Opeth – Pale Communion

Miércoles, 30 de Julio de 2014 | 1:32 pm | Comentarios (1)
Opeth – Pale Communion

Artista:

Opeth

Álbum:

Pale Communion

Año:

2014

Sello:

Roadrunner Records

Si nos remontamos unos 13 años atrás, específicamente a los días posteriores al lanzamiento de “Blackwater Park” (2001), considerado por varios como la obra cumbre de Opeth, sería poco probable que alguien anticipe el cambio de estilo o “evolución” que más tarde desarrollaría la banda. Lo cierto es que la versión 2014 del sonido de los suecos, es radicalmente distinta y lejana a  la mezcla de death y doom metal con rock progresivo que los hizo conocidos a nivel mundial. Desde la entrega previa (“Heritage”, 2011) que mantienen una propuesta que conserva casi en su totalidad la estructura y rasgos característicos de la música de bandas “setenteras” como Yes, dejando de lado los riffs más filosos y el uso de la voz gutural de Mikael Åkerfeldt.

OPETH 01Producido por el mismo líder, su último trabajo nombrado “Pale Communion” expone continuidad con esta nueva convicción musical, plasmada desde la primera figura de la canción que abre el disco, “Eternal Rains Will Come”, donde de inmediato podemos intuir cual será el rumbo que tomará este viaje. Es una pieza que evidencia una vez más la calidad técnica en la ejecución de los instrumentos (algo que nunca ha estado en discusión) y además muestra la presencia del clásico sonido “análogo” que predominará a medida que  avanza no sólo el tema, sino el disco en conjunto, elemento crucial a la hora de generar la atmósfera pretendida por la banda. El siguiente corte es “Cusp Of Eternity”, donde surge una vibra levemente más cercana al otrora “sonido Opeth”, mientras aparecen los primeros vestigios de la mano de Steven Wilson, en esta ocasión a cargo de mezclar el opus.

Luego, “Moon Above, Sun Below” se presenta como la composición más extensa, derrochando dinamismo y moviéndose por la versatilidad que ha alcanzado la banda. En este contexto aparece “Elysian Woes”, casi como un final adicional a lo escuchado antes, por su marchar tranquilo y conciliador. Así llega “Goblin”, una muestra instrumental que sirve de preludio para “River”, cuya aura se asemeja, sutil, al espectro sonoro de algunos pasajes en lo que Wilson hace con Porcupine Tree, sobre todo en su comienzo.

OPETH 02“Voice Of Treason” flirtea un poco más con el lado oscuro y clásico de Opeth, siempre dentro de la tendencia más progresiva de los dos últimos discos, para luego fusionarse con el tema final, una suave pero melancólica despedida denominada “Faith In Others” que, a diferencia del inicio del álbum donde irrumpen todos los músicos al unísono, forja su destino a paso lento, como enfrentando lo inminente: unas notas más y el ocaso.

Desde una perspectiva objetiva, resulta innegable que estamos ante un buen disco. ¿De qué estilo? Es tema de otro análisis. Para aquel que espera algo cercano a lo hecho en “Orchid” (1995) o algo del sonido más reciente como el de “Watershed” (2008), la verdad es que, sin subestimar la amplitud de gustos, no es lo que recibirá. Sabido es que una gran parte del público que los sigue, o siguió en su momento, no comparte este nuevo rumbo en el que Åkerfeldt y compañía han orientado a Opeth, sin embargo, hay quienes ven en ellos a un ente creativo libre. Ellos avanzan, junto con la banda, en una búsqueda constante de nuevos matices sónicos. Para ellos, los que gustan de desafíos así, similares a los que enfrentaron bandas criticadas por lo mismo como Anathema o Ulver, la experiencia de este disco resultará interesante, por decir lo menos.

Por Hans Oyarzún

Enlace corto:
(1)
  1. AISS says:

    Muy buena nota estimado,pero me quedo con la mejor banda del mundo AISSTHESS
    eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeAAAAH !!

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...