Smoove & Turrell – Broken Toys

Martes, 16 de Septiembre de 2014 | 11:27 am | No hay comentarios
Smoove & Turrell – Broken Toys

Artista:

Smoove & Turrell

Álbum:

Broken Toys

Año:

2014

Sello:

Jalapeno Records

Hay ocasiones en que ciertos géneros musicales que tuvieron gran renombre en el pasado, vuelven a rejuvenecer espontánea pero brevemente de la mano de artistas con un alto grado de compromiso y una evidente inclinación hacia la creatividad. Este es el caso del funk hecho por el dúo británico Smoove & Turrell, dos jóvenes músicos que desde 2009 vienen complementando de manera sumamente consistente las capacidades de mezclador de estilos del primero, y las habilidades compositivas y de interpretación del segundo. Si bien lo que nos presentan los británicos es un funk de naturaleza moderna, con abundantes arreglos que se alejan del funk primigenio más próximo a la simpleza, pero con profundidad de percusión y sus característicos grooves, no deja de ser un intento atractivo y sugerente en pleno 2014.

SMOOVE AND TURRELL 01“Broken Toys” se titula el tercer trabajo de estudio de Smoove & Turrell, lo que en términos generales es un disco que fusiona un funk chispeante con trazos de un pop bailable y liviano. En la confección de este material, que demoró dos años, los británicos contaron con la colaboración de una gran cantidad de reconocidos instrumentistas, así fue el caso de Lloyd Croft en la batería, Mike Porter en los teclados, Graham Hardy en las trompetas y Steve Glendinning en la guitarra, sólo por nombrar a algunos. La fisonomía de “Broken Toys” la definen los sonidos envolventes y sutiles, a ratos fuertemente ambientales, pero sin alejarse de la frescura y espíritu festivo del funk.

El disco se inaugura con “Have Love”, una canción alegre, bailable e intrépida, con una clásica estructura funk donde se entreteje un sonido de bajo que llena el espectro sonoro en medio de efectos de sintetizadores, todo acompañado de unos punteos sutiles de guitarra. “Will You Be Mine” complementa el explosivo comienzo, mostrando la naturaleza festiva del funk en una canción que apuesta por la reverberación de un groove que adquiere protagonismo en medio de un coro repetitivo e incesante. “Lay It On Me” es pura energía soul con trompetas y una batería que marca el paso al mejor estilo sesentero, muy en la línea de Marvin Gaye u Otis Redding. En “Long Way To Fall” la fiesta continúa con unas líneas de guitarras y bajos, seguido de unos efectos de sintetizadores y unos toques de viento. “Play To Win” es una incitación al desenfreno festivo a medio camino entre una composición funk con retoques de disco; el momento más altamente bailable del disco. “People Keep Talking” es una composición que en sus inicios algo le tributa a los nobles acordes de un raído blues, pero que lo supera cuando la canción avanza para adornarla con trompetas, con un bajo profundo y un sintetizador que lentamente se va distorsionando. Es sin duda el gran momento del disco, donde la fusión de la música negra alcanza su nivel más álgido y bien logrado.

Con “Always” se ralentiza el rumbo para introducir una ya clásica balada que contrasta con “I Just Want More”, una vuelta al sonido disco marcadamente ochentero que, desde un inicio furtivo de bajo y batería, va in crescendo hasta construir un complejo escenario sonoro donde dialogan coros, guitarras y trompetas con una rítmica interpretación. “The Clown” expresa un fraseo que abiertamente declara el gusto por el entretenimiento, probablemente la esencia del disco, en medio de una intensidad rítmica desbordante y un bajo que no para de crecer y que deja muy claras las intenciones de Smoove &Turrell: eclecticismo, hibridación y re-significación de géneros musicales. Esto último se SMOOVE AND TURRELL 02comprueba al oír la composición central y que da nombre al disco, “Broken Toys”, una canción inquietante que desde su nacimiento denota su raíz jazzística con suaves vibraciones, ofreciendo una atmósfera intimista y delicada. Los vientos parecen extrañamente apagados, el órgano desliza un acompasado murmullo y el bajo apenas se hace notar. Atrevimiento que queda como uno de los mayores aportes del disco.

La fiesta finalmente continúa con “One Women Army” y “Coming Home”, dos canciones que pertenecen a la misma familia sonora, con un groove claro y definido, y una lírica estrepitosamente pasional y personal. “Now Or Never” es el tema final, que se define como el correlato romántico del disco, una canción que demuestra que incluso dentro de los colores y vitalidad del funk, existe una interioridad que de vez en cuando necesita detenerse a reflexionar.

A final de cuentas, “Broken Toys” es un disco que remonta la intensidad del funk de antaño y la reinstala casi cincuenta años después, aunque claramente en otro contexto. Siendo un disco liviano, adecuadamente calibrado y producido, es además una muestra contundente de que incluso la simpleza está llena de complejidad. Es un trabajo que se agradece en la medida que el producto final da cuenta de la seriedad del proyecto de los británicos y donde la fusión de estilos mantiene, a la vez que renueva, ese espíritu de la música negra en el mundo actual. Algo no fácil de conseguir de buenas a primeras.

Por Javier Mardones

Enlace corto:

Comentar

Responder