Pet Shop Boys – “Super”

Martes, 3 de Mayo de 2016 | 1:35 am | No hay comentarios
Pet Shop Boys – “Super”

Artista:

Pet Shop Boys

Álbum:

Super

Año:

2016

Sello:

x2

Si hay algo que caracteriza a los ingleses Pet Shop Boys, es su constante exploración en todo lo que la música sintética puede ofrecer. El dúo conformado por Neil Tennant y Chris Lowe ha explorado cuanta influencia ha llegado a sus oídos desde sus inicios y esto ha resultado ser una marca registrada para ellos, nunca quedándose atrás y, a diferencia de otros referentes del synth pop inglés, se las han arreglado para sonar frescos y novedosos desde sus inicios hace tres décadas con “Please” (1986). Este año, luego de editar un par de discos muy interesantes, (“Elysium” de 2012 y “Electric” de 2013), aterrizan en el ruedo discográfico con “Super”.

PET SHOP BOYS 01De prácticamente todas las bandas que abrazaron el synth pop en los años ochenta, esas que bebieron de la vanguardia de Kraftwerk o Wendy Carlos, por sólo nombrar algunos, Pet Shop Boys encarna lo más idiosincrásico de la movida venida de la isla del tea five o’clock; sin ir más lejos, uno de sus primeros singles, “West End Girls”, cuenta con un video que estelariza un viaje por las calles de Londres. Sin embargo, nunca le han hecho el quite a nuevas influencias. Basta escuchar “Happiness”, el track que abre el álbum, para darse cuenta que hay una intención explícita de mezclar sus propias influencias con un electro-pop más actual, incluso rozando el deep house, lo mismo que en “The Pop Kids”, un trallazo, una oda a la pista de baile en poco menos de cuatro minutos.

Si bien, en el público de habla hispana hubo cierto escozor a la hora de filtrarse ciertas canciones considerando que una de ellas, “Twenty-Something”, está montada en un ritmo sincopado muy similar al reggaeton –aunque en lo objetivo está más emparentada con el raggamuffin y el dembow que vio ascender a íconos del movimiento como El General–, lo cierto es que no es primera vez que el dúo experimenta con elementos latinos. En “Domino Dancing” el guiño a la salsa es marca registrada del single y en “Se A Vida É (That’s The Way Life Is)” destaca el ritmo de batucada. “Groovy” es exactamente lo que su título promete; si el groove en su definición invita al baile y al movimiento, pues Tennant y Lowe no mienten.

“The Dictador Decides” es una especie de rendición poderosa a Kraftwerk, mucho más recursiva y detallista, pero que por donde se le mire y escuche recuerda a los alemanes, mientras que “Pazzo!” avanza cuarenta años para rememorar brevemente el EDM y el house, lo mismo que “Inner Sanctum”, aunque esta reposa más en una oscuridad que recuerda a otra variante de la música electrónica bailable: el progressive house. “Sad Robot World” e “Into Thin Air”, canción que cierra el álbum, son PET SHOP BOYS 02una especie de ensalada entre la estética noir de Gary Numan y Kraftwerk, reacondicionados y rearmados en una estética más actual, y ciertamente con más acceso a otras tecnologías y métodos de producción musical, mientras que canciones como “Say It To Me” o “Burn” literalmente se suben a bailar arriba de la mesa del dance actual, lo que da cuenta de la conexión de la banda por todas y cada una de las épocas que les ha tocado en estos más de treinta años de historia musical.

Hay varias aristas de “Super” a destacar. Primero, está la capacidad de recrear sonidos actuales, mimetizarse y atacar con tracks que sin vergüenza desean la pista de baile sin parecer ridículos o desfasados (Tennant tiene 61 años y Lowe 56), lo que nos lleva a la segunda arista: saben que, hagan lo que hagan, llamarán la atención, cualquiera sea la razón que les arguyan, algo que han disfrutado siempre. Sin Pet Shop Boys no existiría la música dance como la conocemos, y sin la música dance “Super” no existiría como le estamos conociendo. Simbiosis perfecta.

Por Danny Arce

Enlace corto:

Comentar

Responder