Omar Rodríguez-López – Saber, Querer, Osar y Callar

Jueves, 28 de Junio de 2012 | 3:26 pm | No hay comentarios
Omar Rodríguez-López – Saber, Querer, Osar y Callar

Artista:

Omar Rodríguez-López

Álbum:

Saber, Querer, Osar y Callar

Año:

2012

Sello:

Rodriguez Lopez Productions

Cuesta trabajo imaginar las técnicas que utiliza el talentoso Omar Rodríguez-López para hacerse de tiempo, entre sus múltiples actividades con At The Drive-In y The Mars Volta, para seguir produciendo material en solitario, pero lo concreto es que lo hace, y en una buena cantidad. El pasado mes de mayo sorprendió con el lanzamiento del álbum “Un Corazón De Nadie” y ahora es el turno de “Saber, Querer, Osar y Callar”, que al igual que su predecesor, será editado bajo el propio sello discográfico del artista: Rodriguez Lopez Productions, y que puede ser escuchado íntegramente desde la página del puertorriqueño en BandCamp. El álbum fue mezclado por Lars Stalfors y masterizado por Pete Lyman.

No cabe duda que el nombre de la placa esconde algo más que un título antojadizo, ya que según la francmasonería (o masonería), el antiguo axioma “Nar Traba Hasui Ma”, que se traduce del hebreo en “Saber, Querer, Osar, Callar”, tiene diferentes connotaciones culturales respecto del prisma con el que sea observado, existiendo inclusive algunos estudiosos que lo asocian a una corriente satánica.

Desde los primeros acordes de “Home Lost” el disco muestra sus credenciales más electrónicas, con una melodía que de a poco se va apagando en intensidad y que sólo se ve adornada por la voz incidental de Omar. “Habits” es la canción más corta de la placa, y mantiene la misma tendencia a los sonidos débiles y pausados, con una letra que es recitada en un volumen moderado. La energía decae aun más con “Gentle Umbrellas”, que en base a una melodía casi imperceptible y líneas susurradas, la convierten en un corte perfectamente descartable. La intensidad aumenta de la mano de “Spellbound”, en donde la voz sigue relegada a un segundo plano, asumiendo el protagonismo la percusión. “Fear Eats The Soul” es la encargada de cerrar la primera mitad del álbum, en donde se alcanza a percibir la influencia de sonidos más industriales.

“Better To Hang A Dead Husband Than To Lose A Living Lover” destaca por su melodía oscura, sustentada en los efectos del sintetizador y una voz levemente distorsionada. “Tentaculos” es una versión alternativa –y no tan bien lograda- del tema “Agua Dulce De Pulpo”, perteneciente al álbum “Un Escorpión Perfumado” (2010). El disco continúa con “Decided”, que resalta por poseer sonidos mucho más nítidos y que, al igual que el resto del trabajo, flaquea en energía e intensidad. La canción “Compartir (Sharing A Bus)” podría encasillarse como la pieza más lúdica de toda la placa, con una melodía mucho más viva y una voz evidentemente más segura. El cierre queda a cargo de “Angel Hair”, sin lugar a dudas el mejor corte de todo el trabajo, una suerte de balada electrónica, con una acotada secuencia en la que se incrementa la intensidad.

Si existe algo que podemos destacar de Omar Rodríguez-López, es su autonomía al momento de embarcarse en el desafío de editar nuevo material, siendo responsable de la grabación de todos los instrumentos y voces de los diez cortes que conforman la placa, sólo delegando créditos en la composición de “Compartir (Sharing A Bus)” en donde trabajó con Deantoni Parks. “Saber, Querer, Osar y Callar” representa un avance significativo respecto a “Un Corazón De Nadie”, con una marcada tendencia a los sonidos más electrónicos, pero que se queda corto en sus esfuerzos por convertirse en una pieza digna de ser incluida en un listado con los mejores trabajos del puertorriqueño. Un disco medianamente intrascendente, que sólo servirá para hacer más robusta la discografía del artista.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder