Primal Scream – “Chaosmosis”

Miércoles, 13 de Abril de 2016 | 3:05 am | No hay comentarios
Primal Scream – “Chaosmosis”

Artista:

Primal Scream

Álbum:

Chaosmosis

Año:

2016

Sello:

Ignition

El arte es un reflejo de la sociedad que es, en esencia, contradictorio. Una de sus discordancias es la tensión existente entre dos ideas que conviven en este: innovación e identidad. En el caso de la música, a muchos artistas se les hace difícil combinar ambos elementos, lo que los lleva a situarse en uno de los extremos; hay tantas bandas sin un sonido propio, como otras en las que cada disco parece una extensión del anterior. En ese sentido, Primal Scream es uno de los grupos que puede jactarse de mantener viva, a lo largo de toda su carrera, la tensión entre ambos conceptos de manera fructífera.

PRIMAL SCREAM 02Justo en el 25° aniversario de “Screamadellica” (1991), su primer éxito comercial, la banda oriunda de Glasgow lanza “Chaosmosis”, su undécimo álbum. En la portada exhibe a un joven Bobby Gillespie, en medio de figuras coloridas, en una imagen que refleja el giro del sonido de la agrupación hacia un estilo pop liviano. También evidencia la mirada de la banda hacia su pasado, caracterizado por un continuo tambaleo entre las sombras y el mainstream, al que parecen tener deseos de volver. El mencionado giro se hace patente desde el comienzo del álbum, con la alegre “Trippin’ On Your Love”, que recuerda a los últimos trabajos de Kasabian, en especial a “48:13” (2014). Tanto esta canción como “I Can Change”, encuentran su mayor virtud en la riqueza que surge de la combinación de sonidos diversos de manera sumamente armónica. En la primera se van superponiendo distintos teclados y guitarras con melodías aparentemente discordantes, mientras que la segunda logra combinar ágilmente un hipnótico riff electrónico con un órgano que recuerda a The Doors, teniendo incluso la presencia de una flauta en el estribillo.

La búsqueda de un sonido más “amigable para la radio” también se nota en la elección de los artistas invitados de este disco, cuya presencia en general es un fenómeno recurrente de los discos de Primal Scream. Si en 2002 la modelo Kate Moss cantó junto a Gillespie en el single “Some Velvet Morning”, en esta ocasión las colaboraciones también corresponden a voces femeninas. Por un lado, en el single “Where The Light Gets In”, el reducido registro vocal de Gillespie se ve complementado con la voz de la revelación del synthpop estadounidense, Sky Ferreira. Por otro lado, “Trippin’ On Your Love” y “100% Or Nothing” cuentan con la participación de las hermanas Alana y Danielle, de la banda HAIM. Cuando el disco ya lleva más de 20 minutos sonando, comienza a notarse cierto desgaste que es revertido rápidamente por la caótica “When The Blackout Meets The Fallout”, que recuerda a The Prodigy en sus momentos de mayor locura, con una melodía tensa y un coro que tiene a Gillespie gritando en un micrófono distorsionado.  Después de esos refrescantes dos minutos demenciales el disco vuelve a su curso, esta vez con “Carnival Of Fools”, que es protagonizada por un riff minimalista, heredero del house, para pasar al éxtasis cargado de rock de “Golden Rope”.

PRIMAL SCREAM 01Así como en “Chaosmosis” hay canciones de gran factura, también hay grandes desaciertos: ¿Qué pueden tener en común Kansas y el rock electrónico? No mucho, da la impresión. Por ello es llamativa la inclusión de la canción “Private Wars” en el medio del disco, que genera una sensación muy similar al hit “Dust In The Wind” de la banda estadounidense, lo que sencillamente no funciona en este contexto. Más que en la composición o en la estructura, el mayor trabajo de este disco se centra en la riqueza de los arreglos, un factor dejado de lado por la banda en otras ocasiones. Las canciones transitan por progresiones predecibles la mayor parte del tiempo, pero son los arreglos y las texturas –principalmente electrónicas– las que evitan la monotonía y mantienen fresco el undécimo trabajo de la banda escocesa, especialmente en la percusión, en la que exploran las posibilidades de samples y efectos, con lo que prácticamente en ninguna canción se reduce sólo a los elementos de una batería tradicional.

La tensión entre cambio y continuidad es el principal sustento de la carrera de Primal Scream. En “Chaosmosis” se mantienen fiel a sus consignas, pero las pone en práctica de manera distinta. Este álbum deja de manifiesto, una vez más, la renovación constante del sonido de la banda. Es un disco de músicos experimentados que, dejando bien atrás la crisis de los cuarenta, se reorientan hacia un sonido amigable con la radio, con canciones de tres minutos, de tempos bailables y coros repetitivos, aunque aprovechando su experiencia para mantener la esencia de su sonido.

Por Manuel Valenzuela

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...