Paradise Lost – The Plague Within

Martes, 14 de Julio de 2015 | 1:12 am | No hay comentarios
Paradise Lost – The Plague Within

Artista:

Paradise Lost

Álbum:

The Plague Within

Año:

2015

Sello:

Century Media

Se ha vuelto común en los últimos años que los artistas más longevos revisiten sus primeros períodos, en lo que podría denominarse como un intento por complacer la nostalgia. Así, Metallica por ejemplo, con “Death Magnetic” (2008) trató de de reencontrarse con ese sonido más pesado que los hiciera llegar a la cúspide del metal mundial. Los resultados de estas tentativas son variados: a algunos el experimento les puede resultar exitoso, a otros no tanto. Y es que es una apuesta no exenta de riesgos, toda vez que el tiempo no pasa en vano y los motivos que provocan la inspiración van cambiando progresivamente. Paradise Lost, con su último trabajo “The Plague Within”, se suma a la lista de revisionistas. En este álbum claramente los provenientes de Inglaterra buscan rescatar su lado más oscuro, presente en su segundo trabajo “Gothic” (1991), germinal del género doom, y en “Shades Of God” (1992). El corolario es excelente: un disco sólido, elegante y pesado, que ya se vislumbra como uno de los mejores de este año, sin ninguna duda.

PARADISE LOST 01En este punto es necesario establecer que la vuelta a las raíces de los británicos no se hace desde el lado de la añoranza, sino que, al contrario, es una debida actualización de un estilo que ya no destella como antaño, y que los liderados por Holmes y Mackintosh conocen de memoria: riffs simples pero contextualizados en un ambiente denso y decaído, tiempos que cambian de forma natural, la música en sí misma decantando diferentes texturas conforme lo que requiere el tema, los arreglos precisos y no exagerados, (evitando el excesivo arreglo de “Faith Divides Us – Death Unites Us” de 2009) y, en definitiva, un metal sobrio, sencillo, pero que logra transportar al oyente al escenario lóbrego que dibuja la banda.

Así, canciones como “Victim Of The Past”, “Beneath Broken Earth” o “No Hope In Sight” libertan lo mejor del doom, creando pasajes umbrosos a través del tempo de la batería de Adrian Erlandsson y la finura de las cuerdas, abriendo paso a un Nick Holmes que suena espléndido en su interpretación, destacando el hecho de que sus guturales no intentan asimilarse a una bestialidad, sino que suenan humanos, lo cual aporta al sentimiento general del disco.

La ejecución es prístina desde todos los ángulos. “Flesh From Bone”, “Terminal” y “Punishment Through Time” son acertados en la velocidad y en imprimir brutalidad al álbum. Estas composiciones son tributarias del death metal que inició al grupo a finales de la década del ochenta, pero cuyos recursos son administrados de forma inteligente para que aporten a la trama desoladora que formula “The Plague Within”. De esa manera, se abren diferentes perspectivas en una misma sesión de escucha, las que serán agradecidas por aquellos fans que buscan elementos nuevos en cada oportunidad que recurran al disco.

PARADISE LOST 02También existen composiciones que ya se alzan como icónicas para la banda y que seguramente serán repertorio obligado en sus presentaciones en vivo. Es el caso de la exquisita “An Eternity Of Lies”, una de las mejores canciones del opus. Es fenomenal apreciar cómo todos los elementos que han caracterizado a Paradise Lost como los padres de este subgénero de metal, se presentan con una abismante corrección. El tema es selecto, depresivo y sombrío. Todo a la vez. Difícil será que logren igualar este nivel en el futuro, aunque no hay que subestimar su talento. En este mismo aspecto, un poco más abajo queda “Sacrifice The Flame”, otro de los hitos de esta placa y que son de obligatoria escucha para los amantes de este género.

En definitiva, Paradise Lost, recurriendo a sus orígenes, ha logrado sorprender y sacar uno de los mejores discos de su carrera. “The Plague Within” no apela a la morriña o a reciclar lo hecho por la banda, sino que justamente busca darle vigencia a un estilo que necesitó de sus precursores para volver a brillar.

Por Pablo Cañón

Enlace corto:

Comentar

Responder