St. Vincent – St. Vincent

Viernes, 7 de Marzo de 2014 | 11:26 am | No hay comentarios
St. Vincent – St. Vincent

Artista:

St. Vincent

Álbum:

St. Vincent

Año:

2014

Sello:

Loma Vista/ Republic Records

“Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, versa una de las frases célebres de Albert Einstein y en la que, probablemente, se basa gran parte del trabajo musical de Annie Clark, más conocida como St. Vincent, en cuyo reciente álbum homónimo da cuenta de una asombrosa versatilidad. Sin embargo, no sólo lo estrictamente musical ha dado que hablar sobre “St. Vincent”, sino también el peculiar cambio estético que ha adoptado la intérprete para su último trabajo nos ha llevado a muchos a crear el vínculo inevitable con el mencionado físico alemán que contribuiría –junto a otros nombres reconocidos- a definir los ejes de la Modernidad.

ST VINCENT 01Probablemente, plantear una relación entre ambas figuras sólo por su aspecto excéntrico sería un ejercicio demasiado básico y simplista, pero cuando le damos play a “Digital Witness” notamos que el guiño crítico hacia la sociedad autómata y mecanizada que hemos ido construyendo desde comienzos del siglo XX es evidente. Es más, de tan sólo ver el video oficial del tema lanzado recién a fines de enero, podemos identificar los signos más claros del minimalismo de nuestra época (colores lisos, formas geométricas y en serie, planos sencillos), y es aquí donde nuevamente podemos justificar las reiteradas asociaciones que los críticos han hecho con la ya clásica propuesta estética y musical de David Bowie, de donde también se pueden desprender vínculos con Devo (Q.E.P.D. Bob Casale) o de su experiencia más reciente con David Byrne con quien, recordemos, grabó “Love This Giant” (2012), en un trabajo colaborativo del cual claramente supo absorber lo mejor para canalizarlo en este último álbum de estudio.

Prueba del aprendizaje son, sin duda, los temas con que abre el disco: “Rattlesnake” y “Birth In Reverse”, en los que luego de una intro que nos remite a los videojuegos de los 80’s, Clark da cátedra de cómo conseguir que sus riffs de guitarra no sólo se sostengan en su fuerza, sino, sobre todo, en su carácter caótico e impredecible, algo que ya habíamos visto de modo incipiente en “Marry Me” (2007) y aún más patente en “Strange Mercy” (2011), pero que reinventa en esta nueva aventura para demostrar que evoluciona a pasos agigantados.

ST VINCENT 02La agresividad de los sintetizadores metálicos continúa con “Regret” e incluso aumenta con “Bring Me Your Loves”, en donde la distorsión llega a su punto más álgido, lo que nos hace considerar el segundo track de este disco como una suerte de profecía cuando en sus líneas encontramos: “Laugh all you want/ but I want more”. Sin duda, Clark nos da muestras de sobra para creerle cuando dice que ya no se contenta con lo establecido, que debe ir siempre un paso más adelante para no caer en lo monótono, en lo alienante: “Call the 21st Century/ tell her to give us a break”, dice en “Every Tear Disappears”, décimo y penúltimo tema del disco en que tampoco deja de mencionar la necesidad de re-crear(se) y trascender en el siglo de la uniformidad. Incluso temas, en apariencia, tan arraigados a la atmósfera de “Marry Me” (2007) como “Prince Johnny”, “I Prefer Your Love” y “Severed Crossed Fingers”, no consiguen desentonar con la poderosa fluidez del disco, conservando los bits hipnotizantes y calculados, pero matizados con la especial sensibilidad del dream pop.

Porque para Clark la música sólo encuentra su sentido en la experimentación, y mientras pueda redirigir esa fuerza agresiva y fragmentaria hacia su propio trabajo, siempre dará con su objetivo: el de construir algo nuevo, el de conseguir resultados distintos.

Por Francisca Torres

Enlace corto:

Comentar

Responder