Steve Vai – The Story Of Light

Martes, 14 de agosto de 2012 | 1:18 pm | No hay comentarios

Artista:

Steve Vai

Álbum:

The Story Of Light

Año:

2012

Sello:

Favored Nations Entertainment

Tuvieron que pasar siete años desde el lanzamiento del aclamado álbum “Real Illusions: Reflections” (2005), para conocer la segunda parte de la trilogía de discos conceptuales que relatan la historia de un hombre abrumado por el dolor, que atraviesa distintas etapas de su espiritualidad hasta alcanzar la iluminación y redención. La continuación de esta hermosa experiencia, llega de la mano de “The Story Of Light”, un trabajo que se mantiene fiel a la esencia cósmica que impregnó Steve Vai en su primera entrega, y que será editado bajo el propio sello discográfico del artista, Favored Nations Entertainment, fundado en 1999. La producción de este trabajo corre por cuenta del propio guitarrista.

Esta placa está conformada por doce canciones, de las cuales diez son casi totalmente instrumentales, y otras dos que cuentan con la colaboración de las llamativas voces de la compositora Aimee Mann y Beverly McClellan, esta última ganadora de un reality de cantantes organizado por la NBC. En paralelo con el lanzamiento de este trabajo, el guitarrista neoyorkino se embarcará en una gira que lo llevará por todo Estados Unidos, y en donde compartirá escenario con sus músicos, que también participaron en la grabación del álbum: Dave Weiner (guitarra), Jeremy Colson (batería), Philip Bynoe (bajo) y Deborah Hensen (voz y teclado).

No vamos a descubrir en este momento el enorme talento y virtuosismo de Steve Vai, el que queda en evidencia desde los primeros acordes de “The Story Of Light”, donde sus increíbles solos de guitarra asumen todo el protagonismo, delegando a un segundo plano el sonido de la batería y el teclado. En “Velorum” se incrementa la intensidad en base a una pieza mucho más compleja y elaborada, que destaca por sus bien logradas secuencias y precisas transiciones, en donde Vai hace alarde de su depurada técnica en el uso de la palanca de trémolo. Llega el turno de “John The Revelator”, una versión de un tema Gospel/Blues de 1930, popularizado por Blind Willie Johnson y que ahora el guitarrista se encarga de transformar en sonidos muchos más pesados. Una excelente interpretación que tiene como figura excluyente la voz de Beverly McClellan, sin duda uno de los mejores cortes de la placa. En “Book Of The Seven Seals” todos los créditos se los lleva su impresionante coro, que llena la pista de dinamismo y energía, quizás el único track donde las cuerdas pasan desapercibidas. Las revoluciones bajan drásticamente con la relajada melodía de “Creamsicle Sunset”, que recrea una atractiva atmósfera tropical. El cierre de la primera mitad del álbum corre por cuenta de “Gravity Storm”, el primer sencillo que se dio a conocer, y que resalta por su potencia y la capacidad innata del músico para concebir sonidos particulares con cada uno de sus riffs.

El tiempo se detiene con la delicada y sensible melodía de “Mullach A’tSi”, una hermosa canción que añade otro punto a favor de guitarrista, la capacidad para experimentar en otros estilos, manteniendo en alto los estándares de su sonido.  El disco continúa con “The Moon And I”, que conserva una estructura fundamentada en las cuerdas, pero que incorpora pequeñas pinceladas de la voz de Steve Vai. “Weeping China Doll” vuelve a mostrar el talento del músico en todo su esplendor, con secuencias plagadas de glissandos, y una ejecución carente de imperfecciones, lo que sumado a los notables solos que adornan el tema, la convierten en uno de los puntos altos dentro de la placa. La dinámica y velocidad se hacen presente en “Racing The World”, quizás la excusa perfecta para que Vai vuelva a exhibir la brillantez de su exquisita técnica. En “No More Amsterdam” vuelve a hacerse presente la voz del guitarrista, pero en esta ocasión es acompañado por el delicado registro de Aimee Mann, logrando una buena química que se complementa a la perfección con la melodía y el ritmo de la canción. El tema encargado de cerrar el viaje a través del segundo capítulo de esta historia, es “Sunshine Electric Raindrops”, un corte que a pesar de no lograr sobresalir, sirve de puente para una última demostración de excentricidad.

El análisis que describe de mejor manera la experiencia que representa “The Story Of Light”, es que valió la pena esperar siete años para conocer la continuación de la historia. Un trabajo que quizás no logra eclipsar los buenos resultados obtenidos con “Real Illusions: Reflections”, pero que sí nos ofrece un álbum sólido, lleno de energía, potente y que cumple a cabalidad su misión de despertar una faceta más espiritual y sensible. Respecto a la interpretación del gran Steve Vai, habría que pecar de ingenuos para esperar que el guitarrista no se luciera con cada uno de sus acordes, sin embargo, y a pesar del alto nivel al que nos tiene acostumbrado, logra sorprender con su talento que pareciese no tener limitaciones.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto: