P.O.D. – Murdered Love

Martes, 10 de Julio de 2012 | 2:46 pm | Comentarios (3)
P.O.D. – Murdered Love

Artista:

P.O.D.

Álbum:

Murdered Love

Año:

2012

Sello:

Razor & Tie

Los norteamericanos de P.O.D. (Payable On Death) retornan a la escena musical tras cuatro años de espera desde su último larga duración, “When Angels & Serpents Dance” (2008), y lo hacen con su octavo álbum de estudio, que lleva por nombre “Murdered Love”. El disco será editado bajo el sello discográfico Razor & Tie y para la producción del mismo, reclutaron a Howard Benson, un viejo conocido que ya trabajó con la banda en el álbum “Satellite” (2001) y que también ha colaborado con artistas de la talla de Papa Roach, Sepultura, Motörhead, entre muchos otros. La portada del disco fue encargada al estudio de diseño e ilustración “Invisible Creature”, que tienen en su curriculum el haber trabajado en el arte gráfico de artistas como Foo Fighters, Korn, Chris Cornell y Kanye West.

Desde su primera pista, “Eyez”, el álbum se presenta enérgico, apoyado en el sonido clásico de P.O.D. y potenciado por la colaboración en las voces de Jamey Jasta (líder y vocalista de Hatebreed). “Murdered Love” es el tema que le da nombre a la placa y también su segundo sencillo, una canción fuertemente influenciada por el hip-hop que aporta el mexicano Sick Jacken (Joaquín González) de Psycho Realm, pero que no convence respecto a si fue la mejor elección para ser el segundo single. La apuesta mejora de la mano de “Higher”, con un sonido mucho más melódico, lleno de energía y vitalidad, que entrega buenas secuencias rítmicas. Llega el turno de “Lost In Forever”, el primer sencillo que se desprende del álbum, y en donde la potencia de la guitarra y la solidez de la batería, marcan una base que se complementa a la perfección con la voz de Sonny Sandoval, sin lugar a dudas uno de los mejores cortes del trabajo. “West Coast Rock Steady” representa un cambio drástico en el estilo, lo que se fundamenta en el matiz hip-hop que imprime Sen Dog de Cypress Hill, dando vida a una canción mucho más lúdica y acelerada, que justifica completamente la apuesta. El cierre de la primera mitad del disco llega con los sensibles acordes de “Beautiful”, una hermosa balada que baja totalmente las revoluciones. Un delicado riff de guitarra marca la pauta de todo el tema, convirtiéndolo en una valiosa gema dentro de todo un repertorio más vigoroso.

La fuerza retorna con la guitarra eléctrica de “Babylon The Murderer”, canción que destaca por no tener una línea totalmente definida, pero que no escatima en intensidad y velocidad. Una melodía pegajosa y constantes cambios de ritmo convierten este corte en uno de los puntos altos de la placa. La tendencia a los sonidos más potentes continúa con “On Fire”, canción que rápidamente sucumbe ante la monotonía de su ritmo, carente de matices y elementos sorpresa, convirtiéndolo en quizás el único track descartable de toda la placa. “Bad Boy” vuelve a proponer un interesante cambio de estilo, mezclando sonidos hip-hop con algunas secuencias que hacen pensar en una cierta influencia funk, para terminar dando paso al sonido más puro de P.O.D. El suave canto de los pájaros introduce “Panic & Run”, que de inmediato sorprende por su entretenida melodía y su paulatino incremento de intensidad, teniendo su cambio más drástico hacía el final, en donde se produce una oscura secuencia en forma de plegaria, para terminar dando paso a los sonidos más optimistas del comienzo. El tema encargado de marcar el cierre del álbum es “I Am”, que no sorprende en demasía, apegándose a un libreto ya conocido, y en donde sus más de cinco minutos de duración, parecen demasiado excesivos para dejar en evidencia la impronta de la banda.

Cuando se trata de P.O.D., la pregunta por defecto es si “Murdered Love” supera todo lo bueno que se logró hace más de diez años con “Satellite”, y la respuesta es simple: no lo hace, sin embargo, esto no significa que estemos en presencia de un álbum prescindible, muy por el contrario, este disco es superior en muchos aspectos a sus tres predecesores, en donde la incorporación de nuevos estilos le da un valor agregado, haciendo posible extraer un set de muy buenas composiciones, tanto del punto de vista de la intensidad, como de su apuesta rítmica.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:
(3)
  1. Fonola says:

    voy a tasar, a ver que tal…

  2. Felipe says:

    Debo reconocer que gusto muchísimo el disco. Esperaba hace tiempo ese giro que necesitaban en su música y creo que en este disco lo lograron.

  3. Seba says:

    Escuchándolo, voy en la 5ta canción y hasta ahora muy buena impresión!

Comentar

Responder