Sebadoh – Defend Yourself

Lunes, 14 de Octubre de 2013 | 10:45 am | No hay comentarios
Sebadoh – Defend Yourself

Artista:

Sebadoh

Álbum:

Defend Yourself

Año:

2013

Sello:

Joyful Noise Records

Luego de catorce años de inactividad como grupo y bordeando una decena de álbumes, Sebadoh regresa con “Defend Yourself”, un trabajo que definitivamente sepulta al lo-fi y surte el indie rock que los engendró con géneros adherentes. Varios tracks aparentan haberse abierto un camino hacia la masividad, aunque no por ello vacíos ni facilistas; es un gusto, merecido y logradamente interpretado.

El soft rock de “I Will”, al igual que en “Listen”, logra ser hidratante y melancólico a la vez, con acústicos y distorsiones pertinentemente distribuidas y en acordes simples que esclarecen la tersa entonación SEBADOH 01de Lou Barlow: “Nada aprenderemos de lo que podamos hablar, así que encuentra tu camino; yo lo haré”. “Love You Here” y “Can’t Depend” perseveran en una mayor fidelidad, incluso más cercanas a un pop rock desacelerado, mientras que la balada “Let It Out” se hace completamente de las cuerdas análogas.

De homóloga fórmula reticular, “Beat” y “Defend Yr Self” hacen diferencia como piezas notables que retornan al noise pop de los noventa, con solos acoplados, un Bob D’Amico (batería) protagónico y líneas vocales muy bien construidas. Como en los mejores tiempos, queda al descubierto la introspección con que Barlow mejor logra escribir, aludiendo en ambas canciones al valor del poder personal por sobre el de una filosofía o paradigma. El próximo giro vendrá con el mismo punk dulce de R.E.M. en “Oxygen” y “Seperate”, y con la soberbia instrumental de tres minutos en “Once”.

Una nueva mixtura se hace tangible a la par del country rock norteamericano en las consecutivas “Inquiries” y “State Of Mine”, la primera con fuertes guitarras híbridas y nuevamente con D’Amico aportando; la segunda, de tratamiento más melódico y jocoso, aunque al parecer confesando lo difícil de ver crecer a los hijos en distintos lugares y concediéndoles una necesaria libertad con que puedan conocer el dolor: “es lo más difícil que he hecho, y eso que ni siquiera lo he hecho aún”.

La restante “Final Days” es otra que despunta. Gran tema digno de sumarse al playlist de cualquier mortal: cortinas de introducción y cierre se desaprovechan a bajo volumen, excelentes arreglos y acompañamientos –con dos punteos oportunísimos- y coros que no pueden doblarse sin ceñir la frente ni cerrar los puños para dejar de arrepentirse por riesgos tomados: “Asimila que te has castigado sin sentido, ¿cómo te sientes ahora? ¡Tal vez las desilusiones son la grandeza!”.

“Defend Yourself” no entra en la categoría de los retornos lastimeros. Es un disco imprescindible para los seguidores del garage o del viejo rock alternativo, satisfaciendo una nostalgia que peligrosamente comenzaba a claudicar hacia la poca expectativa. Y a pesar de hablar sobre íntimos existencialismos, el LP suena –en su mayoría- más jovial que desalentador, como si Barlow profesara que la consagración amorosa y la vida familiar hacen compleja las decisiones personales y aumenta la angustia, pero es una angustia plena, jubilosa y afortunada. Las canciones así suenan también, y complacen.

Por David Guzmán

Enlace corto:

Comentar

Responder