parte de este disco conceptual se mantenga a la altura de todo lo bueno de esta primera entrega.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:
(6)
  1. C says:

    La raja el album, la cagó, quizas tengan razón y sea su mejor album, quizas sea mejor que Come What (ever) May. Me sorprendió Gone Sovereign y ru 486 (terrible slipknot jajaj).

  2. La raja el disco, espero verlos con un show potente en Maquinaria. El Nu Metal no muere!

Comentar

Responder