Passion Pit – Gossamer

Sábado, 28 de Julio de 2012 | 5:38 pm | No hay comentarios
Passion Pit – Gossamer

Artista:

Passion Pit

Álbum:

Gossamer

Año:

2012

Sello:

Columbia Records

La fiesta en casa de Passion Pit continúa. Tras el ultra bailable debut de “Manners” (2009), los chicos de Cambridge reaparecen con “Gossamer”, un disco más alegre que movido, pero con la misma algarabía con la que la banda nos tiene acostumbrados. Destape una cerveza, pónganse a saltar en medio de la pista, y déjese hipnotizar por los sonidos de Michael Angelakos y compañía.

Se encienden los teclados y el sintetizador, y el ritmo de “Take A Walk” atrapa completamente, y de inmediato. El primer single de “Gossamer” es de esos tan pegajosos, que sigues con las manos, los pies y la cabeza, mientras cantas el coro. Un comienzo muy adecuado, sucedido por “I’ll Be Alright”, uno de los temas “más Manners” de este trabajo, que perfectamente pudo haber sido parte del debut. Eléctrico, con sampleos más cortos y rápidos, apoyados por la batería de Nate Donmoyer que aumenta las revoluciones a mil por ciento.

Otra de las buenas jugadas de lo nuevo de Passion Pit, es la organización de los tiempos: “Carried Away” es pura felicidad, pura simpleza, contenida en un synthpop puro, con esos coros contagiosos que ya son especialidad de los dueños de casa. Le sigue “Constant Conversations”, que funciona en dos niveles: primero, como una pequeña pausa, y luego como un single que muestra otra cara de los estadounidenses, un descanso R&B que se escucha muy íntimo. Y con un resultado positivo.

“Mirrored Sea” también suena como a los inicios del grupo, lo que genera matices variados y distintivos que, de esta forma, impide que “Gossamer” se transforme en un disco plano y carente de emociones. Con la misma tónica aparece “Cry Like A Ghost”, que puede ser entendida desde los problemas de bipolaridad de Angelakos, porque entre el título y el contenido, se acerca más al estoicismo posterior a la pena. Otra buena canción a considerar. Con la misma dualidad sorprende “On My Way”, un single que sin problemas puede transformarse en promocional del disco así como, también, en tema de publicidades o programas de televisión. Las pulsaciones nuevamente se elevan hasta la bola disco con “Hideaway”, y se alimentan de buenas vibras y deseos con “Love Is Greed”.

Los invitados comienzan a irse, el bar se cierra y suena de fondo “It’s Not My Fault, I’m Happy”, que se escabulle por todos los cuartos, mientras nos transmite que la vida es buena independiente de todo. El candado lo pone la melodía esperanzadora de “Where We Belong”, cuando Angelakos cierra la puerta, apaga las luces y dice: “Todo lo que siempre busqué, fue ser feliz”.

Michael nuevamente está solo y listo para reencontrarse consigo mismo; preparar una nueva fiesta y un tercer disco de Passion Pit. Si es que logra superar sus problemas.

Por Bastián García

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...