Red Hot Chili Peppers – “The Getaway”

Miércoles, 13 de julio de 2016 | 9:42 am | Comentarios (2)
Red Hot Chili Peppers – “The Getaway”

Artista:

Red Hot Chili Peppers

Álbum:

The Getaway

Año:

2016

Sello:

Warner Bros.

La larga serie de apelativos que se pueden utilizar para definir y entender la trayectoria musical de Red Hot Chili Peppers en sus más de 30 años de vida, quedan eclipsados cuando se intenta insertar un nuevo elemento dentro de esa larga cadena de éxitos y memorables recuerdos regalados por los californianos. Para enredar todavía más esta extensa historia, transcurrió un largo lustro para que Red Hot Chili Peppers nos proporcionara un nuevo trabajo de estudio, buscando superar el impase de “I’m With You” (2011), todo esto en medio de giras mundiales, discutidas investiduras en el Rock & Roll Hall Of Fame e incluso rumores de separación de la banda. Como puede entenderse, el tiempo no pasa en vano, pues mantener viva la llama del funk es tanto una proeza como la misión auto encomendada por Kiedis a los suyos.

RED HOT CHILI PEPPERS 01Con todos estos antecedentes a cuesta, “The Getaway” se presenta inundado de cambios, tanto en el plano musical como en las gestiones de su concreción. El disco aparece producido por Brian Burton, más conocido como Danger Mouse, productor más rejuvenecido que el eterno acompañante de los Peppers, Rick Rubin. Asimismo, en 13 canciones la banda plasma una línea melódica y rítmica más elaborada, pero no por ello bien lograda en la totalidad de los temas. Pese a la extrañeza inicial que podría producir “The Getaway”, lo cierto es que Red Hot Chili Peppers se la juega por un sonido único y diferente, asumiendo el desconcierto que inevitablemente iba a generar entre el público.

La placa la inaugura la homónima y experimental “The Getaway”, una canción dominada por las bases electrónicas, teclado y batería. Con todo, se reconoce la inconfundible voz de Kiedis, pero no se vislumbra todavía aquí la proyección sonora del disco. A continuación se desliza “Dark Necessities”, que fue el single que acompañó la espera por el trabajo final. Aquí el típico funk resuena tan característico pero disfrazado con pequeños toques de innovación, al incluir unos delicados sonidos de piano en medio de un bajo poderoso y envolvente. “We Turn Red” se muestra dura y pesada en un comienzo, para lentamente transformarse en una canción que hace recordar los momentos más juveniles de la banda en “Californication” (1999), donde las melodías hacían despegar los pies del suelo de manera automática. “The Longest Wave” es una canción de mesura y de espera, tiene una letra delicada y un coro lleno de introspección mezclado con madurez. Ciertamente los años no pasan en vano cuando de dar tranquilidad se trata. “Goodbye Angels” enreda el panorama, pues es inicialmente inofensiva, pero proyecta un leve crescendo sonoro que revienta casi al minuto de impecable ejecución rítmica. Es una verdadera alusión a los intereses de Anthony Kiedis en su faceta más experimental. Con “Sick Love” vuelven los sonidos más típicamente funkies; música de rebote pero con líneas de bajo elegantes y bien cuidadas, con Kiedis nuevamente mostrando su cara más íntima y apasionada.

RED HOT CHILI PEPPERS 02“Go Robot” es una canción que suena atípicamente pepperiana por su alto grado de experimentación, pero que se une coherentemente a “Feasting On The Flowers”, por representar un momento musical que deja entrever claramente que este es un trabajo de no retorno al pasado de la banda. “Detroit” suena tan violenta como puede ser. La histórica ciudad de los más grandes y recordados disturbios raciales en Norteamérica parece musicalizarse en esta composición: una letra directa con una guitarra poderosa y afilada, para conmemorar los problemas que todavía aquejan al mundo en términos de tolerancia y respeto. “This Ticonderoga” transporta a la locura y hace volver al sueño en sólo segundos; aquí Red Hot Chili Peppers juega con las intensidades acústicas y la ineludible mezcla de instrumentos que su larga carrera les ha permitido. “Encore” llega en el momento justo para trasmitir la paz necesaria prácticamente al final. Una canción apagada y relajada en su ejecución y sin mayores sobresaltos, que bien se emparenta con “Hunter”. “Dreams Of A Samurai” es la encargada de cerrar el ciclo y lo hace de una manera sorprendentemente experimental, llena de bases electrónicas, guitarras acompasadas, una batería firme, riffs marcados y un bajo envolvente.

¿Es inevitable juzgar el presente con los resabios del pasado? Ciertamente que lo es. Pero un aspecto que hay que asumir son los cambios a los que el también inevitable devenir del tiempo expone y somete. “The Getaway” simboliza no sólo la bifurcación en la historia musical de Red Hot Chili Peppers a más de 30 años del comienzo, sino que fundamentalmente ayuda a entender –de manera a veces sorprendente e inesperada– que no todo tiempo pasado fue mejor. No siendo necesariamente un trabajo imprescindible en la discografía de la banda, el disco entrega luces que vislumbran que el presente es el único momento donde hay que asentarse para seguir adelante.

Por Javier Mardones

Enlace corto:
(2)
  1. Depaso says:

    Que grupo insulso y aburrido. Uno de los culpables de meter el rapeo en el rock. El cantante es un estupido que desafina y mucho.

    • Sergio soto gamboa says:

      Primer comentario y siempre es negativo , sociedad de mierda esta … Bueno no soy gran fan de rcph pero me daré esta tarde para escuchar el Discos y ver que ofrecen … Prefiero armar una opinión antes de tirar ladridos virtuales y sin sentido al aire como el Sr termocefalo

¿Cuál es la banda que más quieres ver en RockOut Fest 2016?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...