Omar Rodríguez-López – Octopus Kool Aid

Viernes, 27 de Julio de 2012 | 2:29 pm | No hay comentarios
Omar Rodríguez-López – Octopus Kool Aid

Artista:

Omar Rodríguez-López

Álbum:

Octopus Kool Aid

Año:

2012

Sello:

Rodriguez Lopez Productions

El puertorriqueño Omar Rodríguez-López, guitarrista de The Mars Volta y At The Drive-In, sigue incrementando su ya extensa discografía en solitario, y ahora es el turno de “Octopus Kook Aid” el tercer álbum que edita este 2012 y que precede a “Un Corazón De Nadie” y “Saber, Querer, Osar y Callar”. Este nuevo disco corresponde a material grabado en febrero de 2011 y en donde el músico nuevamente se hace cargo de todos los instrumentos, pero que tiene la particularidad de delegar el protagonismo de las voces en Teri Gender Bender, líder y vocalista del grupo mexicano Le Butcherettes.

Este álbum está editado bajo el sello discográfico del artista y, al igual que sus anteriores trabajos, puede ser escuchado y adquirido desde la página de Rodríguez-López en BandCamp. El disco está conformado por diez tracks, los cuales fueron mezclados por Jon Debaun y masterizados por Pete Lyman. El llamativo arte gráfico de la portada es responsabilidad del artista visual Sonny Kay.

La canción encargada de abrir el disco es “Buenos Aires”, una relajada pista instrumental de poco más de un minuto, que tiene como protagonista excluyente el sonido del sintetizador. En “Where Are The Angels?” realiza su primera aparición la delicada voz de Teri Gender Bender, que se complementa a la perfección con una base rítmica que funciona en su justo volumen, generando buenas expectativas para el resto del álbum. Llega el turno de “Pink Heart”, que mantiene la tendencia a las melodías sin tanta intensidad y fuertemente influenciadas por matices electrónicos. Una pista que en un comienzo puede parecer interesante, pero que a medida que avanza se torna un tanto monótona. “Células Hermosas” constituye el segundo tema instrumental de la placa y podría ser descrito como la mezcla de improvisaciones con varios elementos, teniendo siempre como núcleo al sintetizador. Las voces vuelven para cerrar la primera mitad del disco con “People Feeding”, que en base a una melodía sombría, confirma que este trabajo no se destacará por su energía y potencia, sino más bien por secuencias pausadas y sensibles.

El sonido electrónico de “Un Café Atonal” da la bienvenida a la segunda parte del álbum, un nuevo corte instrumental que destaca por su interesante melodía, pero que carece de cambios de ritmo. La canción “18”presenta una nueva faceta de Teri Gender Bender, con una voz mucho más oscura que se mimetiza con una base opaca y poco enérgica. “Waves” colabora a que el disco no logre salir de su letargo, fundamentándose en un ritmo plano y una voz que se diluye de a poco sobre el sonido del sintetizador. La mayor desilusión del álbum llega de la mano de “Avión Apestoso”, la falta de creatividad en su máxima expresión. Dos minutos de un sonido homogéneo, cuya frecuencia raya peligrosamente en lo molesto, y en donde las variaciones de volumen constituyen el único esfuerzo por intentar variar la melodía. El disco termina de buena forma con “Worlds Get In The Way”, un track mucho más potente que el resto de la placa y que inyecta un poco más de intensidad dentro de lo contenida de su propuesta.

Existen artistas a los que le funciona de mejor manera el trabajar en solitario, este no es el caso de Omar Rodríguez-López, quien saca enormes dividendos en la incorporación de Teri Gender Bender en las voces, logrando que “Octopus Kool Aid” se encumbre por sobre el promedio de lo mostrado este 2012. No es recomendable engañarse pensando que esta placa es un ejemplo de gran expresión artística, por el contrario, se encuentra un par de peldaños bajo lo que podría considerarse un disco recomendable, pero que tiene la virtud de marcar un crecimiento respecto a la mediocridad de sus anteriores trabajos. Quizás la principal crítica que se puede realizar al álbum es lo poco arriesgada de su propuesta, manteniendo siempre una misma línea musical, sin abrirse a la incorporación de variantes en su sonido.

Por Gustavo Inzunza

Enlace corto:

Comentar

Responder