Slash – Apocalyptic Love

Martes, 22 de Mayo de 2012 | 10:39 am | Comentarios (1)
Slash – Apocalyptic Love

Artista:

Slash

Álbum:

Apocalyptic Love

Año:

2012

Sello:

EMI

Slash, el ex guitarrista de Guns N’ Roses y Velvet Revolver, vuelve a la escena musical con su segundo álbum en solitario, el cual fue editado bajo su propio sello discográfico (Dik Hayd International, aunque distribuido por EMI) y que cuenta con la voz del frontman de Alter Bridge, Myles Kennedy, quien también colabora en la composición de todas las canciones. Kennedy ya había trabajado con Slash en dos placas en vivo, “Live In Manchester” (2010) y “Made In Stoke” (2011), pero este constituye el primer registro en estudio. El resto de los músicos que dan vida al álbum, son Bobby Schneck (guitarra rítmica), Brent Fitz (batería) y Todd Kerns (bajo), que según la portada del disco, vendrían siendo “The Conspirators” (Los Conspiradores).

Este trabajo fue grabado en los estudios Barefoot Recording de Hollywood, y su producción estuvo a cargo del conocido Eric Valentine, quien también fue responsable del primer disco de Slash (2010), y que ha colaborado con artistas de la talla de Queens Of The Stone Age, Smash Mouth y Good Charlotte. Como era de esperar, la mayoría de las canciones del álbum se fundamentan sobre potentes y bien logrados solos de guitarra, además de sólidos riff, que no hacen otra cosa que dejar en claro el virtuosismo de Slash, y un egocentrismo que lo motiva a plasmar su impronta en cada uno de los cortes del disco. A pesar del papel protagónico que asume la guitarra del inglés, en varios pasajes la voz de Myles Kennedy se logra imponer, alcanzando un equilibrio entre ambos elementos, lo que tiene como resultado lógico un trabajo consistente y lleno de potencia.

El tema encargado de abrir el disco, es también el que le da su nombre; “Apocalyptic Love” es un prólogo perfecto a lo que será el resto del álbum, con una guitarra que suena potente y la particular voz de Kennedy, exigiendo al máximo su registro vocal de 4 octavas. La segunda canción es “One Last Thrill”, que crece en velocidad respecto a su predecesora y que mantiene la energía en lo más alto. En “Standing In The Sun” se bajan un poco las revoluciones, para dar paso a una melodía mucho más armónica, en donde gana en presencia la guitarra de Slash. El siguiente tema, “You’re A Lie”, corresponde al primer sencillo de la placa, el cual destaca por lo fuerte de su sonido y un estribillo pegajoso. “No More Heroes” comienza mucho más relajado, con una batería que suena tímida, y en donde irrumpen las seis cuerdas y la voz de Myles, para completar una pieza potente. Los sonidos más crudos llegan de la mano de “Halo”, sin duda uno de los puntos más altos del trabajo, que saca ventaja en energía, casi forzando a seguir el ritmo con cada parte del cuerpo. El siguiente corte es “We Will Roam”, que en contraste con los anteriores temas, no aporta mucho al desarrollo del álbum. Un track del que perfectamente se podría prescindir sin ver impactada la integridad del disco.

La segunda mitad del trabajo comienza con la singular “Anastasia”, que desde un principio llama la atención por los sonidos limpios y melódicos de una guitarra acústica, pero que de inmediato vuelve a la realidad con toda la potencia del hard rock que llega de improviso. El disco continúa con “Not For Me”, en donde todo el protagonismo lo asume la voz de Alter Bridge, relegando a un segundo plano al resto de la banda. En el comienzo de “Bad Rain” el registro de Kennedy sigue dominando, pero de a poco vuelve a aparecer la batería y los sonidos ásperos de la guitarra de Slash. “Hard & Fast” hace honor a su nombre, imprimiendo mucha velocidad y una interpretación que no escatima en energía y entrega. El tema “Far And Away” trae de vuelta los sonidos más limpios en una suerte de balada rock, con un guitarra que suena al volumen exacto, para no interrumpir la perfección de la pieza. La última canción del álbum es “Shots Fired” que cierra el circuito de la misma manera en que comenzó, con sonidos potentes en cada una de las pistas y la fuerza vocal de Myles Kennedy que se convierte en pieza angular de los buenos dividendos que saca el disco. La edición de lujo también incluye los temas “Carolina” y “Crazy Life”, que mantienen la misma línea del resto del trabajo.

A modo de resumen, se puede decir que Slash consiguió superar con creces su primer trabajo en solitario, encontrando en Myles Kennedy el complemento perfecto para dar vida a un álbum lleno de energía y potencia, que cumple cabalmente con lo que se espera de un artista de su reputación.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:
(1)
  1. Joaquin Chocapic Perez says:

    Es el medio disco. La verdad, desde que salió el primer single del disco, quede con las esperanzas que Slash, Myles y The Conspirators nos traían algo muy bueno, potente y de calidad. No me decepcione. Gran trabajo!

Comentar

Responder